Discurso de Tom Wilson con motivo de la graduación de la XIII promoción de Diplomados y la IV de Licenciados

Address to the Graduating Class of the Licenciado en Documentación and the Diplomatura en Biblioteconomía y Documentación, Universidad de Murcia, May 2003

"Distinguido Rector Magnífico de la Universidad de Murcia, colegas, amigos, estudiantes que os graduáis, señoras y señores - gracias por invitarme a dar este breve discurso, con motivo de esta feliz ocasión, para todos aquéllos que han estado comprometidos en la enseñanza y el aprendizaje, y que ahora conjuntamente celebran el éxito"

Me produce una enorme satisfacción volver a la Universidad de Murcia - que no he frecuentado, pero en la que en cada visita me he sentido rodeado por amigos, en lugar de simplemente colegas profesionales. ¡A mi pesar no hablo español, - mis amigos han traducido mis palabras, palabras que ahora leo - pero espero que mi mal uso de la lengua de Cervantes no oculte completamente el sentimiento de estas palabras!

Un discurso en una graduación es una gran responsabilidad y yo tengo poca experiencia en decir el tipo de cosas correctas que se deben decir en una ocasión como esta, pero tengo una cierta ventaja - creo que el mundo de la información es un mundo apasionante y que les dará oportunidades excelentes de hacer fascinantes carreras profesionales.

El mundo de la información ha cambiado dramáticamente en un tiempo muy corto. Hace diez años, aún se pensaba en las bibliotecas como edificios que contenían libros y era muy nueva la idea de una 'biblioteca digital ', el World Wide Web estaba en su infancia más temprana (en enero de 1993 había sólo 50 servidores de HTTP conocidos en el mundo y la primera versión de Mosaic fue lanzada en febrero del mismo año), la "búsqueda en línea" se entendía como la búsqueda en las bases de datos en línea propietarias de Dialog y otros 'proveedores de información', la "búsqueda de información" significaba la visita a la biblioteca y la búsqueda en el catálogo y los estantes de la información de interés, y la publicación electrónica se confinaba a algunas áreas bastante esotéricas de la ciencia.

Hoy, la biblioteca universitaria es una 'biblioteca híbrida' - que todavía colecciona y guarda libros y revistas impresas, pero que también negocia con los editores para el acceso a las versiones electrónicas. Hoy, se visita menos la biblioteca, pero los estudiantes, profesores e investigadores tienen acceso a un rango más amplio de recursos de información que antes, y la mayoría de ellos acceden mediante un ordenador de escritorio o un portátil conectado a la red del campus y a Internet. Hace diez años la red en mi propio Departamento se limitaba al Departamento; usando terminales conectados a un mini-ordenador de Data General, y ejecutando software de automatización de oficina. En ese momento era uno de los dos únicos sistemas en toda la Universidad. Hoy, el sistema consiste en PCs basados en Windows, conectados por una red Novell al campus y a Internet.

Es difícil para mí recordar lo que había hace diez años en el escritorio de mi casa - un PC ciertamente, pero sin conexión a Internet y usado principalmente como un procesador de textos. Hoy, en la casa hay dos portátiles y un ordenador de escritorio, con una conexión DSL a Internet y una red inalámbrica que los conecta a todos. ¡Ahora es posible coger un portátil y trabajar en cualquier parte en la casa, incluso fuera en el jardín - aunque el tiempo inglés raramente lo haga posible!

Si se han experimentado estos cambios en tan sólo diez años, ¿cuántos cambios probablemente se producirán en los próximos diez, o veinte, o en toda su vida activa?

Por supuesto, nadie sabe la respuesta a una pregunta así. Nosotros no podemos decir lo que el futuro traerá. Todos nosotros podemos estar completamente seguros que las previsiones que hagamos estarán equivocadas - pero no sabemos si serán demasiado radicales o demasiado conservadoras, demasiado pesimistas o demasiado optimistas.

Podemos especular, sin embargo; podemos arriesgarnos a hacer algunas suposiciones, algunas "a ojo de buen cubero", sobre a qué se parecerá el mundo de la información del futuro. ¡Puede registrar diez años y descubrir lo limitada que era mi imaginación y lo tonto que fui al no adivinar esa genial nueva invención que triunfó en 2007! Y éste es el problema al hacer suposiciones sobre el futuro - podemos hacerlas sólo en base a lo que sabemos sobre tendencias o cambios continuos, y los cambios de verdad importantes son ocasionados por nuevas invenciones que provocan un cambio discontinuo - los cambios en el modelo de cosas que hacen la vida completamente diferente de lo que era antes.

El World Wide Web y el navegador fueron esas invenciones - después de todo, Internet está funcionando desde 1962 (como ARPANET) sin que el mundo en general se fijase en su existencia. Y no sabemos si alguna invención similar pondrá al mundo completamente al revés - de nuevo.

