null La UMU busca comprender los procesos mentales que llevan a la creatividad

El investigador de la Universidad de Murcia (UMU) Cristóbal Pagán, junto a otros colaboradores, ha estudiado qué ocurre en la mente de diferentes compositores de música contemporánea durante su proceso de creación. Unos hallazgos que pueden servir para entender un concepto tan complejo como la representación del tiempo e incluso para el desarrollo de inteligencia artificial.

Los estudios realizados sobre la temática, publicados en Organised Sound y Frontiers in Psycology, tratan de analizar el proceso de creación llevado a cabo por parte de grandes compositores de música contemporánea, como es el caso de Kaija Saariaho y de los ya fallecidos Iannis Xenakis y Gérard Grisey.  

Ello se ha conseguido a través de los bocetos y escritos teóricos que estos compositores han dejado, combinado con el análisis musical de las obras correspondientes y con teorías de ciencia cognitiva acerca de la creatividad y de la construcción de significado.

Al analizar las propuestas teóricas de compositores contemporáneos que, a simple vista, parecen excéntricas, “hemos podido mostrar cómo funcionan en ellas las mismas operaciones cognitivas básicas que subyacen al lenguaje o a los gestos que utilizamos para expresar significados temporales en el día a día”, señala Pagán.

Asimismo, ciertas representaciones gráficas incluidas en los bocetos aportan pistas sobre los caminos mentales seguidos en el momento de la creación. 

“Comprender con detalle cómo funcionan estos procesos de la imaginación y tener una teoría adecuada para interpretarlos es crucial. No solo para entender cómo concebimos el tiempo y demás ideas complejas, sino para poder definir y estudiar nuestra capacidad para trascender el aquí y ahora mediante la integración de pensamientos dispares”, explica el experto de la UMU.

El mismo investigador señala que tanto imaginación como creatividad son lo que nos hace humanos y están detrás de todos los comportamientos únicos de nuestra especie. Desde la improvisación cotidiana que permite la comunicación oral hasta la planificación detallada de una composición musical o un texto literario.

 

La representación del tiempo

Los resultados de estos estudios consiguen aportar luz, además, a un concepto complejo como es el tiempo y su representación. Una idea que necesita ser construida o imaginada a través de experiencias más “tangibles”. 

Para concebir la duración, el pasado-presente-futuro, la anterioridad o posterioridad en el momento en que se habla, o cualquier otro significado temporal, necesitamos utilizar experiencias más directas sensorialmente. Ejemplos de ello son las posiciones (“el año 2000 ya queda muy lejos”) o el movimiento (“el día del examen se acerca”). 

Basándose en estas y otras concepciones espaciales del tiempo, las culturas elaboran complejas organizaciones, a menudo apoyadas por artefactos y sistemas de medición: calendarios, relojes, líneas del tiempo y otros gráficos, y muchas otras representaciones. 

Y es que “el simple hecho de ver la hora en un reloj o abrir un libro de historia e interpretar la línea del tiempo de un cronograma nos parece hoy de lo más sencillo, pero solo hemos llegado a tales representaciones tras milenios de esfuerzo cultural. De hecho, aún desconocemos los detalles de cómo somos capaces de integrar elementos tan distintos para formar algo nuevo”, señala el investigador.

En este sentido, “los científicos cognitivos han ido interesándose cada vez más por las representaciones temporales como una ventana hacia la capacidad única para la creatividad que tiene nuestra especie. Especialmente para aquella  que nos permite fundir en una sola representación elementos mentales que no están conectados en nuestra experiencia cotidiana”, explica el experto de la UMU.

 

Implicaciones futuras

Cuanto mejor se consiga entender qué pasa en nuestra mente, siendo los comportamientos de los excepcionales compositores estudiados de gran importancia para ello, mejor se desarrollarán, por ejemplo, diferentes tecnologías que traten de imitar nuestros procesos mentales.

A este respecto, estas investigaciones están creando una base de conocimiento cuyas implicaciones pueden tener un valor sustancial. Entre otras, pueden derivar en nuevas formas de entender la Inteligencia Artificial o en el desarrollo de novedosas técnicas educativas. 

 

Más información

Los estudios señalados se han realizado en colaboración con José Luis Besada, del Departamento de Musicología de la Universidad Complutense de Madrid, y, para el análisis específico de Iannis Xenakis, con Anne-Sylvie Barthel-Calvet, de las Universidades de la Lorena en Metz y de Estrasburgo.

 

Referencias:

Besada, J., & Pagán Cánovas, C. (2020). Timelines in Spectral Composition: A cognitive approach to musical creativity. Organised Sound, 25(2), 142-155. doi: 10.1017/S1355771820000059

Besada JL, Barthel-Calvet A-S and Pagán Cánovas C (2021) Gearing

Time Toward Musical Creativity: Conceptual Integration and Material Anchoring in Xenakis’ Psappha. Front. Psychol. 11:611316. doi: 10.3389/fpsyg.2020.611316 

Entrevista en Radio Clásica a Cristóbal Pagán junto con su colaborador de investigación, el musicólogo y locutor José Luis Besada.