docentiUM: evaluación del profesorado

logo de docentiUM, modelo de evaluación del profesorado

La pata que le faltaba al banco de la evaluación de la calidad.

La cultura de la calidad es algo que forma parte de la esencia de la universidad desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Universidades, en primera instancia y la aprobación de los primeros títulos de grado y de máster dentro del coloquialmente conocido como "Plan Bolonia" (el proceso de convergencia de nuestro sistema universitario hacia el Espacio Europeo de Educación Superior) dentro del marco legal y administrativo fijado los decretos del año 2007 de elaboración de los títulos de grado y máster).

Desde entonces, nos hemos acostumbrado a someter a evaluación los títulos (verificación y posteriores acreditaciones), los sistemas de aseguramiento internos de la calidad y nuestros historiales académicos y científicos (procesos de acreditación y de reconocimiento de méritos de investigación o de transferencia).

El profesorado de la UMU y la gestión de los sistemas de calidad, dos de las tres vertientes de la evaluación (las tres "patas" de un banco imaginario), se encuentran perfectamente asentadas en el seno de nuestra institución. El porcentaje de éxito de nuestro PDI en esos procesos es muy alto y satisfactorio y, además, nuestra institución es puntera a nivel nacional en la certificación de los sistemas AUDIT y en el número de facultades que han recibido la Acreditación Institucional, la vedadera piedra angular sobre la que diseñar la oferta de títuos universitarios en el futuro. Faltaba docentiUM para completar esta triada.

Este modelo de evaluación, cuya fase de pilotaje iniciamos con esta convocatoria, está diseñado según las directrices de ANECA (programa DOCENTIA) y aspira a dotar a nuestra universidad de un elemento fiable de recogida de información sobre cómo llevamos a cabo la actividad docente contemplado desde diversos prismas: planificación y coordinación de la docencia, su desarrollo, sus resultados y el conjunto de actividades de innovación y de divulgación vinculados. Tiene también una segunda función, la de proporcionar al profesorado de un certificado de evaluación, adaptado al programa DOCENTIA, que le permita participar con garantías de éxito en procesos de acreditación nacional.

Este modelo ha sido presentado en todas las facultades, debatido en el Claustro Universitario y consensuado con la Comisión de Calidad de este órgano de gobierno, el Comité de Empresa  y la Junta del PDI. Estamos convencidos de que el acuerdo unánime que lo respalda es signo de la importancia que esta evaluación tiene para nuestra institución. 

En esta primera convocatoria, de carácter voluntario, podrán participar hasta 200 profesores y profesoras porque es preciso ajustar todas las fases contempladas en la evaluación, avanzar en la solución tecnológica de soporte, constituir y formar a las comisiones de evaluación de cada rama y establecer los protocolos de trabajo del comité de certificación y de la comisión de alegaciones.

En todo el proceso van a participar muchas personas a quienes, de antemano, hay que agradecer su esfuerzo e implicación. Para finalizar, solo queda animar a los compañeros y compañeras a participar en esta evaluación en la búsqueda de la excelencia que debe marcar los pasos a seguir en nuestra tarea diaria. 

José Luján Alcaraz

Rector de la Universidad de Murcia

Ir arriba