Centro de Estudios de Arqueología Virtual

De España a Chipre, desde Libia hasta Croacia, el mar Mediterráneo baña a distintos países, a distintas culturas, siendo testigo de miles de años de civilización europea. Hoy, el Mare Nostrum romano sigue siendo un destino obligado para quien quiera conocer zonas que han sido claves en la historia de la humanidad.

A lo largo de los siglos, el tránsito de viajeros entre países mediterráneos ha sido muy intenso, impregnándose entre sí las distintas culturas, lo que hace que tengamos referencias, costumbres y monumentos propios de civilizaciones distintas a las que en origen estaban asentadas. Tras tantos años de viajes de carácter comercial y guerras entre los distintos pueblos que comparten sus aguas, se crea una conciencia que comparte muchos de sus contenidos. Esta conciencia y forma de vivir se expande a varios ámbitos, pudiéndose hablar de cultura mediterránea. El paso del tiempo y la historia ha conseguido mezclar en el Mediterráneo a civilizaciones, culturas, religiones, costumbres y modos de ser distintas. A veces de forma pacífica, a veces de forma belicosa, el resultado actual de todo ello es la cooperación y un intento de mutuo entendimiento entre los distintos países mediterráneos. Este mar, ha sido y es crisol de culturas, en él se funde lo que hoy es nuestra realidad. El Mediterráneo no ha sido yuxtaposición, sino suma de culturas: etrusca, fenicia, griega, romana, visigoda, morisca, judía y cristiana. Punto de encuentro de estas diferentes culturas y civilizaciones, es un espacio privilegiado donde todas han dejado huella. Hoy vuelve a renacer con el ciberespacio convertido en la nueva lengua del siglo XXI. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación pueden desempeñar un papel clave en la preservación y puesta en valor de ese patrimonio, ayudando a miles de personas a entender mejor su pasado y de esta forma, recuperando el espíritu de hermandad que existía entre todos los pueblos que habitaban el mediterráneo.

Patrimonio, Tecnología y Turismo conforman un triangulo que adecuadamente gestionado puede ayudar a mejorar las condiciones de vida de muchas personas en ambas orillas del mediterráneo. Las universidades del mediterráneo del s. XXI, como centros del saber que engloba toda cultura, tienen el compromiso de alcanzar la excelencia en todos los campos de estudio que desarrollan. Desde esta filosofía, y en el marco de los campus de excelencia internacional, nace el Centro de Estudios sobre Arqueología Virtual denominado Centro Mediterráneo de Innovación Digital en Patrimonio Cultural (DigitalMED), en la Universidad de Murcia. Este centro se presenta con una clara vocación interdisciplinaria e interdepartamental, englobando a investigadores y profesores pertenecientes a diversos departamentos de la Facultad de Bellas Artes, de Educación, de Informática y de Letras.