Temporada 4 – Programa 6. La leyenda de Dido.

.

Título: "Dido construyendo Carthago", o "La Subida del Imperio Cartaginés". Autor: Joseph Mallord William Turner, 1815. Óleo sobre lienzo. The National Gallery.

“Dido construyendo Carthago” o “La Subida del Imperio Cartaginés”. Autor: Joseph Mallord William Turner, 1815. Óleo sobre lienzo. The National Gallery. La figura en azul que hay a la izquierda es Dido y a la derecha está la tumba erigida para su esposo muerto, Siqueo. Delante de Dido hay una figura que puede ser Eneas. El pintor se inspiró en los escritos de Virgilio sobre el suicidio de la reina.

Fuente de la imagen: https://www.nationalgallery.org.uk/paintings/joseph-mallord-william-turner-dido-building-carthage
.

.

Redacción y voz: Alberto Canales
Grabación y edición: Inés Martínez y Alberto Canales

 

 .

Reina legendaria de Carthago, a Dido se le conoce por haberse enamorado de Eneas.

Virgilio trata este tema en los primeros libros de la Eneida. El poema que recoge las aventuras de Eneas antes de que llegara al lugar que, más adelante, se convertirá en Roma.

Cuando Eneas arribó a África encontró una Carthago en construcción y fue recibido por Dido que escuchó su historia y se enamoró de él.

El creía que ese era el lugar en el que tenía que establecerse pero Mercurio, enviado por Júpiter, le anunció que tenía que seguir camino a Italia.

Dido, que se había entregado a él y lo consideraba su esposo, le llenó de reproches al saber que pretendía marcharse.

Cuando Eneas se hizo a la mar, Dido levantó una pira quemando todo lo que perteneció al héroe, se clavó la espada que él le había regalado y se tiró a la hoguera.

.

 "La muerte de Dido". Autor:Augustin Cayot , 1711. Museo del Louvre

“La muerte de Dido”. Autor:Augustin Cayot , 1711. Museo del Louvre

Fuente de la imagen: Archivo:Death_Dido_Cayot_Louvre_MR1780.jpg

.

Fuente del texto:

  • ARNAUD, M. La mitología clásica, traducción Pilar Careaga, séptima edición, Madrid:acento editorial, 1998. págs 72-73. ISBN: 84-483-0030-0

Fuentes clásicas que mencionan la leyenda de Dido:

  • Ovidio: Heroidas (Heroides) o Cartas de las heroínas (Epistulae heroidum) uno de los poemas elegíacos que compuso Ovidio antes de su destierro. Se trata de una colección de cartas de amor escritas y dirigidas a sus amados por los personajes femeninos de la mitología y la literatura. La nº 7 es la carta de Dido a Eneas.

Ovidio (1994). Cartas de las heroínas; Ibis. Editorial Gredos. Madrid. ISBN 978-84-249-1645-9.

  • Virgilio, en los primeros libros de la Eneida

.

.

 

Alberto Canales Solé

Alumno de 4º  del Grado de Historia 2016-2017. Universidad de Murcia

Para Radio CEPOAT: El Canal de la Historia

.

.

Temporada 4 – Programa 1 – Cleopatra y Marco Antonio.

 .

"Representación idealizada de Cleopatra y Marco Antonio

“Representación idealizada de Cleopatra y Marco Antonio

Fuente de la imagen : http://bit.ly/28MQXvJ

.

Redacción y voz: Victor Serrano
Grabación y edición: Inés Martínez

.

Hoy  vamos a hablar  de  Cleopatra y Marco Antonio, dos de las personalidades más famosas de la Historia y hemos elegido, como base documental,  el trabajo de la Doctora ROSA Mª CID LÓPEZ titulado: CLEOPATRA. MITOS LITERARIOS Ε HISTORIOGRÁFICOS EN TORNO A UNA REINA.

Cid López realiza un análisis comparativo de las obras literarias e  historiográficas que se han escrito, hasta el momento, sobre  Cleopatra  y concluye afirmando que esta mujer, fue ante todo,  una mujer de Estado, una reina y estratega política,  cuyo  mandato se  desarrolló en un tiempo muy difícil de la Historia.

