REVISTA ELECTRÓNICA DE ESTUDIOS FILOLÓGICOS


Manu Chao, análisis sociolingüístico de su cancionero
Izarbe García Sánchez
(Universidad de Murcia)

 

 

 

        

Introducción

1.- Factores contextuales

2.- Factores intertextuales

3.- Análisis de las variedades sociolingüísticas presentes en el texto

3.1.- Variedades contextuales-funcionales.

3.1.1.- Campo discursivo o temática

3.1.2.- Tono o estilo discursivo

3.1.3.- Medio o canal discursivo

3.2.- Variedades dialectales

3.2.1.- Variedades intralingüísticas

3.2.2.- Variedades interlingüísticas

4.- Análisis conclusivo

5.- Bibliografía

6.- ANEXO

 

INTRODUCCIÓN

Lengua, cultura y pensamiento

Como todos sabemos, el vínculo que une estos tres elementos es indiscutible. La intención de las líneas que siguen es justamente la de evidenciar dicho vínculo. Como bien señala Francisco Moreno Fernández1, las lenguas ostentan una visión del mundo, “la lengua conforma el pensamiento y expresa perfectamente el espíritu nacional de un pueblo, su ideología, su forma de ser y su visión del mundo”.

Partiendo de esta acertada reflexión, he aquí una muestra de todo el entramado sociolingüístico inherente a cualquier texto o discurso, resultado de un exhaustivo análisis de las canciones de los dos últimos discos de Manu Chao: Clandestino. Esperando la última ola... (2000) y Próxima estación: Esperanza (2001).

La sociolingüística, cuyo desarrollo se sitúa en la segunda mitad del siglo XX, se encarga de estudiar la lengua como producto de una interacción entre el individuo, la colectividad, la cultura, y todo el entramado social en sí mismo.

 El antecedente moderno más relevante de un interés por lo social en la lingüística se encuentra en el nacimiento de la Lingüística general, pues ya Ferdinand de Saussure, en su Curso de lingüística general, define la lengua como “un producto social de la facultad del lenguaje”. 

No obstante, y partiendo de este antecedente, la sociolingüística ha ido evolucionando y se ha convertido en una disciplina encargada de aunar los estudios lingüísticos y los factores sociales. Es, por tanto, una interdisciplina, basada en la conjunción de las categorías del análisis textual y las categorías del análisis sociológico.

Los contextos y parámetros sociales de la sociología se convierten así en categorías inherentes al análisis sociolingüístico.

 

 

1. FACTORES CONTEXTUALES

 

- Caracterización sociológica del autor emisor y del grupo receptor

 

         El autor musical Manu Chao congrega en su persona toda una serie de rasgos que favorecen su identificación de autor comprometido con lo que transmite en sus canciones y totalmente condicionado por sus rasgos sociológicos componenciales. Nacido en París, hijo de gallegos, su padre a su vez era nieto de una gallega y un cubano. Europeo de clase media y cuna progre, su abuelo era un refugiado vasco republicano. Europa y Latinoamérica, mundos que se encuentran en su música, son parte de su sangre y su educación. Manu Chao es un hombre-símbolo del antinacionalismo, pues él no es de ninguna parte y es de todas a la vez. Habla francés, español, portugués, italiano e inglés. Por todo ello, encarna el modelo perfecto de artista creíble y comprometido del nuevo siglo. Multiculturalidad, plurilingüismo, tolerancia multirracial, mestizaje,... Su música y su vida son una. Todos estos elementos configuran una personalidad plural, abierta, comprometida, luchadora, defensora de todas esas ideas que  nos muestra sin violencia en sus canciones, de forma sutil pero directa, sin rodeos, claramente, sobre una base de ritmos tan plurales y mestizos como su propia personalidad.

         La conjunción entre la obra y el artista, el hombre y sus circunstancias provoca en los receptores de su poesía musical un particular sentimiento de identificación. El alcance de su música es muy amplio ya que, como hemos dicho, su persona conecta desde un principio dos realidades socioculturales, Europa y Latinoamérica, que abarcan un amplio abanico de receptores muy diverso.

