Transferencia y divulgación científica

Convocatorias y Actividades de Transferencia

La UMU consigue casi medio millón de euros de proyectos “Prueba de Concepto” del MICINN

Seis proyectos de la Universidad de Murcia aparecen como beneficiarios en la resolución de concesión de las ayudas del Ministerio de Ciencia e Innovación dentro de la convocatoria Prueba de Concepto (PdC).

Consorcio Estatal en Red para el Desarrollo de Medicamentos de terapias Avanzadas (CERTERA) 2022

Convocatoria para expresiones de interés presentadas por las entidades susceptibles de ser beneficiarias, para su incorporación al futuro Consorcio Estatal en Red para el desarrollo de medicamentos de Terapias Avanzadas (CERTERA)

TRANSFIERE 2023

Foro Transfiere 2023 El mes de febrero del próximo año tendrá lugar en Málaga la 12ª edición del Foro Transfiere. Se trata del principal encuentro de I+D+i del Sur de Europa para compartir conocimiento científico y tecnológico, promover la innovación y conectar ciencia y empresa. Transfiere se presenta como un foro profesional y multisectorial clave para la transferencia de conocimiento, la mejora de la competitividad en el sector empresarial y la generación de oportunidades de negocio y networking. El Foro contará con distintas formas de participación de especial interés para investigadores y Spin-Off universitarias. Por un lado, investigadores y empresas podrán tener una agenda de networking lo que les permitirá mantener más de 30 reuniones de media hora cada una con otros asistentes y socios potenciales, en el transcurso de los dos días y medio del evento. Las reuniones se conciertan a través de una plataforma online donde aparecen especificadas las capacidades tecnológicas y descripción de los participantes. Para tener acceso a esta agenda de networking, los investigadores necesitan realizar la inscripción en el evento dentro de las modalidades Professional Plus o Professional Premium, accediendo al siguiente enlace: https://bit.ly/3imxRVK También resulta de especial interés para investigadores y Spin-Off el espacio Demo Center- TRL7, un espacio expositivo donde poder a conocer prototipos procedentes de grupos de investigación, startups y spinoffs, en búsqueda de inversión, financiación o venta. Por otro lado, se lanzarán diferentes Retos tecnológicos por parte de diferentes empresas buscando soluciones innovadoras procedentes de diferentes centros de investigación e instituciones. Por su parte, a través del Open Call for Deep Tech Start-ups, los startups y Spin-Off universitarias tendrán la oportunidad de aumentar su visibilidad ante inversores nacionales e internacionales. Otros espacios temáticos de interés del Foro Transfiere 2023 son los siguientes: Science Room: Los protagonistas de este espacio son la Transferencia del conocimiento mediante la presentación de casos de éxito y lecciones aprendidas y la investigación e innovación en salud. Innovation Room: Los ejes centrales de este espacio son las tecnologías disruptivas, I+D+i en el ámbito empresarial y fondos para la reactivación. Ágora: Como novedad en la Edición 2023, Transfiere ofrece un nuevo programa de contenidos y ponentes dentro de un espacio exclusivo denominado Ágora. Este programa acercará a los profesionales que elijan el nivel más alto de participación, a un espacio de reflexión y debate sobre las temáticas en tendencia que definirán el futuro del ecosistema de innovación En definitiva, el Foro Transfiere se convierte cada año en Málaga en una cita ineludible para todos los Agentes del Ecosistema, entre los que se encuentran las Universidades y por supuesto, sus investigadores. La cita será los próximos días 15, 16 y 17 de febrero de 2023 en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

Divulgación Científica UMU

null Entrevista al Profesor José Sebastián Carrión

Antes de nada nos gustaría que nos hiciera un breve resumen de su trayectoria

José S. Carrión dando una conferencia en GibraltarSi niego la remota posibilidad de haber sido en otra vida un pirata berberisco o una foca monje, supongo que mi trayectoria comienza un 20 de marzo de 1962, que fue el día en que Carmen García me parió con dolor y alegría en una casa humilde de Jumilla. Por mi origen social, supongo que lo esperable era que me dedicara a la agricultura o a la albañilería, lo cual tampoco habría estado mal del todo. Pero mis padres, aconsejados por los primeros maestros, sobre todo Ana Tomás (Doña Anita) y Antonio Verdú, se empeñaron en que debía concluir la enseñanza media y hacer carrera universitaria. No resultó sencillo, porque fui un niño y un adolescente tan aplicado en el estudio como temperamental en la conducta. Tampoco lo fue para mis padres, uno tuvo que irse a Suiza durante una década, la otra pasarse los fines de semana y fiestas de guardar vendiendo entradas en la taquilla de un cine. Lo que pasa es que cuando la vida te pone las cosas duras, en realidad, es que te está sonriendo. Las dificultades suelen acabar siendo grandes oportunidades.

