Ir arriba

Doctorado en Biología y Tecnología de la Salud Reproductiva

Doctorado en Biología y Tecnología de la Salud Reproductiva

El Programa de Doctorado "Biología y Tecnología de la Salud Reproductiva (REPROBIOL)" es un ambicioso programa de formación especializada de Posgrado en el campo de la reproducción humana y animal para licenciados en las diferentes ramas de Ciencias de la Salud.

Este programa es el resultado de la adaptación a la nueva legislación del Programa de Doctorado con Mención hacia la Excelencia "Biología y Tecnología de la Reproducción en Mamíferos" (Ref. MEE2011-0019).

En REPROBIOL participan a nivel nacional un total de 22 profesores doctores, pero también un número amplio de investigadores extranjeros procedentes de diferentes entidades con convenios vigentes vinculados al programa, como son la Ghent University (UGent, Bélgica), University College Dublin (UCD, Irlanda), University of Okayama (OU, Japón), University of Bonn (UNI-BONN, Alemania) e Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA, España). Además se cuenta con la colaboración puntual, para la formación específica de los alumnos en diferentes técnicas, de otros centros de investigación y universidades como el Institut National de la Recherche Agronomique (INRA-Tours, Francia), University of Massachusetts Amherst (UMass, EEUU), Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMIJU, España), Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI, España), Harvard University (Harvard, EEUU) y Mount Sinai School of Medicine (MSSM, EEUU).

¿Qué objetivos persigue REPROBIOL y cual es su campo de investigación?

El objetivo general del programa consiste en formar doctores que puedan generar nuevos conocimientos para la solución de los problemas reproductivos y que sean capaces posteriormente de transferir ese nuevo conocimiento básico y tecnológico a los centros profesionales especializados.

En las últimas décadas, las Técnicas de Reproducción Asistida (ARTs), así como las estrategias para mejorar la salud reproductiva, tanto en humanos como en animales de granja, han adquirido un papel cada vez mayor en la sociedad por el alto impacto que tienen sobre el bienestar económico, psicológico y social. En los seres humanos, la OMS estima que la infertilidad afecta al 20% de las parejas en los países desarrollados, y esta cifra va en aumento cada año. En los países en desarrollo, se estima que la infertilidad afecta a más de una de cada cuatro mujeres en edad reproductiva. Algunas de las causas principales de la infertilidad, especialmente en Europa y América del Norte son la obesidad, el estrés, las drogas, el consumo de tabaco o el alcohol, las infecciones de transmisión sexual y el aumento de la edad en las mujeres primerizas. Este hecho ha dado lugar a la creación de clínicas de reproducción asistida en todo el mundo para ayudar a las parejas a procrear por métodos diferentes, incluida la gestión de la salud reproductiva, tratamientos de infertilidad (terapia hormonal, inseminación artificial (IA), fecundación in vitro (FIV), transferencia de embriones (TE) o intervenciones ginecológicas). Por otra parte, cada vez más hospitales públicos están incluyendo las tecnologías de reproducción asistida entre sus servicios.

En los mamíferos domésticos, la situación es diferente, pero no menos importante. La IA está bien establecida en especies como el cerdo (con hasta un 90% de las cerdas inseminadas artificialmente) con resultados de fertilidad similares a la monta natural. En el ganado vacuno lechero, el éxito es similar en IA con semen de fertilidad probada, pero con una menor tasa de gestación (60%) debido a las pérdidas embrionarias. En contraste, los resultados no son tan eficaces en otras especies tales como ovejas o cabras principalmente debido a las características anatómicas del cérvix, que dificultan el proceso de inseminación. En caballos, gatos y perros, la IA se limita a casos individuales de alto valor emocional o económico. Al mismo tiempo, el uso de esta tecnología proporciona un incremento en la productividad de las granjas y en los beneficios económicos para los agricultores. Otras tecnologías, como la FIV o la TE todavía se utilizan sobre todo en un contexto de investigación, aparte de algunas excepciones de aplicación comercial. Así, mientras que en la vaca su interés comercial y productivo es muy elevado, la FIV y la TE todavía están lejos de este nivel en la especie porcina. Los datos de la Sociedad Internacional de Transferencia de Embriones (International Embryo Transfer Society, IETS, www.iets.org) sobre el aumento progresivo del número de transferencias de embriones en ovejas, cabras, caballos y cérvidos (sobre todo en Australia, China y Nueva Zelanda) han demostrado que si estos embriones pudieran ser eficientemente obtenidos bajo condiciones in vitro, la incorporación de esta tecnología en el sector productivo sería inmediata. Las aplicaciones potenciales incluyen un aumento de la eficiencia en la producción animal (mediante el control del sexo en las explotaciones ganaderas, el uso de la genómica para la selección asistida por marcadores), una contribución a la preservación de las razas en peligro de extinción y algunas aplicaciones en biomedicina relacionadas con la clonación de animales transgénicos o para xenotrasplantes. Por otra parte, la obtención de embriones recolectados in vivo, bajo determinadas normas sanitarias, permite garantizar la exportación de embriones libres de patógenos específicos entre países que tienen restringido el intercambio de animales vivos por razones sanitarias

La gran ventaja que supone la colaboración entre profesionales de la Medicina, la Veterinaria y las Ciencias Biológicas se ve claramente reflejada en la creación de un programa de formación de alta calidad: no es posible el avance en ninguna rama de la Medicina Humana sin una investigación rigurosa que respalde esos avances, y esta investigación, en un elevado porcentaje de ocasiones, debe realizarse en modelos animales. Por otra parte, el desarrollo de equipos sofisticados o de drogas sintéticas para animales y para la investigación veterinaria, a menudo se derivan de la industria farmacéutica humana.

Las ventajas potenciales de un programa común médico-veterinario-biológico para estudiantes de doctorado incluyen un aumento en sus futuras oportunidades de empleo, un nivel más amplio y elevado de educación y una gama mayor de habilidades y competencias a adquirir para responder a los desafíos actuales.

Contacto

Dña. María Jiménez Movilla
Facultad de Medicina
mariajm@um.es
+34 868 88 9432
+34 868 88 4147

Portal de Estudios de la Universidad de Murcia
Teléfono: 868 88 88 88
cau@um.es