         Como dato interesante en relación a la recepción de su música cabe destacar la ingente cantidad de discos que ha vendido en todo el mundo, sólo de su último disco, Próxima estación: Esperanza más de dos millones de copias, sumando a esto el reconocimiento mundial que ha tenido con tres discos de platino en Suiza, dos en España, Francia e Italia, uno en Bélgica y un Disco de Oro en Grecia, Portugal y Argentina.

Como vemos, la recepción de su música es muy intensa y extensa. Por este motivo es difícil describir los rasgos de sus receptores, ya que son tan diversos como lo son sus procedencias. Si bien podemos reunir una serie de características definitorias de éstos como, dentro de los parámetros inherentes del análisis sociológico, la joven edad (en un amplio intervalo comprendido entre los doce y treinta y cinco años), recepción por parte de ambos sexos, diversidad racial y cultural. Sería difícil determinar la clase social de los receptores, pero dado su carácter reivindicativo, crítico y al mismo tiempo tolerante, abarca desde las clases más bajas, a las que afectan gran parte de los problemas que el autor denuncia, hasta las clases medias y altas, éstas últimas en menor grado. Independientemente (relativamente) de la clase social el colectivo receptor presenta unos rasgos políticos progresistas, digamos de tendencia izquierdista.

         Los rasgos generales de su música y de los receptores de la misma serían: idea de la tolerancia por encima de todo (una de sus frases preferidas muy repetida es “mismo sol para todos”), igualdad dentro de la diversidad, lucha contra las injusticias (pobreza, hambre, guerras, dictaduras,...), realidades cotidianas que Manu tiene muy presentes en su música, mestizaje, pluralidad de mundos y visiones, etc.

 

 

2. FACTORES INTERTEXTUALES

 

Este estudio se centra el análisis las canciones más significativas y relevantes desde el punto de vista sociolingüístico de los discos: Clandestino. Esperando la última ola... (2000)  y Próxima estación: Esperanza (2001).

 

- Cuestiones de género

 

La música de Manu Chao es un compendio de influencias musicales y culturales sin las que no se puede entender su contenido universal y al mismo tiempo muy personal. No podemos clasificar estas canciones dentro de un tipo concreto existente de género musical, pues si algo las caracteriza es su particular modo de transmitir el modo de ver el mundo que su autor posee.

Musicalmente entra dentro del rock latino crítico, reflexivo, y se nutre de influencias del rap, rithm n’blues, salsa, y sobre todo del reggae y su símbolo Bob Marley, al que dedica la canción Mr. Bobby, así como otras variedades musicales latinoamericanas, de las que toma el ritmo, la autenticidad, el sentimiento de Latinoamérica, el calor de su gente, esa intensidad con que se vive la vida desde una cultura pobre y explotada como es la hispanoamericana.

A su vez, otras influencias europeas, dado su origen franco-español, sin olvidar la influencia de los Zortzicos vascos, cantados por el abuelo materno,  incluso la influencia del mundo árabe está presente, como se ve en Denia, canción con letra y música árabe.

Cabe señalar la importancia que adquieren otros géneros semióticos en la música de Manu Chao, en cuyas composiciones introduce fragmentos de radio, mensajes de contestador telefónico, noticias de informativos, manifiestos políticos, conversaciones entre personas, señales horarias, anuncios de megafonía de las estaciones del metro, etc. Uno de sus fragmentos de radio con voz masculina anunciando la hora y seguidamente introduce un fragmento de anuncio radiofónico en voz femenina:

 

Radio reloj (señales acústicas)

                  Cinco de la mañana

                  (Señales acústicas de radio)

                  No todo lo que es oro brilla

                  Remedio chino e infalible.

 

Este tipo de intromisiones de otros géneros son constantes en sus composiciones. En otro fragmento introduce voces de megafonía anunciantes de la llegada a las estaciones del metro:

 

                  Próxima estación: Esperanza

                  Final de trayecto, final de trayecto

                  Próxima estación: Avenida de la Paz.

 

Estas intromisiones tienen relevancia significativa, unas veces más que otras, pues en ocasiones son meras informaciones irrelevantes, como parte del estilo de mezcolanza de elementos, y otras veces tienen relación significativa con la letra de la canción en sí misma. Muchas veces son introducciones a las canciones, otras veces son fragmentos conclusivos de las mismas, y en otras ocasiones se alternan a lo largo de la canción.

