Società Dante Alighieri – Comité de Murcia

La Società Dante Alighieri se fundó en Roma en 1889 gracias a un grupo de intelectuales guiados por Giosué Carducci con la finalidad de difuDANTEndir la lengua y la cultura italiana en el mundo tal y como se explica en su Estatuto social. Esta tarea la llevan a cabo los casi 500 Comités Dante Alighieri existentes en todo el mundo, de los cuales más de 400 se encuentran fuera de Italia. La labor cultural de los comités de la Dante Alighieri incluye cursos de lengua italiana, conferencias, manifestaciones culturales de distinto género, y otras muchas actividades destinadas a todas aquellas personas interesadas en ampliar sus conocimientos sobre Italia.

La Sede Central se encuentra en Roma http://www.ladante.it/ y está estrechamente ligada al Ministerio de Cultura Italiano. La Dante Alighieri de Murcia se constituyó en 1964 haciéndose eco de las inquietudes culturales, tanto de los italianos residentes en nuestra región, como de los murcianos amantes de la cultura italiana.

En la década de los setenta la Dante Alighieri de Murcia alcanzó un gran prestigio social por la posibilidad que ofrecía de acceder a la cultura europea a través de libros, proyecciones cinematográficas y reportajes importados de Italia.

Hoy en día el fin primordial del Comité de Murcia continua siendo el de difundir la lengua y la cultura italiana por medio de cursos de italiano y promover actividades sobre cultura. La Dante de Murcia es también centro examinador de las certificaciones oficiales de conocimiento de la lengua italiana PLIDA y forma parte del proyecto didáctico ADA. Realiza su actividad en el ámbito universitario, pues está vinculada con la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia, donde tiene su sede y apoyo. Para el desarrollo de las actividades culturales y cursos de italiano la Dante Alighieri cuenta con la colaboración de un grupo de expertos profesores formados para esta finalidad.

Blog

ImagenLeonardo

La Natura di Leonardo

Giuseppe Ragunì (Febrero 2019)

La Natura, la meravigliosa Natura. Come sono fatte e di cosa costituite le cose? E, specialmente, quelle vive, animate? Che spirito le muove, facendole vivere, sognare, volare, volteggiare, amare e lottare fra loro? E a che fine?

Leonardo tenta la risposta armandosi di infinita determinazione, pazienza, osservazione. Si procura anzitutto opportuni e raffinati strumenti. Certo, matite e colori (anche se nuovi colori: i tradizionali lo lasciano insoddisfatto) per studiare la realtà attraverso il disegno. Ma anche arnesi da medico, fabbro e ogni altra classe di artigianeria per poter disporre convenientemente, sviscerare e manipolare la natura indagata. “La sapienza é figlia dell’esperienza”, annota.

I suoi disegni lasciano da sempre senza fiato. Quelli di tipo tecnico sono tra le cose più mirabili, ingegnose, dettagliate, scientifiche mai prodotte dall’Uomo. Quelli di creatività estetica, ora armoniosi ora grotteschi; inquietanti, misteriosi, coraggiosi. Ma spesso non c’è un confine tra i due tipi e se ne ammirano sia la Scienza che la bellezza (nel Rinascimento, si sa, la creatività non é facilmente catalogabile). In tutti, si respira l’ostinata, indomabile, volontà di comprendere ogni più recondito segreto, non importa se sezionando cadaveri o violando la pubblica decenza. Leonardo indaga con l’impudica curiosità di un bambino. “Del Vinci ’a suoi disegni e suoi colori, et moderni et gli antichi hanno paura”, scriveva Bernardo Bellincioni.

Dopo l’accuratissima osservazione e descrizione, dovrebbe seguire la scoperta della legge fisica. il Maestro scrive: “nessun umano studio si può chiamare vera Scienza se non passa per la dimostrazione matematica”, ed anche: “la Natura é costretta dalla ragione della sua legge che in lei infusamente vive”. Studierà matematica. Attraverso Piero della Francesca, leggerà approfonditamente e criticamente Archimede. La sua ingenua sete di conoscimento lo porterà a proclamare di aver quadrato il cerchio, a differenza del grande siracusano. L’abbaglio é emblematico. Leonardo si rammarica spesso di non aver potuto ricevere, da giovane, una sufficiente formazione culturale. Ma chi del suo tempo, avendola ricevuta, é stato in grado di scoprire le prime leggi della fisica? Chi di continuare il cammino tracciato da Arquimede? Leonardo, con la sua meravigliosa “ignoranza”, si lancia coraggiosamente laddove nessuno osa. Il suo generoso sforzo é destinato al fallimento, assenti, nel suo tempo, i fondamentali concetti fisico-matematici di forza, energia, vettore, funzione…

La legge é soltanto concepita, intuita. Ma questo, certo, non impedisce l’ideazione e costruzione delle macchine.

