Facultad de Letras

El Grado en Lengua y Literatura Españolas, implantado tras el procedimiento de adaptación de la titulación de Filología Hispánica iniciado en 2009, ha constituido la cantera de la que se han nutrido los centros de enseñanza de docentes de Lengua y Literatura Españolas, no sólo de la Región de Murcia, sino de las provincias limítrofes, sobre todo Alicante, Almería y Albacete. Los alumnos se sienten atraídos por la calidad de la docencia y el prestigio histórico de la titulación y de su profesorado, pero también por la lógica proximidad geográfica y afinidad lingüística. La demanda de graduados en Lengua y Literatura Españolas (y de licenciados en Filología Hispánica) por parte del sistema educativo era alta y ha habido un alto nivel ocupacional hasta años recientes.

La sucesión de los diferentes planes de estudios y reformas de las enseñanzas secundaria y bachillerato ha mantenido sin cambios importantes la presencia fundamental de la Lengua castellana y su literatura como una de las enseñanzas básicas y obligatorias. En todo caso, en la Región de Murcia se han acumulado a los horarios de enseñanzas de Lengua castellana y su Literatura aquellos que por Ley corresponden a las lenguas y literaturas de cada nacionalidad o región. Todo ello determina que la importancia de esta materia en los niveles de Enseñanza Secundaria Obligatoria y Bachillerato permita augurar un futuro de demanda cuando menos mantenido respecto a la situación actual.

En años recientes, además, los graduados han encontrado empleo en ámbitos como las bibliotecas, las corporaciones locales en puestos de animación cultural o de documentación, archivos y bibliotecas, la prensa, la radio y la televisión, además de la publicidad o el mundo editorial. En los últimos informes de inserción laboral de sus egresados realizados por la Unidad para la Calidad de la Universidad de Murcia, los datos referidos a los alumnos que terminaron el Grado en Lengua y Literatura Españolas muestran una inserción laboral algo más lenta que las carreras de ciclo corto o las científicas, aunque la espera se ve compensada por el hecho de que un porcentaje notable tenía un trabajo relacionado con sus estudios, estaba satisfecho con su trabajo actual y consideraba adecuada su categoría profesional con el nivel de estudios.