 

 

3. VARIEDADES SOCIOLINGÜÍSTICAS PRESENTES EN EL TEXTO

 

El presente estudio engloba el análisis detallado de las manifestaciones explícitas de la competencia metadiscursiva en sus dos variedades sociolingüísticas: las variedades contextuales-funcionales transitorias y las variedades lectales permanentes, dentro de las cuales se encuentran las variedades intralingüísticas  y las interlingüísticas.

 

 

3. 1- Análisis de las variedades contextuales-funcionales

 

Para el análisis significativo de las letras de las canciones de Manu Chao es preciso analizar las variedades sociolingüísticas contextuales-funcionales presentes en el discurso que nos ocupa. Estas variedades son estudiadas por el contextualismo británico, basado en las ideas de la escuela neofirthiana, y representado por M. Halliday, que se encarga de las variedades de carácter transitorio, situacional, en función del contexto en el que se produzca el acto lingüístico. Dichas variedades se oponen a las lectales, de carácter permanente, estudiadas por el variacionismo lingüístico de W. Labov.

Las variedades contextuales-funcionales hacen referencia al campo de discurso, tono o estilo y medio o canal. Es decir, todo lo referente a la temática del discurso o el qué se diga (inventio), el cómo se diga (dispositio) y a través de qué medio se diga (elocutio/ scriptio/ actio). 

 

 

         3.1.1- Temática o campo de discurso

 

El campo de discurso se concreta en un universo de temas que puede ser más o menos abierto, en función de lo que el hablante sabe, debe, quiere y puede decir. Los campos de discurso son convencionales, previsibles y limitados.

 

 3.1.1.1- Saber o no saber decir

 

         Todo hablante posee un conocimiento del mundo y de ese conocimiento depende la capacidad cognitiva que le permitirá tratar unos temas u otros, en mayor o menor profundidad, con mayor o menor precisión. Todo discurso, por tanto, es el resultado de ese conocimiento, por lo que presenta un número concreto y limitado de temas y subtemas. El tratamiento lingüístico que se le a esos temas está estrechamente relacionado con el empleo de una terminología que bien puede proceder de la lengua común o bien formar parte del lenguaje especializado (lo que se conoce como tecnolectos).

 

 - Análisis temático del cancionero

 

Las letras de las canciones de Manu Chao presentan una enorme variedad de temas y subtemas que comentamos a continuación.

El universo temático más importante y característico de las letras de Manu Chao es la multiculturalidad, punto de partida de la ideología que caracteriza al autor, y que le mueve a organizar todo su mundo temático en función de ese universo plural, siempre desde el punto de vista de la tolerancia y el mestizaje.

         Fruto de esta ideología son las referencias constantes en todas sus canciones a diferentes partes de la geografía mundial, si bien se centra más intensamente en aquellas que le tocan más de cerca, Europa y Latinoamérica.

        

                  Me gusta la Coruña (...)

                  Me gusta Malasaña (...)

                  Me gusta Guatemala (...)

                  Me gusta colombiana (...)

                  (Me gustas tú)

        

La Coruña, comunidad del noroeste español; Malasaña, barrio muy castizo de Madrid; Guatemala, país centroamericano y Colombia, país sudamericano.

        

                  Welcome to Tijuana (…)

                  Bienvenido a Tijuana (…)

                  Por la Panamericana

                  (Welcome to Tijuana)

        

         Tijuana, ciudad de México; Panamericana, adjetivo referente a la totalidad de los países americanos.

                  

                  Pauna ciudad del norte yo me fui a trabajar

                  Mi vida la dejé entre Ceuta y Gibraltar

                  (Clandestino)

 

Otras veces se refiere a las nacionalidades de manera universalizadora, extensible a todos aquellos de la misma nacionalidad.

 

                  Peruano, clandestino

                  Africano, clandestino

                  Argelino, clandestino

                  Nigeriano, clandestino

                  Boliviano, clandestino

                  (Próxima estación: Esperanza)

                  

         Otras referencias a países o Estados.