Así, pensando sobre el futuro en el que se habitará y trabajará, tengo que mirar en dónde estamos ahora y qué desarrollos son probables. Primero, es bastante evidente, pienso yo, que a menos que ocurra algún desastre mundial importante, las redes electrónicas están aquí para quedarse y probablemente se volverán más omnipresentes. La 'Informática ubicua' es uno de los sueños de los laboratorios de computación, con ordenadores usables conectados por medios inalámbricos a las redes. Puede pasar algún tiempo antes de que ocurra, pero ya, muchos de nosotros llevamos pequeños dispositivos que reciben señales inalámbricas que llevan conversaciones y mensajes de texto, y para aquéllos con los últimos modelos, conexión a los Proveedores de servicios de Internet y con la posibilidad de usar la tecnología de corta distancia como infrarrojos y Bluetooth para conectar un dispositivo a otro.

Ya he mencionado la red inalámbrica de mi casa - a la que por lo menos uno de mis vecinos probablemente podría acceder sin tener que subscribirse a un ISP - y parece probable que el acceso inalámbrico se convierta en el modo principal de acceso en un futuro no demasiado lejano. Actualmente, el estándar inalámbrico 802.11b ha sido modificado por una compañía de California para permitir la conexión sobre una distancia de aproximadamente seis kilómetros, y se demandan dieciséis kilómetros. Normalmente, la distancia máxima para el estándar es de aproximadamente 100 metros.

Con la conectividad inalámbrica, cualquier lugar se convierte en un lugar de trabajo - un empresario está experimentando con las redes inalámbricas en los territorios indios de los Estados Unidos, y el beneficio para las áreas rurales en general, donde proporcionar conexión por cable, o incluso mediante cables telefónicos puede ser demasiado caro, es obvio. Hoy, las tiendas-café Starbucks, tabernas y bares en diversas partes del Reino Unido, hoteles en diferentes partes del mundo, y las bibliotecas públicas y académicas de los Estados Unidos. están instalando redes inalámbricas para permitir a sus clientes el trabajo con sus propias máquinas en cualquier entorno conveniente o cómodo.

Dada la penetrabilidad de la red, y la probabilidad de que la conectividad inalámbrica se convierta, como poco, en una forma muy importante de conexión a la red, está claro que todos los tipos de proveedores de información deben planificar sus productos de información para que sean accesibles mediante la red. Periódicos, revistas, y publicaciones científicas ya están ampliamente disponibles, o en una forma modificada para su libre distribución, o mediante una suscripción de pago. Los consejos de redacción de las revistas están rebelándose contra las políticas de precios de las compañías editoras, fundando sus propias publicaciones científicas de bajo coste o incluso gratuitas. Y a menudo, esas nuevas revistas sólo están disponibles en línea. Se está procediendo constantemente a la digitalización de la herencia cultural de muchos países, y la reciente destrucción de la Biblioteca Nacional de Irak muestra cuan necesario es asegurar la preservación del patrimonio histórico de una forma u otra.

También es creciente el número de medios mediante los que podemos acceder en este momento a la información disponible a través de la red: y los dispositivos son móviles - desde el pequeño PC tipo notebook, al PDA y el teléfono móvil. Disponemos de pantallas que pueden usarse independientemente del PC mediante el uso de la tecnología inalámbrica. Se podría discutir sobre si se estaría dispuesto a leer cualquier información en la pequeña pantalla del teléfono móvil, pero si todo lo que necesita es el último precio de las acciones que tiene en bolsa, es probable que sea aceptable la recepción de esa información como una página Web móvil. Por otra parte, hay muchos otros dispositivos a su alrededor que podrían ser de su elección.

En otras palabras, si la red es ubicua, entonces la información es ubicua - y cómo la recibe será más una cuestión de cómo trabaja y de dónde trabaja, y de lo que esté dispuesto a pagar, más que de lo que sea su trabajo.

¿Cuáles podrían ser las implicaciones para ustedes, recién entrados en alguno de los diversos campos de la práctica de la información, de estos diversos desarrollos?

Si su área elegida de trabajo está en algún tipo de biblioteca, uno de los hechos importantes, creo, es que el 'trabajo en la biblioteca' ya no se restringe a las personas formadas como bibliotecarios: hoy ese trabajo es en equipo, requiriendo no sólo las habilidades del bibliotecario tradicional, sino también las nuevas habilidades de diseño de sitios Web, habilidades de negociación para obtener acceso a los recursos comerciales, habilidades relacionadas con la interacción entre páginas Web y bases de datos, habilidades de interacción humano-ordenador, especialistas en redes, y otras habilidades además de estas. El éxito de la biblioteca del futuro se basará en la fuerza de su equipo y en la variedad de la experiencia de ese equipo, en lugar de en la formación estándar del bibliotecario profesional. Necesitará ser un trabajador del equipo.