 

CONTEXTO FAMILIAR  Y ACCESO AL PODER DE CLEOPATRA

La Dra. Cid López afirma que en realidad,  se ignora quién fue la madre de Cleopatra. Lo que sí es seguro es  que su padre fue Ptolomeo XII Auletes, apodado también “el flautista”.

Cleopatra  fue la tercera de seis hermanos. Así que tuvo tres hermanas más y dos hermanos y todos lucharon contra Cleopatra por quedarse con el trono y el poder de Egipto.

Al morir Ptolomeo XII, en el año 51 a.C.,  Cleopatra hereda el trono de Egipto junto a su hermano y esposo Ptolomeo XIII, siguiendo la  voluntad de su padre; él tiene entonces 10 años y ella 18.

Hay que decir que “La identificación divina y el sentimiento de superioridad sobre cualquier mortal,  justificaban la práctica habitual del incesto entre los miembros de la familia gobernante ptolemaica”. De hecho Cleopatra casará con sus dos hermanos a lo largo de su periodo de mandato  en Egipto.

Cleopatra fue una mujer, atractiva, muy inteligente y culta que dominaba varios idiomas como el egipcio, griego, hebreo, sirio y arameo y probablemente latín. Fue instruida en Ciencias Políticas, Matemáticas, Astronomía, Medicina, Literatura y música. Tenía fama de poseer modales dulces y refinados y una sugerente voz, características que hacían de ella una mujer muy seductora según Plutarco.

.

Cleopatra VII Filopator. Busto atribuido a su persona y tetradracma con su efigie.

Cleopatra VII Filopator. Busto atribuido a su persona y tetradracma con su efigie.

Fuentes de las imágenes: https://newsela.com/articles/bio-world-leader-cleopatra/id/19101/; http://www.ancient-origins.es/noticias-historia-arqueologia/%C2%BFhallada-finalmente-la-oculta-localizaci%C3%B3n-la-tumba-cleopatra-marco-antonio-003254?nopaging=1

.

CLEOPATRA Y EL GOBIERNO DE EGIPTO: FAMILIA/ CESAR / MARCO ANTONIO

Cuando Cleopatra accede al poder  se encuentra con una dinastía familiar PTOLEMAICA, en franca decadencia, con un país que, políticamente, es un “estado títere” de Roma y con un sistema de gobierno servil, mientras que la gran máquina romana se deja querer por Egipto, aprovechándose de su riqueza y su fuerza militar. Una vez en el trono de Egipto, Cleopatra, se va a  distanciar de este tipo de políticas serviles y va a  intentar retomar la obra de los fundadores de la Dinastía Ptolemaica adoptando actitudes más severas con Roma, e intentando buscar la independencia de Egipto.

Los hermanos de Cleopatra también serán fuente de conflictos durante todo su mandato. Son conflictos que van a desembocar en enfrentamientos armados para los cuales la reina se verá abocada a pedir ayuda a sus aliados romanos.

En el  año 47 a.C., Cleopatra se encuentra inmersa en uno de estos conflictos familiares, origen del encuentro de cleopatra con  el dictador romano Julio Cesar  con quien  después tendrá una fructífera relación entre los años 47 y 44 a.C.

.

CLEOPATRA Y CESAR

La reina de Egipto aprovechando que Julio César estaba en Alejandría – Cesar se hallaba persiguiendo a su enemigo Pompeyo – , viajó a escondidas desde Siria para pedir la ayuda de Roma en la  lucha armada contra su hermano- esposo, Ptolomeo XIII,  y así  recuperar  el trono de Egipto del que había sido apartada.

Es, en este momento, cuando tiene lugar uno de los encuentros más célebres de la historia, ya que la reina egipcia,  se presenta ante Cesar, enrollada en una alfombra con el único fin de ganar la simpatía del dictador,  un gesto que hizo que Julio César quedara rendido ante su ingenio.

De este modo, el encuentro político inicial fue convertido en una fructífera relación personal y de Estado que, trajo como consecuencia directa, el nacimiento de un hijo de ambos, llamado Ptolomeo XV y apodado CESARIÓN; un hijo que nunca será reconocido oficialmente ni por Cesar ni por Roma, a pesar de los intentos de la reina.