 

                  ¿Qué horas son en Inglaterra?

                  ¿Qué horas son en Gibraltar?

                  ¿Qué horas son allá en Fisterra?

                  ¿Qué horas son en el Japón?

                  ¿Qué horas son en Mozambique?

                  ¿Qué horas son en Washington?

         (La Primavera)

 

         Une Inglaterra, su colonia Gibraltar, Fisterra, oriente condensado en Japón, África condensada en Mozambique y los EE.UU. en Washington.

         Muy estrechamente unido a la multiplicidad geográfica se encuentra la constante referencia al movimiento, ya sea explícita o implícitamente, en sus diferentes variantes: movimiento físico del cuerpo o los elementos, el movimiento migratorio y de viaje:

 

                  Me gustan los aviones (...)

                  Me gusta viajar (...)

                  Me gusta la moto (...)

                  Me gusta correr (...)

                  Me gusta volver (...)

Me gusta menear3(...)

         (Me gustas tú)

 

                  Vámonos a por la luna en el cielo

                  Vámonos ya, la luna se va

                  Síguela, no muera la noche

                  Síguela, acelera ya.

         (Papito)

 

         Todo ello configura el universo temático del viajar de un lugar a otro fomentando de esta manera la mezcla cultural, pero también hace alusión a la permanencia de las raíces, pues el conocimiento de otros lugares y culturas no debe suponer la pérdida de identidad inherente a cada persona, y que le caracteriza:  Me gusta volver.

Este volver implica un lugar inicial del que se parte y al que se retorna, por lo que Chao promueve no la disolución de las diferencias culturales salvando fronteras y demás, sino la tolerancia y curiosidad hacia otros lugares, siempre desde nuestra individual configuración histórico cultural. La identidad sociocultural como riqueza de una civilización, pero desde la perspectiva de ser una  variedad dentro de la pluralidad mundial.

         De esta amplia temática deriva la importancia del paisaje en las letras de Manu Chao, ya sea como medio natural, ya como medio urbano, englobando así los dos ámbitos en que los hombres se mueven.

         La naturaleza y sus elementos están muy presentes en sus canciones:

 

                  Me gusta el viento (...)

                  Me gusta la mar (...)

                  Me gusta la lluvia (...)

                  Me gusta la montaña (...)

                  Me gusta el fuego (...)

                  (Me gustas tú)

 

                  Por tus tierras adentro (...)

                  Por el camino fresco (...)

                  (Papito)

 

                  Hoy tuve miedo de mi sombrita

                  So me tumbé bajo el sol

                  Mama... la marea va subiendo

                  Mama... va subiendo, ¡ay qué marea!

         (La Marea)

 

                  Mi vida, bala perdida

                  Por la Granvía, charquito de arrabal

         (La Despedida)

 

                  Pa una ciudad del norte

                  Yo me fui a trabajar

                  Mi vida la dejé

Entre Ceuta y Gibraltar

Soy una raya en el mar

Fantasma en la ciudad

         (Clandestino)

 

         Muy importante en sus letras es la presencia del tiempo, tiempo como medida del día vinculada muchas veces al espacio.

 

                  ¿Qué horas son en Inglaterra?

                  ¿Qué horas son en el Japón?

                  ¿Qué horas son en Mozambique?

                  ¿Qué horas son en Washington?

         (La Pimavera)

 

         Otras veces alude a las partes del día:

 

                  Me gusta la mañana (...)

                  Me gusta la noche (...)

                  (Me gustas tú)

 

         La comida es otro tema derivado de la riqueza cultural de un pueblo, cuya gastronomía siempre es peculiar y distintiva de esa zona. La comida vista como necesidad básica del ser humano y como rasgo caracterizador de un determinado lugar está presente en diferentes canciones.

 

                  Si tú eres mi carnal4, déjame ser tu ranchito5

                  Si tú eres ni nopal6, déjame ser tu taquito7

                  Pa llenar la pancita, mama (...)