El caso es que acabé estudiando biología en la Universidad de Murcia. Allí me licencié en 1985 y doctoré en 1990. Ocupo una plaza de catedrático de Evolución Vegetal desde la primavera del año 2004 y trato de dirigir el grupo de investigación E005-11, denominado "Palinología y Estudios Paleoambientales" (algún nombre había que ponerle, aunque la ciencia casa mal con las barreras etimológicas).

J. S. CarriónLo demás sería aburrido para una audiencia tan amplia. No voy, por tanto, a listar las publicaciones ni los proyectos, conferencias, cursos o estancias en el extranjero, comisiones internacionales y todo eso que se cifra cuando uno intenta sacarle las entrañas a los gestores del Plan Nacional de I+D+i. Pero sí que mencionaría algunas personas que me parece que han sido críticas en diversas etapas: Joan Domènec Ros, hoy catedrático de ecología en la UB, me convenció de que terminara la tesis (porque yo casi me iba dejando algún muerto a mis espaldas), Michèle Dupré me enseñó cómo desenvolverme con el análisis polínico, y sobre todo, cómo no pasarse de listo con la interpretación de los resultados; Juan Guerra me enseñó pacientemente la tarea del profesor y me dio la "alternativa" cuando era director de mi departamento. Clive Finlayson me ha instruido sobre cómo cocinar la ecología con la paleoantropología en la misma sartén sin que se te pegue el producto. Y mi padre, Bartolomé Carrión, me dio el carácter revuelto y resuelto, la cosmogonía que me permite cabrearme y, al tiempo, mantenerme en pie en esta jungla medieval. Ser un científico vocacional en este país, y no morir en el intento, requiere bastante de filosofía positiva y mucho de amor. Solos nos estrellaríamos. Yo tengo buenos amigos, compañeros honestos y trabajadores, dos hermanas honradas e inteligentes, una hija que es un sol y una mujer de lujo que, además de quererme, aguanta mis ausencias y comprende las perversidades y obsesiones de la vida de un científico. En esas condiciones, la suerte está casi siempre de mi lado.

¿Cuándo surgieron sus inquietudes por la investigación científica?

José S. Carrión en Nueva YorkDesde que recuerdo mi primera reflexión filosófica, con cinco años, quise estudiar algo relacionado con las ciencias de la naturaleza. Un amigo de la niñez murió de tétanos y supongo que entonces decidí salvar el mundo con la ayuda de un microscopio. Podía pasarme horas cazando ranas, criando arañas en cajas de fósforos, o escondiendo y alimentando lagartijas y culebras en mi casa para que mi madre no se diera cuenta. Se puede decir, por tanto, que mi vocación más primaria era etológica, aunque finalmente acabé haciendo la especialidad de botánica en la Facultad de Biología de la Universidad de Murcia. Paco Alcaraz, hoy compañero en el departamento, tuvo la mala idea de sacarme al campo y la vida de las plantas acabó por fascinarme. Al final, y lamentablemente, hubo conflictos (¡son tan frecuentes en nuestra vida cotidiana!) y supongo que él no sabe que yo he llegado a reconocerle. Fue un buen profesor y solo conservo los buenos recuerdos.

En el curso de los años, mi trabajo ha llegado a resultarme muy divertido porque no es nada tedioso: incluye trabajo microscópico (con fases de "Eureka"), viajes y salidas al campo, discusiones en un entorno pluridisciplinar (con lo cual siempre estoy aprendiendo) y retos competitivos que me parecen estimulantes. Como aspectos interesantes quizá resaltaría mis aventuras científicas en Sudáfrica, donde intenté poner a prueba las posibilidades del análisis polínico de sedimentos en zonas áridas y subtropicales. Con mi colega Louis Scott he pasado algunos de los momentos "clímax" de mi carrera, especialmente cuando tuve que ingeniármelas para extraerle del trasero una garrapata en el desierto del Namib. No fue fácil porque el bicho tenía la probóscide bien encajada y temíamos una infección por ricketsias, que con en esa especie de garrapata, habría sido mortal. Si Louis se muere, muchos buenos trabajos no habrían visto la luz y seguramente, si no visito con él el yacimiento de Sterkfontein, no me habría dirigido hacia la ecología del hombre fósil.

