Museo de la Universidad de Murcia

Ricardo EscavyExposición "Pinturas de Ricardo Escavy". Del 05 abril de 2005 al 22 de abril de 2005.

Sala de Exposición Temporal del Museo de la Universidad de Murcia.

Descargar Catálogo PDF

La Geometría Impura de Ricardo Escavy

Una de las recuperaciones más sorprendentes llevadas a cabo por la posmodernidad estética he sido la de la geometría; una geometría que, convertidad en seña de identidad por excelencia del modernismo formalista, fue deconstruida sagazmente por artistas de la talla de Peter Halley y Allan McCollum que, desde el frente abierto por el movimiento "neogeo", efectuaron una revisión crítica de los presupuestos discursivos y estéticos sobre los que se había apoyado el arte geométrico moderno. Cuando, en este sentido, se observa la obra de Ricardo Escavy es fácil concluir que las premisas básicas de la misma constituyen un hilo de continuidad en la reflexión que los autores precitados iniciaron a mediados de los 80. De hecho, la recurrencia de Escavy a esquemas compositivos que privilegian el cuadrado abierto al exterior mediante diversos conductos no puede sino recordar los conceptos de "celda" y "tubería" consagrados por Halley como instrumentos efectivos para la deconstrucción -a partir de los argumentos deslizados por Foucault en Surveiller et punir- de la supuesta neutralidad y universalidad de la geometría.

Ahora bien, a tenor de lo que es dable contemplar en sus obras, se puede afirmar que Ricardo Escavy ha comprendido perfectamente que la recuperación de un paradigma racional puro y no contaminado por la experiencia sensorial es del todo imposible -máxime cuando la crisis de la razón es un hecho más que consumado-. De ahí que, en no pocos de sus cuadros, la unidad formal y textural de la superficie pictórica se rompa, para beneficiar aspectos táctiles y accidentales que no suelen estar presente en la obra de autores como Modrian, Malevitch o los minimalistas. Al igual que sucede con un artista como Rufo Criado -uno de los principales representantes españoles de este "neogeometrismo"-, Escavy ha operado una recuperación de la geometría desde su impureza y la hibridación, que, a medida que sus fundamentos lingüísticos ganan en consistencia discursiva, se traduce en una mayor complicación de las composiciones: colores más estridentes, dramatización de los juegos de luces y sombras y, sobre todo el funcionamiento del esquema geométrico como una superficie especular encargada de reflejar, con la mayor nitidez posible, estados de ánimo. Una temporalización tal de dichas estructuras geométricas supone, sin duda alguna, la principal aportación de un joven artista como Ricardo Escavy, cuyos planteamientos de arranque son mucho más que sugerentes y prometedores.

Pedro A. Cruz Sánchez