.

Cleopatra VII Filopator y su hijo Cesarión representados en el Templo de Dendera, Egipto

Cleopatra VII  Filopator y su hijo Cesarión representados en el Templo de Dendera, Egipto

Fuente de la imagen: https://en.wikipedia.org/wiki/Ptolemaic_Kingdom

.

ASESINATO DE CESAR EN 44 A.C.

PRIMER ENCUENTRO  DE MARCO ANTONIO Y CLEOPATRA (41 – 30 A. C. )

Tras el asesinato de César en el año 44 a.C. aparece de nuevo, la guerra civil y un NUEVO TRIUNVIRATO para el gobierno de ROMA formado por  OCTAVIO, MARCO ANTONIO Y LÉPIDO.

Cleopatra toma partido por los cesarianos y les promete ayuda militar y naval, pero esta vez la ayuda egipcia no va a llegar a su destino romano, porque  una supuesta  tempestad impide zarpar a los barcos.

En el año 41 a.C. el triunviro Marco Antonio se traslada a la ciudad de Tarso para reorganizar los asuntos romanos de oriente. Uno de estos asuntos de alianzas políticas, está relacionado directamente con Egipto, con su falta de contundencia y de apoyo militar en la causa cesariana y para hablar sobre este asunto Marco Antonio convoca a Cleopatra a la ciudad siria de Tarso.

Para este primer encuentro político con el lugarteniente y sucesor de Cesar, Cleopatra  se presenta en una barca, emulando a la diosa Afrodita que saliendo del mar va al encuentro de su dios Dioniso.

Encuentro y banquete se celebran en territorio egipcio, en la nave de Cleopatra, donde la ostentación y  el lujo tenían como objetivo deslumbrar a Marco Antonio y convencerle de que Egipto era el país más rico del mundo.

El general romano toma conciencia, desde el primer momento, de lo  necesaria y útil  que puede ser una alianza con  Cleopatra y con  Egipto,  para  asegurar el éxito de las campañas romanas en oriente.

Por su parte, la reina egipcia considera que Marco Antonio es la figura adecuada para ayudarle a  llevar a cabo  sus aspiraciones políticas, de un Egipto independiente, y del  reconocimiento de Cesarión como hijo legítimo de César.

Así que,  sí, es cierto que la reunión  entre ambos personajes se realizó por razones políticas,  pero también está demostrado que fue en Tarso donde comenzó la relación amorosa entre ambos, y que de ella nacieron los primeros hijos gemelos de la pareja.

Tras este primer encuentro en Tarso, Marco Antonio permanecerá varios meses en Alejandría, olvidando  por completo, los intereses políticos de Roma en oriente y dedicándose a vivir  una dolcce vita con Cleopatra, disfrutando de extraordinarios banquetes, de paseos nocturnos por los barrios alejandrinos, y, según se dice, de las orgías.

En el  40 a.C. Marco Antonio tiene que volver a Roma para solventar  problemas internos del triunvirato y su estancia en la capital  se prolonga durante cuatro largos años, en los que, además, se casa y vuelve a firmar un nuevo TRIUNVIRATO. En ese tiempo Marco Antonio será padre, por partida doble, de su mujer romana, pero también de Cleopatra que da a luz a los gemelos.

.

Marco Antonio y Cleopatra, de Sir Lawrence Alma-Tadema

Marco Antonio y Cleopatra, de Sir Lawrence Alma-Tadema

Marco Antonio y Cleopatra, de Sir Lawrence Alma-Tadema. Fuente de la imagen : http://bit.ly/28N7ceG

.

SEGUNDO ENCUENTRO CON CLEOPATRA

En el año 36 a.C., Marco Antonio decide trasladarse  de nuevo  a Oriente  y solicitar  una nueva alianza con  Egipto.