Anche le famose, famosissime, macchine di Leonardo, oggi, ci “fanno paura”. Per il loro avvenirismo, intuizione, dettaglio e, soprattutto, fondatezza. Chiuse, gru, barche, elicotteri, sottomarini, aerei, deltaplani, automobili… Ed anche robot, macchine che cercano di riprodurre il movimento degli animali. Anche qui, il confine tra Scienza tecnica e Natura viva – che Leonardo ama profondamente – non é sempre netto: per esempio, molte “macchine volatrici” sono dotate di ali battenti come quelli degli uccelli. Macchine evidentemente concepite non soltanto per decollare e planare, ma anche piroettare con la loro destrezza. É probabile – come osserva Domenico Laurenza – che oggi Leonardo resterebbe deluso nel constatare la goffezza dei nostri mezzi aerei rispetto al volo di un timido passero.

Acciaccato da diversi mali, all’approssimarsi della morte, Leonardo affronta l’ultima delle domande: a che fine? Il Maestro diventa malinconico, mistico, religioso. Scrive: “quale ingegno potrà penetrare la Natura? Certo nessuno. Questo indirizza l’umano discorso alla contemplazione divina”; ed anche: “luce, lampada, lucerna… quante parole che si sanno! Parole che sono cose precise, persone, sentimenti. Ogni cosa ha una parola, anche la più piccola: granello, formica… E tutte queste infinite parole che si conoscono, e le cose imparate, studiate, e i ricordi, in un attimo… un attimo prima ci sono e solo un attimo dopo si muore, non sono più nulla…”.

E allora sogniamo. Immaginiamoci Leonardo, qui tra noi, sfogliare un moderno libro di Fisica o Medicina e illuminarsi in volto. Un sorriso per stemperare il rimpianto che, a detta del Vasari, lo prese in punto di morte per il “rammarico di aver offeso Dio e gli uomini del mondo, non avendo operato nell’arte come si conveniva”.

Seminario Internacional: “Arte y Libertad” Homenaje a Carmen de Burgos “Colombine”.

La figura de Carmen de Burgos, periodista, narradora, pedagoga y activista de la vida intelectual de la España novecentista, se ha ido rescatando del olvido en las últimas décadas, tras un largo e inmerecido silencio. Este año, con motivo del 150 aniversario de su nacimiento, en la Facultad de Letras de la Universidad de Murcia se propone un seminario de estudios sobre su extensa y polifacética obra, como homenaje a su labor como una de las primeras escritoras modernas. El lema de su vida: arte y libertad, ensancha hoy la visión de sus grandes aportaciones como autora no convencional.

puñales

Fecha de celebración: 30 de noviembre y 1 de diciembre 2017.

Lugar de celebración: Hemiciclo de la Facultad de Letras. Universidad de Murcia.

Para más información: Web del seminario

 

Adiós a D. José Antonio Trigueros, el gran “dantista” de aquí

Trigueros

El nombre de José Antonio Trigueros en el entorno universitario, es sinónimo de la historia de la filología italiana en la Universidad de Murcia, así como figura principal para la difusión del arte y la cultura itálicas en nuestra ciudad; labor que sin duda todavía perdurará mucho tiempo a través de sus alumnos y en el impulso de futuros proyectos relacionados con el italianismo.

El profesor Trigueros era sacerdote y filólogo, nacido en Blanca el 17 de enero de 1930 , a los 11 años ingresó en el Seminario Menor de San José para cursar Bachillerato, pasando después al Seminario Mayor de San Fulgencio. Muy joven se trasladó a Roma para cursar estudios de Filosofía y Teología en la Universidad Gregoriana, donde aún hoy se imparten los cursos en latín; allí también se doctoró en Teología con el máximo de calificaciones. Viviendo en Roma fue ordenado presbítero en la Capilla del Colegio Español San José por el Cardenal Cicognani, el 19 de marzo de 1954. Regresó a Murcia en 1956 y a partir de entonces recubrió numerosos encargos y representaciones dentro de la iglesia, entre los que destacan Canónigo desde 1966 y luego Deán del Cabildo de la Catedral de Murcia.