¿Cuántas personas integran su equipo y en que líneas de investigación trabajan principalmente?

Integrantes del Grupo de InvestigaciónDepende de lo que se estime por "equipo". Si se refiere al personal de plantilla en la UMU, estoy solo, aunque bien acompañado por dos contratados, uno salvado de las filas del paro por la Fundación Séneca (el doctor Santiago Fernández) y otra por el Ministerio (Fátima Valle). No me lamentaré sobre las razones por las que mi grupo es tan notoriamente reducido. Hay condicionantes históricos, responsabilidades propias y algunas expectativas fallidas por exceso de confianza. Dicho esto, tengo que decir, que gracias a los trenes, los aviones, las carreteras y la Internet, mi grupo de trabajo es enorme. Tengo la fortuna de beneficiarme de la interacción con investigadores del Instituto Pirenaico de Ecología (Zaragoza), Museos Geominero y de Ciencias Naturales (Madrid), Instituto de Historia del CSIC, Museo de Gibraltar, Universidades de Sevilla, Huelva, Valencia, Politécnica y Autónoma de Madrid, Granada, Oxford, Columbia en Nueva York, Institución Smithsoniana en Washington, Free State en Sudáfrica, Royal Holloway y Brunel en la Universidad de Londres, etc. A muchos de ellos los coordino en diversos proyectos regionales, nacionales e internacionales. Otros intentan organizarme a mí. Pero prefiero pensar que somos un equipo en carrera de relevos. Y no tenemos grandes dificultades para conseguir financiación. Bueno, casi nadie que conozco tiene o debería tener grandes dificultades. Y si lo duda, que repase la historia reciente de España y se animará muchísimo.

Desde otra perspectiva, mi equipo se extiende a la multitud de personas que, con su trabajo silencioso y anónimo, nos ayudan diariamente a gestionar los proyectos, las asignaturas y los procesos de evaluación. Por ejemplo, el grupo de gestión de la investigación, sito en la antigua Facultad de Informática, es especialmente valioso y yo los siento también como parte de mi equipo. No llegan más lejos porque las normas son muros y los que cobran o han sido elegidos para derribarlos tienen otras prioridades en su agenda. Entre otras cosas, porque pasan por encima de nuestros muros en helicóptero.

Cómo proyectos de interés ¿Cuál destacaría?

Probablemente los más recientes, todos ellos relacionados con el establecimiento de escenarios ecológicos para las pautas y procesos de evolución humana y cambio cultural, con énfasis en la Península Ibérica, pero también con actividades en África y otros puntos del sur de Europa. No descarto dar un giro copernicano a mi actividad en los próximos años. A veces es preciso lanzarse, sin más. Entre otras cosas porque me considero un aficionado en mi trabajo. Como decía Charles Chaplin, la vida es tan corta que no da para más.

Probablemente sigan siendo los escenarios ecológicos elementos fundamentales en la evolución humana y el cambio cultural

Un grano de polen al microscopio electrónico de barrido. Este es un tipo frecuente en los análisis polínicosSi efectivamente, pero además existe una coincidencia soprendente; hay investigaciones psicológicas en las cuales a individuos de muy diferentes razas, culturas y países les hacen visualizar imágenes de paisajes debiendo valorarlas en función de aquellas que les resulten más agradables o les inspire más confianza. En una mayoría abrumadora casi todo el mundo apuesta por paisajes abiertos y con un número reducido de árboles, un paisaje que podría ser similar a la sabana en algunas zonas de Tanzania, Kenia o Sudáfrica, pero también en lo que es la campiña inglesa o neozelandesa o las dehesas extremeñas y andaluzas.

Y la paleontología nos descubre que la mayor parte de yacimientos de homínidos son asentamientos que están en una situación cercana a la que describía y que la mayor parte de paisajes que nosotros hemos sido capaces de reproducir son paisajes similares también… y luego con la cercanía del agua, agua dulce. Además hay otro rasgo común, los asentamientos permanentes suelen ser sitios en "ECOTONO", se trata de zonas de transición en las cuales existen varios tipos de ambientes al alcance, por ejemplo, de un día de travesía. Cerca de un bosque pero a la vez tienes cerca una pradera, estepa o sabana. Y bueno si tienes la costa al lado fantástico, de hecho en los momentos más críticos del cambio climático el hombre siempre se ha ido al litoral, siempre.