El segundo encuentro con Cleopatra, se  realizaría en Antioquía. En esta ocasión, el  encuentro beneficiaba sobre todo a la reina egipcia pero perjudicaba notablemente al triunviro romano. A ella  se le brindaba una nueva oportunidad para recuperar su proyecto político, de independencia para el país, y para conseguir legitimar a los hijos que había tenido con Cesar y con el mismo Marco Antonio.  Sin embargo para él, suponía el comienzo de una campaña de descrédito en Roma.

Cleopatra en esta ocasión va a ser más precavida y su respuesta no será inmediata al requerimiento del romano;  además, esta vez, la reina va a imponer una serie de condiciones antes de conceder ayuda alguna.   Todas las exigencias  fueron aceptadas por Marco Antonio y los acuerdos fueron conocidos como las Donaciones de Alejandría del año 34 a.C. con las que Cleopatra conseguía todos sus objetivos políticos y  personales  incluso que  Marco Aurelio accediera a casarse con ella.

Estos hechos fueron interpretados en su momento como resultado de la pasión entre ambos personajes, pero Rosa CID opina que  también fue el resultado de una necesidad que ambos estrategas tenían, porque se necesitaban el uno al otro para realizar sus respectivos proyectos personales y de Estado.

En esta misma reunión en Antioquía se trazaron los planes para la campaña contra los partos, una guerra que tuvo dos fases, en el 36 a.C. y en el 34 a.C.

La Guerra contra los Partos, fue un desastre en el que Marco Antonio y sus ejércitos resultaron derrotados y con muchas bajas. No obstante, su campaña posterior en Armenia resulto exitosa  y tras ella, en el año 34 a. C.  Marco Antonio celebró un gran triunfo en Alejandría, parodiando a  las ceremonias romanas.  Fue en esta celebración  donde se  hicieron públicas las  Donaciones de Alejandría, concedidas por Marco Antonio a Cleopatra, y  a través de las cuales se  reforzaba el poder de la reina y sus hijos.  Cleopatra y Marco Antonio mantuvieron cuatro hijos, dos niños y una niña de la pareja, más un hijo de Cesar.

 .

Monedas con las efigies de Cleopatra VII Filopator y Marco Antonio, acuñadas en 32, 33 a.C

Monedas con las efigies de Cleopatra VII Filopator y Marco Antonio, acuñadas en 32, 33 a.C

Fuentes de las imágenes: 
http://www.culturaclasica.com/?q=node/1285 http://www.coinarchives.com/a/results.php?results=100&search=cleopatra+vii

.

LA MUERTE DE LA REINA

En el  año 33a.C. FINALIZA EL TRIUNVIRATO EN ROMA y Octavio AUGUSTO quiere quedarse solo en el poder,  para ello ha de eliminar a Marco Antonio; desacreditándolo en Roma primero y declarándole  la guerra a Cleopatra  después, acusándola de querer dominar el Imperio romano  y de querer ser la reina de Oriente.

Esta guerra entre Oriente y Occidente que finalizará con la emblemática batalla de Actium, al sur de Grecia, (septiembre del año 31 a.C.) en la que el derrotado será el bando oriental de Cleopatra y Marco Antonio.

Tras la batalla Cleopatra se retira a su palacio en Alejandría, mientras que su esposo Marco Antonio se refugia en una pequeña casa junto con dos criados en el puerto de Paretonio.

La reina planea la estrategia a seguir para el nuevo encuentro con Octavio. Sus intereses se encaminaban a salvaguardar el futuro de sus hijos y la independencia de su reino, y para ello solicita ayuda a jefes orientales medos y nabateos.  Consciente de que su vida corre grave peligro, Cleopatra también planea su propia muerte  para que fuese lo más rápida e indolora posible.

Tras su victoria, Octavio exige a Cleopatra que le entregue al traidor Marco Antonio, su marido,  pero ella se niega a hacerlo. Cleopatra que conoce el destino de los prisioneros de Octavio, prepara entonces una muerte digna para su marido, para evitar que pudiera ser torturado y muerto por Octavio.

Para inducir a su amado al suicidio, Cleopatra le hace llegar la noticia de que ella misma se había dado muerte, se había suicidado. El dolor causado en Marco Antonio le  proporcionaría la fuerza y el valor suficiente para clavarse así mismo su espada, tras luchar contra Octavio.