Con todo y cebollita, mama

                  Vámonos a comer

         (La Marea)

 

La clandestinidad, como elemento vertebrador de todo el mundo de la pobreza, la inmigración, la droga, que más adelante comentaremos. El título del disco ya nos informa de la importancia de este motivo troncal en su discografía, Clandestino, así declara su disco, y así se declara él por extensión. En la carátula del disco aparece su nombre sobre el título y una foto retrato de él mismo de frente, con un ademán casi retador, afirmando y defendiendo de esta forma (vínculo imagen-palabras) dicha clandestinidad.

         Entendemos lo clandestino como aquello secreto, oculto y especialmente hecho o dicho secretamente por temor a la ley o para eludirla. De esta manera resume el autor en el título la temática que va a predominar en sus letras, que ya viene de herencia de su grupo anterior (Mano Negra), de carácter sociopolíticamente reivindicativo, y que continuará, de manera menos evidente en su siguiente disco.

         La clandestinidad en estas canciones se encuentra directamente vinculada al motivo del inmigrante ilegal, que vemos en la canción del mismo nombre, Clandestino. Chao se pone en la piel del inmigrante que llega a una ciudad de forma ilegal, sin la documentación requerida por la ley en estos casos:

 

Solo voy con mi pena

                  Sola va mi condena

                  Correr es mi destino

                  Para burlar la ley

                  Perdido en el corazón

                  De la grande Babilón

                  Me dicen el clandestino

                  Por no llevar papel

                  (Clandestino)

 

Derivado de este tema y como parte de la conciencia social crítica presente en las letras de Manu Chao destaca el motivo de la gran ciudad del norte, ciudad a la que acuden miles de inmigrantes ilegales en busca de prosperidad económica, para salir de la pobreza. Tópico injustamente realista que divide el mundo en norte-sur, riqueza-pobreza, y consiguiente desigualdad social, económica, cultural.

Dicha ciudad, Babylon8 es aquí irreal, con la intención de generalizar, de universalizar todas aquellas ciudades norteñas de todo el mundo, como símbolo de la riqueza del norte frente e la pobreza del sur.

 

         Pa’ una ciudad del norte

         Yo me fui a trabar

         Mi vida la dejé

         Entre Ceuta y Gibraltar

         (Clandestino)

 

La inmigración se hace extensible al continente africano y Latinoamérica, presente en las sucesivas referencias a distintas nacionalidades. La nacionalidad como representación identificativa de esos inmigrantes, a la que se pospone reiteradamente el calificativo “clandestino”.

 

         Mano Negra, clandestina

         Peruano, clandestino

         Africano, clandestino

         Marihuana, ilegal

                  (...)

         Argelino, clandestino

         Nigeriano, clandestino

                  Boliviano, clandestino

                  Mano Negra, ilegal

                  (Clandestino)

 

La clandestinidad viene vinculada a su vez a su persona, generalizada en su antiguo grupo Mano Negra, lo que hace más comprensible su compromiso con dicho problema y resalta el carácter social de sus letras.

         Derivado del tema de la clandestinidad vemos la referencia a la droga, un motivo muy presente a lo largo de las canciones de los dos discos analizados. La droga constituye en este cancionero un universo vinculado a diferentes significaciones contextuales. Por un lado, el autor establece un vínculo semántico significativo basado en el carácter ilegal de la droga y de la inmigración clandestina, destacando así una doble vertiente de lo ilegal. Esta droga viene concretada en la marihuana y cabe destacar que el autor es consciente, y así lo expresa en la letra, del carácter ilegal de dicha droga, lo cual establece un vínculo reivindicativo por parte del emisor, tanto del inmigrante como de la droga. La actitud del autor ante esta doble realidad es manifiesta, defiende a ambos a pesar de su ilegalidad.

Por otro lado, el motivo de la droga vinculado al universo significativo de la evasión, el placer, la diversión,...

Muy significativa de este motivo es la canción titulada La chinita9. Sólo el título nos introduce ya en ese universo significativo de la droga, en este caso el hachís prensado o jergalmente denominado china:

 

         Dale una chinita a la negrita (...)

