Museo de la Universidad de Murcia

Pedro LilloExposición "La faceta artística del Profesor Pedro Antonio Lillo Carpio". Del 19 de enero al 6 de febrero de 2006.

Sala de Exposición Temporal del Museo de la Universidad de Murcia.

Conocí a Pedro en el otoño de 1976 en las excavaciones de Santa Catalina del Monte cuando yo todavía adolescente, dieciseis años, acababa de empezar a estudiar en la Universidad. Desde el primer día tuve una estupenda relación con Pedro Antonio Lillo, en aquel entonces redactando su tesis doctoral, dos cosas me impresionaron de él. La primera su profesionalidad y la segunda su afán por explicarnos a nuestro nivel, estudiante de primero y segundo de Historia, desde la metodología arqueológica hasta cualquier hallazgo cerámico que se produjese en la cuadrícula. Aquella primera experiencia creo que fue fundamental para el resto de mi carrera.

Ahora no voy a relatar los muchos méritos académicos y profesionales del profesor Pedro A. Lillo Carpio, quiero destacar una faceta que percibí con admiración y cierta envidia desde los primeros días de nuestra amistad, su capacidad para el dibujo. Pedro tenía una aptitud innata que le permitía hacer una caricatura, un dibujo arqueológico o lo que fuese sobre cualquier material con un simple lápiz y a una velocidad asombrosa.

Con el tiempo descubrí que esas aptitudes se extendían a la escultura, tanto en piedra como en madera o hueso, pintura, pirograbados, etc. Una selección de todas estas obras es lo que hoy presentamos en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de la Universidad de Murcia, resumidas bajo el título La faceta artística del Profesor Pedro Antonio Lillo Carpio como sentido homenaje de recuerdo a un amigo y compañero que en mi caso he tenido la suerte de conocer durante casi treinta años.

José Miguel García Cano