Agonizante, pero aún vivo, llevaron el cuerpo de Marco Antonio al mausoleo de Cleopatra, donde  ella se había encerrado con sus tesoros, dispuesta a incendiarlos, si Octavio no atendía sus exigencias relacionadas con Egipto y sus hijos. Marco Antonio moriría en brazos de Cleopatra en agosto del año 30 a.C.

Tras morir Marco Antonio,  la reina fue sacada de su mausoleo y custodiada fuertemente por la guardia de Octavio quien tenía planificado exhibirla y darle muerte en Roma.

Cuando Cleopatra se enteró de las intenciones de Octavio, intentó poner a salvo a su hijo Cesarión y lo mandó sacar de Egipto, una iniciativa infructuosa porque Cesarión sería asesinado a traición por su tutor.

El resto de sus hijos, al parecer ya no resultaban tan peligrosos para Roma y para Octavio. De ellos se sabe por las fuentes que, Cleopatra Selene, una de los dos gemelos, se casó con Juba, el rey de Mauritania y que los otros dos hijos de Marco Antonio y Cleopatra fueron expuestos como prisioneros en el desfile que Octavio celebró luego en Roma, conmemorando su triunfo sobre Egipto. La ausencia de información sobre la vida posterior de los varones hace pensar que quizá se procedió a su asesinato.

Por su parte,  Cleopatra, tras aceptar el fin de su vida,  consiguió burlar a los guardianes de Octavio. Entró entonces en su mausoleo, se vistió con el atuendo real,  combinando símbolos faraónicos y macedonios, y se dio muerte suicidándose con la mordedura y el veneno de un áspid.  Sus criadas, Carmión e Iras, la habían acompañado y tras su muerte  la depositaron  en un lecho de oro sobre el sarcófago, dispusieron su cadáver como correspondía a una reina y después se quitaron la vida.

.

“La muerte de Cleopatra” (1874),  de Jean André Rixens (1846-1924). Musée des Augustins (Toulouse).

“La muerte de Cleopatra” (1874),  de Jean André Rixens (1846-1924). Musée des Augustins (Toulouse).

“Muerte de Cleopatra y sus criadas Carmión e Iras”  
Fuentes de la imagen : http://bit.ly/28QGL8K ; http://www.epdlp.com/cuadro.php?id=4444

.

Fue Olimpo, médico de Cleopatra, quien recopiló todos estos detalles en narraciones legadas para la posteridad y recogidas por Plutarco dos siglos después.

Como muestra de benevolencia, Octavio consintió en respetar la última voluntad de Cleopatra que expresaba el deseo de que ambos esposos permaneciesen juntos en la muerte, compartiendo la misma tumba.

La popularidad de la reina CLEOPATRA VII, FILOPÀTOR, ” entre las poblaciones de Egipto y no sólo de Alejandría, revelan que efectivamente había sido una extraordinaria Ptolemaica, querida y admirada por su pueblo. Su memoria fue honrada durante siglos por los egipcios, porque ellos sí que entendieron las actitudes y comportamientos de una mujer que ante todo quiso reinar, pero haciéndolo en un estado libre de la presencia romana”. CID LÓPEZ 2000

  “Cleopatra luchó, como reina de Egipto,  para preservar la independencia de su reino. Su  equivocación fue pensar, que podía vencer a Roma.”- CID LÓPEZ 2000

.

Datos para tener en cuenta:

  • El nombre completo de Cleopatra fue: CLEOPATRA VII – FILOPÀTOR, y será reina de Egipto desde el año 51  al 30 a.C.
  • La relación de Cleopatra con  Cesar, el dictador romano se desarrolló entre el 47 a.C. y el 44 a.C.,  año  en el que Cesar será asesinado en Roma.
  • La relación entre Cleopatra y Marco Antonio, duró once años, desde el año 41 al 30 a.C. Murieron el mismo año y fueron enterrados juntos. Su tumba aún no ha sido encontrada.

.