Precisamente lo que hemos encontrado en Gibraltar es un fenómeno que está bien explicado con este modelo y que también se encuentra en Sumatra, en Java, en el este de China, en las costas de Japón, o en el estrecho del Bab el Mandeb entre Somalia y la Peninsula Arábiga. Sistemáticamente el hombre, en los momentos más fríos climáticamente, ha ido buscando siempre este tipo de zonas. Plataformas litorales pero cerca de sistemas montañosos donde se tiene acceso a animales que viven en bosques, animales que viven en pradera, en sabana y estepa abierta, a recursos marinos, por supuesto pesca, estos individuos comían focas monje, delfín, pescaban y cazaban todo tipo de aves.

Sin duda este descubrimiento de Gibraltar es tan sólo la punta del iceberg, de muchos años de trabajo ¿Cómo empieza a gestarse esta investigación y como evoluciona?

Gran bisonte macho de Altamira donde trabajó una temporadaPues de forma casual, como casi todo en la vida. Hace unos años apareció publicado un artículo extraordinariamente crítico con algunos de mis trabajos y al mismo tiempo con los trabajos de un compañero del Museo de Gibraltar, al que, hasta entonces no conocía más allá de la lectura mutua. Tras leer la crítica envié a esa revista una contestación, y resulto que Clive Finlayson había enviado otra replica, entonces descubrí que existían un buen número de coincidencias, resultó que llegábamos conclusiones similares desde perspectivas distintas, en su caso la paleozoología, Clive  es experto en aves, y en el mío la paleobotánica. No tardamos mucho en conocernos y comenzar a colaborar.

Un par de años después llego el descubrimiento de la edad, hicimos una tanda muy larga de dataciones en todas las secuencias tracigráficas y observamos que las dataciones más recientes se nos iban casi hasta 24 o 25.000 años antes del presente. Las dataciones mostraban que había evidencia de útiles de neandertales, lo cual era tremendo, y entonces publicamos la información en "Nature". Esto fue en el año 2006, y lo que establecíamos, fundamentalmente, era la existencia de neandertales en un momento en el que ya se daban por extinguidos, sobre todo en centro y norte de España.

A partir de ese momento empezamos a hacer análisis finos, desde isótopos de algunos colegas, hasta granos de polen fosilizados, de los que me encargué yo, y empezamos a encontrar especies que no eran normales, no era normal encontrar tanta diversidad vegetal y luego tanta diversidad faunística en esa época, ya que se trataba de una época extraordinariamente fría. Hemos de tener en cuenta que el Peñón de Gibraltar no se parecía en nada a lo que es en la actualidad, se trataba de un plataforma emergida y había por lo menos 50 o 60 km hasta la costa mientras que ahora está a línea de costa.

La primera gran noticia fue establecer la cronología, fue un verdadero espaldarazo encontrar un neandertal, y luego el descubrimiento posterior, el hecho de que durante todo el episodio, entre 50000 y 24000,25000 años antes del presente aquello era una especie de jardín botánico con una compilación de especies que habían desaparecido de todas las zonas esteparias interiores de la península, era un sitio con recursos, de una enorme diversidad. Y ahora seguirmos investigando, ya que nos encontramos con otro fenomeno de gran relevancia, y es que el neandertal y nuestra especie, que llega a la misma cueva en 18000-19000, tienen el mismo comportamiento ecológico, o sea, comen lo mismo y se comportan de la misma manera, hacen una dieta diferente pero se comportan desde el punto de vista de los recursos de caza exactamente igual. O sea que si nosotros miráramos lo que es neandertal y nuestra especie en el sitio concreto de Gibraltar podríamos decir que entre evolución intelectual o cognitiva hubo poca y que los neandertales eran una especie perfectamente adaptada a su entorno, perfectamente adaptada a cazar y comer de todo y servirse de todos los recursos disponibles exactamente igual que nuestra especie. No sabemos si eran capaces de tocar el piano pero desde luego de lo que si eran capaces era de adaptarse a su medio, a su entorno perfectamente .

¿Podría explicar en qué consiste su actual línea investigación?

