Servicio de Psicología Aplicada (SEPA)

Publicador de contenidos

null Falta de adherencia y problemas de salud mental, asociados a la diabetes

DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES

          El 14 de Noviembre, es el Día Mundial de la Diabetes. Se creó en 1991 como medio para aumentar la concienciación global sobre la diabetes. Nos recuerda que la incidencia de esta grave afección se halla en aumento y continuará esta tendencia a no ser que emprendamos acciones desde ahora para prevenir este enorme crecimiento. En 2015 la diabetes fue el motivo de fallecimiento de 1,6 millones de personas, contando actualmente con más de 422 millones de afectados en todo el mundo y, según las estimaciones de la OMS, la diabetes se convertirá en la séptima causa de mortalidad en el año 2030.

          En relación con el abordaje eficaz de la diabetes, los principales organismos internacionales y asociaciones de salud establecen la necesidad de adoptar un enfoque de salud integral, que tenga en cuenta no solo la enfermedad física sino también los problemas de salud mental que suelen ir asociados a esta patología. Así, los estudios muestran una mayor prevalencia de problemas de depresión o ansiedad frente a la población general (con una incidencia del 41% para la depresión y del 49% para los trastornos de ansiedad frente a menos del 10% en ambos casos para la población general), por lo que la diabetes puede ser considerada una de las enfermedades físicas más demandante psicológica y conductualmente, debido a su condición crónica.

          Es importante incidir sobre la idea de que un gran porcentaje de casos se puede prevenir. En concreto, la diabetes de tipo 2, que se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. Los aspectos más importantes para esta prevención serían una dieta saludable, una actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y la evitación del consumo de tabaco.

          A pesar de las complicaciones, muchos pacientes no llevan a cabo una correcta adherencia al tratamiento, ni siguen las recomendaciones de su médico. Esto realmente ocupa un importante problema en esta enfermedad, además de otras repercusiones psicológicas notables, tales como un bajo autoconcepto, las implicaciones sociales y la conducta poco adaptativa ante la enfermedad observable en estos sujetos.

          Por último y en la medida en que el adecuado control de la diabetes requiere la participación activa del paciente y depende del cumplimiento de los objetivos terapéuticos relacionados con las modificaciones en los estilos de vida y la medicación, la presencia concomitante de los trastornos de salud mental puede complicar extremadamente el adecuado manejo de esta enfermedad, al mermar la capacidad del paciente para ejercer control sobre la misma. Además, la presencia de trastornos de salud mental comórbidos a la diabetes se ha asociado con peores resultados en el estado de salud de estas personas. Incluso los estados depresivos más leves se han asociado con problemas en la adherencia al tratamiento farmacológico de la diabetes, mayor riesgo de complicaciones, mayor deterioro funcional, costes médicos más elevados y mayor riesgo de mortalidad.

Si desea más información o necesita ayuda respecto a esta temática u otras relacionadas, no dude en contactar con nosotros