FUENTES

Bibliografía utilizada

Otra bibliografía consultada

  • CID LÓPEZ, Rosa María. Marco Antonio y Cleopatra: el fracaso de un sueño político y la construcción de una leyenda. Mitos femeninos de la cultura clásica: creaciones y recreaciones en la historia y la literatura, 2003.
  • ALONSO, Pedro Luis Cano. Dos apuntes iberoamericanos a la tradición cinematográfica de la cultura clásica: La vida íntima de Marco Antonio y Cleopatra y El Reñidero. Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 1998, vol. 15, p. 585.
  • MORENO, Luis A. García. Cleopatra. El film de Joseph L. Mankiewicz. Servicio de Publicaciones, 1999.
  • JIMÉNEZ BELMONTE, Javier. De Cleopatra y mecenazgos: la Historia de Marco Antonio y Cleopatra de Alonso de Castillo Solórzano (Zaragoza, 1639). 2011.
  • ESPINOZA, Ricardo. En relación a Cleopatra y los venenos de serpiente. Revista médica de Chile, 2001, vol. 129, no 10, p. 1212-1221. En  http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0034-98872001001000017&script=sci_arttext

Webgrafía

.

.

Víctor Serrano Requena

Alumno de cuarto del Grado de Filología Clásica de la Universidad de Murcia

Para Radio CEPOAT: El Canal de la Historia

.

.

 

Temporada 3 – Programa 9 – La Guerra de las Galias

julio

Entre los años 58 y 52 a.C., Julio César lideró a las legiones romanas hasta dominar a las tribus galas. Sometió al dominio romano, en una serie de audaces campañas, buena parte de los territorios de las actuales Francia y Bélgica, e incluso realizó incursiones en Britania y Germania. Al acabar su mandato, César había extendido las fronteras de la República romana hasta Europa central y se había convertido en uno de los hombres más ricos y poderosos de Roma. La lucha contra estas tribus constituyó un desafío militar mayúsculo, que puso de manifiesto por qué el ejército romano fue el más poderoso y el más eficaz de la Antigüedad.

Redactado y presentado por David Espinar
Grabación y Postproducción: Inés Martínez

 

La Guerra de las Galias

141_galos_2_1519x2000

La estatua de Julio César realizada por Nicolas Coustou en el siglo XVII lo muestra tocado
con la corona de laurel que se imponía a los generales victoriosos.
Museo del Louvre, París. Imagen en National Geographic

 

Ambicioso vástago de una familia de la más rancia nobleza romana, César protagonizó un espectacular ascenso político en Roma, que lo llevó en el año 59 a.C. al máximo cargo de la República, el de cónsul.

A los 42 años había demostrado su habilidad en las intrigas, su tirón entre el pueblo y, como propretor en la Hispania Ulterior, sus dotes de administrador. Pero para ponerse a la altura de sus rivales de la aristocracia romana, en particular de Pompeyo, le faltaba un triunfo militar indiscutible. Con este objetivo en mente logró que lo nombraran gobernador de la Galia Cisalpina, lo que le daba el mando sobre cuatro legiones, y la posibilidad de emprender una campaña de conquista contra los pueblos que habitaban la Galia libre, provincia que también le fue atribuida.

141_galos_5_959x1931

Estandarte legionario. Museo Arqueológico, Barcelona.
Imagen en National Geographic

A principios de marzo del 58 a.C., César ocupó su nuevo cargo. Durante los ocho años siguientes sometió al dominio romano, en una serie de audaces campañas, buena parte de los territorios de las actuales Francia y Bélgica, e incluso realizó incursiones en Britania y Germania. Al acabar su mandato, César había extendido las fronteras de la República romana hasta Europa central y se había convertido en uno de los hombres más ricos y poderosos de Roma.

Sin embargo, la guerra de las Galias no fue un paseo militar para César y sus tropas, pues los galos ofrecieron una enconada resistencia y derrotaron a los romanos en varias ocasiones. La lucha contra los galos constituyó un desafío militar mayúsculo, que puso de manifiesto por qué el ejército romano fue el más poderoso y el más eficaz de la Antigüedad.