         Cuando la negrita quiere bailar

         Dale una chinita, que quiere gozar

         Dale una chinita, a la negrita

         Dale una chinita, que quiere fumar

         (La chinita)

        

         Entendemos hachís como un compuesto de ápices florales y otras partes del cáñamo índico, mezcladas con diversas sustancias azucaradas o aromáticas, que produce una embriaguez especial. Dicha embriaguez es a la que alude el autor, como efecto placentero producido al fumar dicha sustancia. Bailar, gozar y fumar se encuentran aquí relacionados, configurando de esta manera un universo apetecible, embriagador, cautivador, vinculado a esa droga. Como vemos, connotaciones muy diferentes respecto a la anterior visión que ya hemos comentado de la droga y su carácter ilegal.

         Por otra parte, nos encontramos aquí con otro motivo temático destacado como rasgo distintivo de las canciones de Manu Chao, la referencia racial:

 

                  Dale una chinita a la negrita.

                  (La chinita)

 

         Mediante un juego de significaciones, el autor vincula de manera implícita “chinita” con mujer china, en su relación de oposición racial respecto a la “negrita”, mujer de raza africana. Por otra parte, y determinado por el contexto del discurso, la “chinita” pasa a significar la droga que quiere fumar, que a su vez se vincula semánticamente a “negrita” por el rasgo común de color oscuro.

         Otra referencia a la droga la encontramos en la conocida canción Me gustas tú10, donde de pasada hace referencia a la marihuana. Entendemos marihuana como cáñamo índico cuyas hojas, fumadas como tabaco, producen trastornos físicos y mentales. El autor se declara abiertamente a favor de tal sustancia, manifestando así una actitud abierta y tolerante respecto a su consumo.

 

                  Me gusta Marihuana

                  Me gustas tú

         (Me gustas tú)

 

         Otra variante de la droga la encontramos en la canción Malegría11, donde es el alcohol en este caso el protagonista del efecto embriagador que genera ese estado placentero antes mencionado:

 

                  Por la calle del desengaño

Mi malegría emborraché

Dentro un vasito de jerez (...)

Por la calle del desengaño

Mi malegría ahogaré

Dentro un vasito de jerez

                  (Malegría)

        

         Motivo del alcohol vinculado al placer y al alivio del dolor y de la pena. Ambiente de tristeza creado por el lexema “desengaño”. La salida de ese estado se produce mediante el alcohol, lo cual incide en el tópico tradicional del emborrachamiento como vía de escape, y lugar donde “ahogar las penas” como expresa el mismo autor.

          De manera implícita nos encontramos aquí una nueva referencia a la droga índica de cáñamo, en forma de marihuana.

                  

Alíviame, María, alíviame

                  Dame otro beso de jerez

                  Mañana te lo pagaré

                  (Malegría)

 

         Doble significación, si en un principio podemos pensar que el desdichado busca alivio en la marihuana, coloquialmente llamada “María”, en seguida nos damos cuenta ,por el contexto discursivo subsiguiente, que dicha María es una mujer con tal nombre, y en añadidura se deduce que es la camarera del bar en el que el apenado va a emborracharse. Todo ello lo deducimos por la doble significación con la habitualmente juega el autor, en esta caso por la semejanza fonética de “beso” y “vaso”, y por la expresión extraída del contexto típico de un bar, “dame otro vaso de jerez, mañana te lo pagaré”, que implica la presencia de esa camarera.

           También se alude al efecto que produce el alcohol, de nuevo con una doble significación mediante la personificación de tales efectos, y su consiguiente humanización. La risa, el calor, el valor y el beso son humanos, pero también el alcohol produce risa, calor y valor, tópico de la euforia que produce su efecto inicial.

 

                  Tu risa me da risa

                  Tu calor me da valor

                  Dame otro beso de licor

                  (Malegría)

 

         A su vez aparece el antiguo motivo del vaso y el acto de beber, juntar los labios con el borde del vaso como imagen metafórica del beso, a su vez imagen vinculada al motivo sexual y erótico tradicional que conlleva tal acción.

         El compendio de todos estos elementos lo encontramos en Welcome to Tijuana12, donde partiendo de un motivo trimembre típico y tópico de décadas pasadas, “sexo, drogas y rock n’roll”, hace su propia selección significativa, elimina la referencia musical y multiplica la referencia a la droga.

 

                  Welcome to Tijuana

                  Tequila, sexo y marihuana.

