null Una investigadora de la UMU pone de manifiesto la oportunidad para cambiar la educación tras la pandemia

La innovadora y creativa respuesta de la comunidad educativa a las dificultades impuestas por la crisis sanitaria resulta un extraordinario punto de partida y una buena ocasión para remodelar el sistema educativo español, según apunta la investigadora Cecilia Azorín

Cecilia AzorínLa profesora de la Universidad de Murcia (UMU), Cecilia Azorín ha publicado recientemente en la revista Journal of Professional Capital and Community de Estados Unidos un artículo que explora las respuestas sociales y educativas a la COVID-19.

 

Educar en tiempos de pandemia

El artículo forma parte de la edición especial “Profesionalismo en la Pandemia”, cuyo propósito es crear un foro académico para compartir perspectivas de todo el mundo sobre cómo la comunidad educativa está respondiendo de manera innovadora, creativa y productiva al momento de crisis actual.

Según Azorín, hay un conjunto de razones por las que el sistema educativo español es extremadamente vulnerable a las consecuencias causadas por la pandemia. Entre ellas se encuentran: las altas tasas de segregación, de fracaso y de abandono escolar; la escasa cultura de colaboración por parte de las instituciones; la elevada ratio de las aulas; la prevalencia de la memorización en detrimento de la aplicación práctica en los currículos; la consideración de la educación como moneda política; la necesidad de fortalecimiento de la enseñanza bimodal; y la obligación del profesorado de una actualización constante de sus competencias digitales.

 

Soplan vientos de cambio

“La COVID-19 ofrece una oportunidad de oro para repensar lo que más importa en la educación. Hay dudas sobre si esto permitirá la llegada de un movimiento de renovación pedagógica o si la educación simplemente volverá a su casilla de partida cuando este tiempo de agitación termine”, apunta la profesora de la UMU. 

Azorín utiliza en su estudio el término ‘supernova’ como metáfora, refiriéndose a la explosión que tiene lugar al final de la vida de una estrella. Como el ciclo de vida de una estrella, el viaje educativo de las décadas anteriores ha llegado a su fin. “La supernova COVID-19 está anunciando el fin de una educación en gran parte obsoleta. La pandemia ha hecho que la educación, tal y como la concebíamos, explote por los aires como un espectáculo de fuegos artificiales no programado”, asevera la investigadora.

 

Ningún estudiante atrás, la apuesta de la UMU frente a la brecha agravada por la pandemia

El proyecto “Ningún estudiante atrás” liderado por la UMU promueve acciones para que los estudiantes más vulnerables, y aquellos que están siendo azotados con mayor virulencia por la pandemia, puedan continuar con sus estudios el próximo curso escolar. El objetivo del proyecto es recaudar fondos para proporcionar ayuda a los alumnos con graves dificultades económicas sobrevenidas a causa de la COVID-19.

Otro servicio que se ha introducido durante el segundo cuatrimestre del curso 20-21 es el préstamo de ordenadores y tarjetas de acceso a Internet para los estudiantes y profesores que lo necesiten. Azorín destaca que “este tipo de respuestas van más allá de las fronteras institucionales y tiene como objetivo proporcionar apoyo directo a los estudiantes y a sus familias, que son los que están padeciendo los efectos colaterales de este inesperado virus en sus vidas.”

La investigadora finaliza exponiendo que, si alguna vez hubo una oportunidad de aprovechar el talento y la fortaleza del esfuerzo colectivo, ese momento es ahora. “Necesitamos salir de esta crisis como una sociedad más fuerte, con un sistema educativo más justo y solidario que realmente permita transformar vidas. De lo contrario, habremos perdido una gran oportunidad. ¿Viene otra educación en camino? Veamos lo que sucede más allá de la supernova COVID-19.”

 

Más información:

  • ‘Beyond COVID-19 supernova. Is another education coming?’ Journal of Professional Capital and Community