141_galos_4_2000x1576

Legionarios romanos en la formación de fastigiata testudo.
Relieve de la Columna Trajana. Museo de la Civilización Romana, Roma. Imagen en National Geographic

 

César sabía que el resultado final de sus campañas dependía de sus tropas. Por ello, actuó como un excelente motivador, capaz de conseguir que sus hombres se entregasen en cuerpo y alma a cada tarea, ya fuese un asedio o bien una batalla. Puede que los soldados romanos no fuesen, individualmente, más valientes o más fuertes que los guerreros galos, pero colectivamente eran más disciplinados.

El ejército romano de entonces, era heredero de las reformas llevadas a cabo, medio siglo antes, por el cónsul Cayo Mario, pariente de César. Entre ambos lo habían convertido en una fuerza de guerra casi profesional.

Por todo esto las unidades romanas eran más eficaces en combate que las galas y, sobre todo, eran mucho más capaces de superar situaciones adversas.

Cabe destacar la importancia de los centuriones, quienes en último término garantizaban la cohesión de las legiones. Cada legión, contaba con sesenta de estos oficiales al mando de una centuria de ochenta hombres. En combate se esperaba de ellos que dieran ejemplo de valor y desprecio a la muerte ante sus hombres.

Los Comentarios sobre la guerra de las Galias, obra que escribió el propio Julio César para glorificar sus conquistas en este territorio, están repletos de historias heroicas protagonizadas por estos centuriones.

Por ejemplo, la de Publio Sextio, el centurión que, pese a llevar varios días enfermo y sin comer, formó junto con otros centuriones ante la puerta de un campamento el tiempo suficiente para organizar la defensa, luchando hasta que se desmayó por las graves heridas recibidas.

141_galos_1_2000x1127

La conquista de la ciudadela de Alesia por Julio César y sus legiones dio la victoria final a los romanos frente a los galos.
En la imagen, el asedio de Alesia visto por Henry Motte. Siglo XIX. Imagen en National Geographic

 

La superioridad tecnológica fue también determinante, en la victoria final de los romanos en territorio galo, en particular en lo que se refiere a las conquistas de ciudades. Dominaban un gran número de tácticas estratégicas y máquinas de asedio que podían ser utilizadas en los asaltos a las fortalezas, como torres móviles y arietes, hacían obras de circunvalación para aislar a las ciudades atacadas y construían campamentos fortificados para pasar la noche. Se mostraron como grandes maestros en el arte de la guerra.

Esta combinación de un ejército casi profesional, dirigido por un general brillante y con gran capacidad para tomar ciudades, resultó ser demasiado para los galos. Así pues, las conquistas de César cambiaron para siempre la historia de las Galias y de la propia Roma.

Bibliografía y fuentes

Alumno de 3º del Grado de Historia de la Universidad de Murcia
Para Radio CEPOAT: El canal de la Historia

Temporada 3 – Programa 5 – La batalla de Cannas

images

El programa versa a cerca de la batalla de Cannas, acontecida en el 216, fue un enfrentamiento entre los cónsules romanos Lucio Emilio Paulo y Cayo Terrencio Varrón contra el general cartaginés Aníbal Barca. Desarrollada en el sureste de la península itálica, supuso un duro golpe para Roma, ya que esta batalla ha sido considerada una de las mayores masacres de la Antigüedad.

Redactado y presentado por Alberto Canales Solé
Grabación y Postproducción: Inés Martínez

La Batalla de Cannas

 

anibal lovre 2

Figura 1: Aníbal se encuentra contando los anillos de los enemigos vencidos tras la batalla de Cannas y con el águila, que representa a tanto al poder como a Roma a sus pies. Obra esculpida por Sebastien Slodtz en 1722 y que actualmente se encuentra en el museo del Louvre, pero que tradicionalmente estaría destinado para los jardines del palacio de Versalles.

 

El día dos de Agosto del año 216 Antes de Cristo presenciamos una de las mayores batallas de la Antigüedad, no puede ser otra que la Batalla de Cannas, nombre dado debido a un  pueblo cercano.

Mapa de las campañas de Aníbal y de Escipión

Mapa de las campañas de Aníbal y de Escipión, en el escenario de la II Guerra Púnica.

