Servicio de Psicología Aplicada (SEPA)

Publicador de contenidos

null Más de 20.000 condenas por violencia de género

ESPAÑA CUENTA CON MÁS DE 20 MIL CONDENAS AL AÑO POR VIOLENCIA DE GÉNERO 

Conocer las características y los motivos de estos agresores facilitaría la adopción de medidas preventivas dirigidas a evitar nuevos sucesos 

Las cifras de condenados por violencia contra la pareja en España van en aumento. En la actualidad se emiten más de 20.000 condenas al año y en las cárceles españolas hay más de 3.800 presos por este tipo de delito.

Un estudio[i] del Servicio de Psicología Aplicada de la Universidad de Murcia en colaboración con el Centro Penitenciario de Murcia señala que se podría prevenir reincidencias en los agresores en violencia de género. Saber qué tipo de agresores tienen más posibilidades de reincidir es fundamental para establecer las medidas necesarias para prevenir nuevos casos (ver publicación en INFOCOP).

El estudio señala varias clasificaciones de agresores donde se relacionan trastornos de personalidad, con tipo de violencia y características psicológicas. Estas tipologías aportan información a la hora de valorar  el riesgo de reincidencia, para evaluarlo hay distintos instrumentos de medida, que valoran hasta 20 factores de riesgo. Utilizando estos factores de riesgo junto con el diagnóstico en trastorno de personalidad se han llegado a  identificar tres tipos de agresores, dependiendo de su riesgo de reincidencia:  

El primer tipo de agresores, son los de mayor riesgo de reincidir, presentan un perfil de delincuente habitual, donde predomina el uso de violencia en distintos contextos, un desajuste social con problemas económicos y laborales, junto con consumo de drogas y alcohol. A estas características se le suman la del perfil típico de agresor contra la pareja, es decir, aquel que no acepta las órdenes de alejamiento, quebrantándolas; con rasgos de personalidad límite, cumpliendo el habitual ciclo de violencia, donde se suceden las fases de arrepentimiento con la de explosiones de ira. Este perfil de agresor es el más complicado de abordar.

El segundo tipo de agresores lo constituirían los de riesgo medio de reincidencia, Son hombres con problemas en las relaciones de pareja, que los resuelven con violencia, como lo harían en otros tipos de conflictos. Su marcado perfil antisocial queda reflejado en sus numerosos antecedentes penales, drogadicción y desajuste social. En este grupo de agresores para evitar la reincidencia, los programas deberían centrarse en su toxicomanía, ajuste social y la resolución adecuada de conflictos. 

El tercer tipo son los agresores con menor riesgo de reincidencia, que presentan un perfil de mayor normalidad social, carecen de antecedentes penales, presentan buen ajuste social y carecen de trastorno de la personalidad, mostrando únicamente consumo abusivo de alcohol. El hecho de que finalicen en prisión, a pesar de que su violencia es más sutil por no utilizar la fuerza física, sino el control y acoso psicológico, denota que las víctimas se sienten respaldadas para interponer denuncias ante cualquier tipo de violencia, fruto de la concienciación social que está surgiendo en los últimos años en nuestro país. 

 

Los resultados obtenidos identifican una relación importante entre trastorno de personalidad, características del agresor y riesgo de reincidencia, lo que debería  tenerse en cuenta para la toma de decisiones a nivel policial, judicial, penitenciario y terapéutico. 



[i] Los autores de este estudio son Bartolomé Llor-Esteban, Jesús J. García-Jiménez, José Antonio Ruiz-Hernández y Carmen Godoy-Fernández