                  (Welcome to Tijuana)

 

         De esta forma crea un vínculo entre el lugar geográfico Tijuana y el alcohol, el sexo y la marihuana. Drogas y sexo vinculadas al lugar como parte de la diversión del mismo, lo que vuelve al motivo del placer producido por todos esos elementos, con añadidura del sexual.

         Con este motivo nos introducimos en la recurrente presencia del sexo como una de las variantes posibles dentro del complejo universo de las relaciones interpersonales, una de las principales preocupaciones (y ocupaciones) del ser humano desde sus más remotos orígenes a lo largo de los milenios y hasta el fin de sus días. Por ello no es extraña, sino más bien obvia, su presencia en el arte, la literatura, la poesía, la música,... Mano Chao no iba a ser una excepción, y vinculado al carácter humano que inunda su obra trata de las relaciones interpersonales, como fruto, por una parte, de la convivencia social cotidiana y por otra parte, como resultado de la experiencia personal del autor desde su inherente personalidad de conocedor de diferentes tierras y culturas, de lo que se infiere la necesaria relación con las gentes de dichos lugares.

         Dentro del complejo variacional de las relaciones interpersonales nos centramos primeramente en el motivo del amor. El amor es un tema recurrente en la música, y en cualquier género artístico. La expresión del afecto, pasión, sentimientos hacia otra persona es uno de los motivos más reiterados y explotados en todas sus vertientes posibles: amor platónico, amor sexual, amor imposible, amor realizado, veneración amorosa, juegos amorosos, juegos seductivos, desamor, desengaño, infidelidad amorosa, y un largo etcétera.

         Una de las variables del amor presente en las letras de Manu Chao es el amor como felicidad, entrega, correspondencia, pasión y juegos seductores, todo ello presente en la canción Papito13.

 

                  Por tus tierras adentro yo me iré

                  Por el camino fresco de tu amor

                  Todo mi sentimiento te daré

                  Con tu felicidad me encontraré

(...)

                  Yo loco loco y tú loquita

                  Yo pana pana14 y tú panita

                  Yo chango chango15 y tú changuita

                  (Papito)

 

         Términos como “camino fresco”, “amor”, “sentimiento”, “felicidad” configuran un contexto significativo positivo respecto al amor. En el segundo párrafo nos encontramos con repeticiones que se vinculan al carácter lúdico de los juegos amorosos.

        

                  Vámonos a por la luna en el cielo

                  Vámonos ya, la luna se va

                  Síguela, no muera la noche

                  Síguela, acelera ya

                  (Papito)

.

Nuevas connotaciones creadas con la presencia de la noche como contexto espacio-temporal en el que se desarrollan esos juegos amorosos, junto con elementos de la naturaleza como el cielo y la luna, tradicionalmente vinculados al amor.

La idea del paso del tiempo está presente en este párrafo, la noche como momento del día, transitorio, no permanente, y deseo de aprovechar al máximo ese momento, “acelera ya”, y de prolongarlo, “no muera la noche”. Este motivo se relaciona con el poeta Pedro Salinas y su Razón de amor16, donde somos partícipes del sentimiento del paso del tiempo y la angustia de que el momento amoroso se acabe, así como la necesidad de prolongar la posesión del ser amado, consciente de la fugacidad del momento.

Esto vendría a relacionarse directamente con el tradicional leitmotiv del carpe diem, también muy frecuente en la literatura y la música desde tiempos remotos.

Este contexto amoroso nocturno conduce al motivo de las relaciones sexuales entre los amantes, reflejadas aquí de manera indirecta primero con el estribillo que se repite a lo largo de la canción, casi como una expresión infantil.

 

         Ay papito, ay mamita

         Qué bien se está en la camita

                  (Papito)

 

Y seguidamente, con otras referencias indirectas y metafóricas.

 

         Yo te palpito, tú me palpitas

         Yo río río, tú mojadita

         Yo loco loco, tú loquita

                  (Papito)

 

         Palpitaciones referidas al amor, los latidos del corazón, y a la pasión intensa del momento. Referencias sexuales con juegos de significación, “río” como verbo “reír” y “río” como curso de agua natural. Motivo del agua, como elemento tradicionalmente erótico-sexual, la fuente, el lago, el río tienen connotaciones implícitas de carácter sexual. El agua moja y el adjetivo “mojadita” alude metafóricamente desde el léxico subestándar a la excitación de la mujer.