Esta Batalla se desarrolla en una llanura al sudeste de la península Itálica, que se encontraba dominado por Roma.  En estos momentos el general púnico Aníbal había realizado una muy provechosa campaña contra los romanos en su territorio.

Tras las victorias de Tesino, Trebia y Trasimeno se disponía a confrontarse con los romanos una vez más. El mayor ejército nunca reclutado por Roma, parte de la ciudad eterna a fin de dar caza al general púnico y acabar su aventura en tierras itálicas.

El día dos de agosto del año 216 se encuentran los dos ejércitos frente a frente, dispuestos en línea ambos con la intención de que solo saliera uno de esta llanura, Vencer o Morir.

El cónsul romano Terrencio Varrón ordena a los legionarios dejar menor espacio en la formación dando así una mayor sensación de profundidad.

Cannae

La formación inicial de la batalla de Cannas, en Rojo las fuerzas púnicas, en azul las romanas

Los primeros movimientos son una carga del centro de la formación púnica, conformado por los bravos galos y mercenarios iberos; al mismo tiempo la caballería situada a las alas se lanza contra la romana.

Las fuerzas romanas resisten fieramente la carga gala y comienzan a hacerlos retroceder, tal como Aníbal había previsto sus tropas más veteranas estaban envolviendo a la formación romana que al tratar de romper el centro de la formación estaba metiéndose en plena boca del lobo.

Cuando la caballería púnica derrota en ambos flancos a la romana el cerco ya está completado. Los legionarios no pudieron escapar, pues no tenían punto alguno de fuga y estar tan juntos les hacía no poder maniobrar. Sin duda una situación de lo más desesperante.

16 legiones habían quedado destruidas, no había ningún ejército que pudiera hacerle sombra, la península itálica era suya. Aníbal se encontraba ad portas y decidió no asaltar Roma, el motivo de esta decisión es un debate que los historiadores, a lo largo de los siglos nos hemos hecho y aún a día de hoy no tenemos clara esta decisión. ¿ Aníbal por qué no destruiste Roma?

BIBLIOGRAFÍA y FUENTES utilizadas:

  • Tito Livio, Ad urbe Condita,22
  • Polibio, Historias, Tomo I, Libro III, Cap XXXII
  • Barceló, P.(2001): Aníbal de Cartago, Madrid, ed: Alianza.
  • Fields, N.(2007): Roma contra Cartago, Barcelona, Ed: Rba Coleccionables.
  • Bendala Galán, Manuel (2013). Aníbal y los Barca. El proyecto político Cartaginés de Hispania. Fragor Hannibalis: Aníbal en Hispania, pgs: 46-81.
  • BBC, y Edward Bazalgette. (2006). Hannibal (Hannibal: Rome’s Worst Nightmare). Reino Unido.
  • Rodríguez, J. M. M. G. O. (2007). La segunda guerra romano-púnica y el gran Aníbal Barca. Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, (195), 51-120.
  • García-Osuna, J. M. M. (2013). Aníbal Barca y la batalla de Cannas. Consultado en: http://www.aglutinaeditores.com/media/resources/public/63/6385/6385aebd056e49099d3cc93f90c77c3c.pdf 10-2-2016

Alberto Canales Solé

 Alumno de Tercero del Grado de Historia de la Universidad de Murcia. 
Para Radio CEPOAT, el Canal de la Historia.

Temporada 2 – Programa 7 – El jardín de las letras: Tíbulo y el esplendor de la elegía latina

Tibullus
Lawrence Alma-Tadema: Tibullus at Delia’s. 1866.

El programa versa sobre el género lírico de la elegía en el mundo antiguo a través de la poesía de un autor latino, Tíbulo. Se ofrece una introducción al propio género de la elegía y a sus orígenes en Grecia, para lo cual se lee un fragmento de un poeta elegiaco heleno: Tirteo. A continuación, se explica la transmisión del género a la literatura romana a través de algunos célebres autores romanos, más concretamente Tíbulo, en el que se centra el programa, ofreciendo al final del mismo la lectura de un breve fragmento de su obra poética.

Redactado y presentado por Jerónimo Dicenta Rueda
Grabación y Postproducción: Alfonso Pujalte