Rector entre 2006 y 2014

“Formar personas para el futuro, con sentido crítico, con responsabilidad, incentivando en ellos sentimientos como los del amor por el trabajo bien hecho, la solidaridad, la entrega, el esfuerzo, la libertad, la responsabilidad y el afán de superación”, este fue el ideario que hizo público para su mandato en la primera ceremonia de inauguración de su primer curso como rector.

Durante las dos legislaturas de su gobierno se implantaron en la universidad de Murcia, entre otros estudios, la Diplomatura de Logopedia, Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, se rehabilitaron y ampliaron las facultades de Educación y Químicas, se inauguró la facultad de Ciencias del Deporte de San Javier, comenzaron los estudios de Enfermería de Lorca y se remodeló completamente el Colegio Mayor Azarbe.

Apostó por nuevas infraestructuras dedicadas a la investigación y por el fortalecimiento de las ya existentes, ya que, como afirmaba “será la investigación uno de los pilares en los que se asiente la nueva economía”.

Durante su rectorado se pusieron en marcha las nuevas titulaciones adaptadas al Espacio Europeo de Enseñanza Superior, actualizando su oferta mediante el diseño de los grados, que sustituyeron a las diplomaturas, Ingenierías Técnicas, Licenciaturas e ingenierías, una actualización que supuso una transformación sin precedentes del panorama universitario español. Al comienzo de su rectorado afirmó que “la Universidad de Murcia tomaba esta reforma como una oportunidad para repensar sus mecanismos docentes, reflexionar en torno a cómo mejorar la formación de sus universitarios ante una sociedad cada vez más cambiante en sus necesidades y en su entorno laboral, donde eficiencia, versatilidad y capacidad de adaptación son valores ampliamente demandados”.

El Campus Mare Nostrum, coordinado conjuntamente por las Universidades de Murcia y Cartagena, se convirtió en 2010 en uno de los seis Campus de Excelencia Internacional españoles, con un ambicioso objetivo: convertirse en motor para el desarrollo socioeconómico regional basado en el conocimiento.

Durante su mandato se instauró una costumbre que ha continuado hasta hoy: la de celebrar las ceremonias oficiales de inauguración de curso de manera conjunta por parte de las dos universidades: la de Muria y Politécnica de Cartagena, alternando las sedes.