En lo relativo a su labor como profesor, después de impartir cursos de griego y latín en el Seminario de San José y en la antigua Escuela normal de Murcia -entre otros centros-, inició la docencia de la lengua italiana en la Universidad de Murcia en 1970, consiguiendo la titularidad en esa especialidad en 1978 y poco después la cátedra, que defendió con sus estudios sobre Dante Alighieri. Por esos años, las cátedras de italiano en España eran sólo cinco y Trigueros desde Murcia contribuyó a la creación de la Sociedad Española de Italianistas (SEI), organizando en la Universidad de Murcia su segundo congreso, en 1984. Sucesivamente, en paralelo a sus obligaciones de sacerdote, siguió vinculado al Departamento de Filología en sus años de profesor emérito desde el año 2000 hasta su retirada definitiva en 2004. Sin lugar a dudas, su tesón como estudioso y apasionado de las letras italianas, logró consolidar en pocos años los estudios de una lengua por entonces muy minoritaria, que gracias a su esfuerzo hoy cuenta con una presencia destacada en los planes de estudios de las distintas filologías.

Todos estos hechos de su vida son conocidos por la mayoría de los profesores y alumnos de la Facultad de Letras. De sobra es sabida su generosidad a la hora de facilitar becas y viajes a Italia a los jóvenes estudiantes; su respeto y tolerancia por las elecciones de los más diversos temas para desarrollar actividades o tesis doctorales (de Dino Campana a Cesare Pavese), trabajos que siempre revisaba con gran rigor; su empeño por desarrollar el proyecto museístico de la Catedral y las exposiciones de Francisco Salzillo en el Vaticano; y su paciencia con los avatares sociopolíticos para inculcar ilusiones hacia la cultura italiana, incluso en las condiciones menos favorables. Pero quizá no sea igualmente conocida su faceta como experto de la obra de Dante, de la que quiero dejar breve constancia en esta despedida.

En el libro Conceptos fundamentales de la poética teórica de Dante Alighieri (Universidad de Murcia, 1992), el profesor Trigueros condensaba su saber sobre las teorías estéticas de Dante que había vertido en diversas publicaciones anteriores, como en Lírica románica medieval (1986) o en su traducción de De Vulgari eloquentia; el tratado en el cual Dante fundamenta la nobleza de la lengua italiana como lengua literaria basándose en el estudio de la problemática filosófico-teológica del lenguaje, relacionada con los dialectos italianos, de los cuales el poeta supo extraer el ilustre vulgar que sería la base de la Comedia. Trigueros procede en sus investigaciones con una precisión y claridad ejemplares, descubriendo a sus lectores un Dante cercano y moderno. Desde su mirada, este autor enigmático y dificilísimo, teólogo y erudito, se observa según el método lógico-deductivo, pues la racionalidad era también el imperativo de la estética dantesca. Presenta los tratados filológicos de Dante como el armazón de su edificio lírico; aporta lúcidas correspondencias, síntesis y comentarios, a través de los cuales puede seguirse el itinerario formativo del escritor, así como sus relaciones con la poesía y la retórica del tiempo.

Los trabajos de Trigueros, como las obras que perduran, todavía serán fuente de inspiración para los dantistas españoles, si bien parezca inimitable alcanzar ese tono equilibrado de su discurso, consecuencia de un profundo conocimiento de las fuentes clásicas y medievales, de la poesía stilnovista y los contenidos del trivium trecentesco.

Así, hoy decimos adiós a una persona de talante abierto y sólidos principios éticos, pues de él recordaremos, con aprecio y respeto, otra forma de investigar y de estar en el mundo.

Belén Hernández

20 y 21 octubre 2016: IX Congreso Internacional Audem, Mujeres de Letras

cartelMujeresLetras

PROGRAMA COMPLETO

 

 

CURSOS PREPARACIÓN PLIDA -SEPTIEMBRE 2016

 

PLIDA: AVISO IMPORTANTE PARA LOS ESTUDIANTES 

Primera Semana de la Cocina Italiana en el MundoCucina-tradizione-italiana2 (2)21-27 noviembre 2016

logo la giornata della dante

  PREPARA LOS EXÁMENES PLIDA

 Más informaciones aquí

piuma bord (2)

 

¡Síguenos en facebook !
facebook icona