En segundo lugar, y cada vez más, la distribución de información en formato electrónico significa que el bibliotecario debe acostumbrarse a trabajar a distancia. El trabajo de referencia electrónico es una realidad, con algunas bibliotecas contando con salas de chat para este propósito - mantener una conversación electrónica para identificar lo que necesita el usuario y el mejor modo de satisfacer esa necesidad. La interacción en línea exige nuevas habilidades de comunicación que se asientan entre nuestras habilidades normales de comunicación oral y escrita.

En tercer lugar, en ciertas bibliotecas - las bibliotecas nacionales y universitarias en particular, pero también algunas bibliotecas públicas veteranas - están ganando importancia los programas de digitalización. La digitalización no sólo nos permite que conservemos las obras raras y frágiles, también nos permite que difundamos múltiples copias de esos trabajos por todo el mundo y, por tanto, ampliar el acceso y la ayuda a estudiosos. En algunos casos, los programas de la digitalización están permitiendo a los países redescubrir su patrimonio perdido. Por ejemplo, la Biblioteca Nacional de Hungría, con la colaboración internacional, está en proceso de digitalización de los libros de la Biblioteca del Rey Matthias Corvinus - la primera gran biblioteca de humanidades fuera de Italia - qué se dispersó en los siglos posteriores a la muerte del Rey en 1490. En este momento, dondequiera que se encuentre la copia de un "Corvinus", se está digitalizando y la versión digital está enviándose a la Biblioteca Nacional. Y no sólo eso, se están reproduciendo ediciones facsímil de las obras para que los objetos físicos puedan verse de nuevo en la biblioteca.

Proyectos como estos requieren de bibliotecarios que conozcan la historia de los libros que poseen, y su valor para los estudiosos. Además, también se requiere un equipo que pueda seleccionar las ediciones adecuadas para la digitalización y distribución. No es tanto una cuestión de poseer las habilidades técnicas necesarias, sino de ser capaz de evaluar los medios de producción alternativos para asegurar que el material se digitaliza de una forma que lo haga más valioso para los estudiosos.

En cuarto lugar, toda esta inversión en tecnología por parte de las organizaciones y de los individuos se hace considerando la disponibilidad de fondos - y no todos tenemos dinero. Es bien conocido el fenómeno de los ricos en información y los pobres en información, y se necesita la acción pública para asegurar que los recursos gratuitos disponibles sean accesibles por todos. Y mucha información en el Web está disponible gratuitamente. Cómo hacer que la información de pago esté disponible para más gente es una cuestión más difícil y depende de la negociación de contratos con los proveedores de información. Cualesquiera que sean los problemas, sin embargo, nadie en el negocio de proporcionar servicios de información debe olvidarse de su responsabilidad hacia aquéllos que, por una razón u otra, sean incapaces de hacer uso de los sistemas sin ayuda alguna.

En quinto lugar, es probable que aumenten los dilemas éticos a los que se enfrentan los bibliotecarios y los trabajadores de la información. Las redes no sólo permiten el acceso más fácil a la información, también posibilitan un seguimiento más fácil de aquéllos que buscan la información. Puesto que éste es el caso, es probable que los gobiernos aprovechen la oportunidad de supervisar lo que hacemos. En los Estados Unidos en este mismo momento la llamada Ley Patriótica está dando como resultando que los bibliotecarios estén haciendo trizas sus registros de préstamos, quitando los rastros electrónicos de sus terminales de Internet para impedir al FBI acceder a información sobre sus clientes. Podemos estar seguros que éste no será el último esfuerzo por infringir nuestra privacidad y es casi seguro que tendremos que enfrentarnos con problemas similares en el futuro.

Esto me lleva a mi sexto y último punto (¡puesto que he estado hablando bastante tiempo!) En el corazón del trabajo bibliotecario y del trabajo de información está la tarea y la alegría de ayudar a que otras personas descubran lo que necesitan saber. Resolver un problema en una biblioteca de referencia, o descubrir un documento para alguien que no tenía idea de su disponibilidad, o ayudar a que un niño descubra un libro que recordará el resto de su vida - todos éstas son tareas de información, y todas ellas traen la satisfacción tanto al bibliotecario como al usuario de la biblioteca o buscador de información. Pienso que esta alegría de descubrir y ayudar a la gente difícilmente pueda ser superada - es una de las razones que tengo para desarrollar mis diversos sitios Web y, aunque raramente recibo cartas o mensajes que me agradezcan lo que hago, me confirman bastante a menudo que estoy haciendo un trabajo útil. En cualquier instante podemos suponer que en cualquier lugar del mundo a un bibliotecario le están dando las gracias por lo que ha hecho por alguien - y son muy pocas las profesiones en las que sea probable que se de este caso.

Tendrán muchas oportunidades de ayudar a las personas a obtener el conocimiento que necesitan para los propósitos que ellos tengan en su mente - estoy seguro que lo harán bien y les deseo el mayor éxito para el futuro.

Muchas gracias.

Professor T.D. Wilson, PhD
Professor Emeritus
University of Sheffield
U.K.