En las excavaciones paleontológicas de Fonelas, Granada Cabe resaltar que la mayoría de las investigaciones ecológicas y evolutivas actuales tienen un evidente sesgo neontológico. Nuestra línea de investigación trata de atender la necesidad de aproximaciones temporales en escalas superiores a la centuria Básicamente, en la elaboración de modelos que incorporen las respuestas de las poblaciones de homínidos a los cambios del paisaje vegetal durante los últimos 5 millones de años en la Península Ibérica. Esto afecta tanto a las pautas de extinción y supervivencia biológica, como a las de variación geográfica y adaptación tecnológica. Asimismo, pretendemos establecer relaciones entre las transiciones ecológicas y los cambios culturales durante el Holoceno (últimos diez mil años), incluyendo los escenarios de colapso socioeconómico. Estas investigaciones deberían proporcionar conocimientos para definir la composición y estructura de la vegetación ibérica previa a la instalación de los diferentes sistemas de paisaje cultural (estado preantrópico) y para validar modelos predictivos de dinámica vegetal y definir condiciones de umbral bajo el impacto de las actividades humanas. La base epistémica son las investigaciones llevadas a cabo en África con Australopithecus, Paranthropus y Homo. En cuanto a los métodos, se trata de una línea que, multidisciplinarmente, incluye un componente analítico con diferentes archivos e indicadores (palinología, antracología, fitolitos, dendrología, sedimentología, recuento de microcarbones), vías de desarrollo conceptual (pautas y procesos de cambio eco-cultural y posibles nexos causales) y algunos aspectos emergentes de naturaleza práctica en biología de la conservación.para la resolución de problemas relacionados con la resiliencia y vulnerabilidad de los ecosistemas terrestres, con los modelos fitogeográficos y fitosociológicos existentes y con la evaluación de los impactos a largo plazo del cambio climático.

¿Qué aplicaciones tiene?

El ámbito de aplicación de la línea que acabo de describir sería transversal, es decir, hay cantidad de cuestiones específicas y aplicaciones que podrían ser abordadas a través de la información contenible en nuestras bases de datos y que se adecúan a los objetivos de muchos programas de investigación regional, nacional e internacional en Biodiversidad, Biología de Organismos y Sistemas, Biodiversidad y Cambio Climático. En particular resaltaría en la Estrategia sobre Biodiversidad, Banco de Datos de la Naturaleza, Planes de lucha contra la erosión y desertificación, Ampliación de Parques, Incendios forestales y Diagnósticos sobre sostenibilidad. Aparte de lo anterior, el análisis polínico, como método, encuentra aplicaciones probadas en asuntos tan diversos como la definición de un escenario forense, diagnóstico de mieles fraudulentas, predicción de cosechas y de concentraciones de alérgenos atmosféricos, y un largo etcétera.

Hay quien opina que cuando el investigador no logra comunicar sus resultados no consigue un verdadero éxito científico ¿qué opina de esta afirmación?

J. S. CarriónSupongo que debe referirse a algún español porque lo cierto es que nos encanta opinar. Decía Claude Chabrol que "la tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia: la inteligencia tiene límites, la tontería no". Hablando en serio, yo para esto soy muy hedonista. Para mí, que el éxito científico reside en la felicidad que te reporta lo que haces. Así que la citada opinión me parece respetable, pero carente de fundamento. Primero, porque la realidad antropológica es muy compleja. Los criterios de lo que es o no es exitoso son también muy volubles. Hay grandes investigadores que son autistas en la comunicación y otros casi sociópatas en según qué situaciones. El éxito debería de poder medirse (si es que nos empeñamos) por lo que es capaz de aportar en términos de conocimiento nuevo, remoción de paradigmas y mejora del mundo en que vivimos. De todas formas, no creo que haya nada más exitoso que la ciencia, y estoy convencido de que es la actividad más honorable a la que puede dedicarse el ser humano. Lo que no me gusta es la percepción de que los investigadores somos mercancías. Me refiero a que la deformación de juzgarnos por nuestro currículo hace que a veces concibamos nuestra existencia como una especie de torneo o incluso de fondo de inversión bancaria. Si triplicas lo que inviertes, es que tienes éxito, sino te tienes que sentir un fracasado. La investigación es tan compleja como sus agentes, los investigadores. Me parecería bien que nuestros gestores hicieran la debida protección a la diversidad. No me van los estereotipos y no creo poder dar lecciones a nadie.

Desde su perspectiva como investigador de un centro público de investigación ¿qué medidas considera necesarias para fomentar la protección de los resultados de la investigación y su comercialización?

No tengo una opinión formada sobre el particular, entre otras cosas porque nunca he tenido un cargo relacionado con la gestión y porque no he tenido ni tiempo, ni ambicion, ni equipo humano para saltar al mundo de las patentes. No suelo pensar en los asuntos de los que no tengo que ocuparme, salvo que me apetezca fantasear con ellos. Además, pensar demasiado es malo para la salud. Lo dicen los estudios científicos.

Ir arriba