         El amor como dolor está presente en La despedida17, donde el léxico gira en torno a significaciones negativas: ausencia, despido, engaño, tristeza, recuerdo, olvido; si bien el autor expresa la superación del dolor sufrido.

 

                  Ya estoy curado, anestesiado

                  Ya me he olvidado de ti

                  Hoy me despido de tu ausencia

                  Ya estoy en paz

                  Ya no te espero, ya no te llamo

                  Ya no me engaño, hoy te he borrado (...)

                  Ya están domados mis sentimientos (...)

                  Hoy me he burlado de la tristeza

                  Hoy me he librado de tu recuerdo

                  Ya no te extraño (...)

                  (La despedida)

 

En cambio este triunfo de haber superado el dolor queda contradicho al final de la canción.

 

                  Te espero siempre, mi amor

                  Cada hora, cada día

                  Cada minuto que yo viva

                  Te quiero siempre, mi amor

Sé que un día volverás y te quiero

                  (La despedida)

 

         Todo el léxico y las expresiones giran en torno al universo significativo del amor, el desamor y sus efectos: te quiero, no me olvido, mi amor, paz, curado, paciencia, ausencia, despido, olvidado, engaño, no te extraño, recuerdo.

Otra variación dentro del amor como dolor la encontramos en Mi vida18, donde el autor hace toda una confesión de dolor por la separación del ser amado.

 

Mi vida, lucerito sin vela

         Mi sangre de la herida

         No me hagas sufrir más (...)

         No quiero que te vayas

         No quiero que te alejes

         Cada día más y más

                  (Mi vida)

 

Cabe destacar por otra parte, la presencia de declaraciones, la más evidente y explícita en la canción Me gustas tú19, donde deja bien claro hacia dónde se inclinan sus gustos mediante la reiteración continua de la frase declarativa a lo largo de toda la canción.

 

         Me gusta la mañana, me gustas tú (...)

         Me gusta camelar, me gustas tú (...)

Me gusta la canela, me gustas tú

         Me gusta el fuego, me gustas tú

         Me gusta menear, me gustas tú

         (Me gustas tú)

        

         Términos relacionados con la seducción, como “camelar”, forma etnolectal de seducir, galantear, desear.

         La música es otro de los temas tratados en sus canciones, desde una visión de la misma como medio de escape a la cruda realidad, evasión, y al mismo tiempo, arma de combate contra las injusticias. Hay muchas referencias relacionadas con la música y el baile:

 

                  Me gusta la guitarra (...)

                  Me gusta el reggae(...)

         (Me gustas tú)

 

                  Bailemos todos el vacaloca

                  Bailemos todos hasta el final

                  Ese ritmo terminal

         (La vaca loca)

 

Suenan los tambores (...)

                  Suena el guaguancó (...)

         (Lágrimas de oro)       

 

-Presencia de tecnicismos

 

         Los tecnicismos son términos especializados pertenecientes a tecnolectos o lenguas especiales de un campo científico determinado, cuya peculiar configuración lingüística se hace necesaria para una precisa, económica y unívoca comunicación entre los implicados en ese ámbito científico concreto.

         Las lenguas especiales o técnicas son subsistemas lingüísticos secundarios que escogen aquellos recursos expresivos del léxico y de la sintaxis del lenguaje común que mejor sirven a los problemas de designación20. Al mismo tiempo, se sirven de la formación de palabras, abreviaciones, cultismos y préstamos de otras lenguas para completar sus necesidades designativas.

         Pero cabe destacar, que a pesar de la especificidad de los lenguajes técnicos, muchos de sus términos pasan al lenguaje común, y se generalizan hasta el punto de llegar a formar parte de él y adquirir significados y connotaciones propias.

         La filtración entre la lengua común y la técnica es tal que dichos vocablos aparecen en la poesía, la literatura y la música.

         No obstante, la presencia de estos tecnicismos en las letras de Manu Chao es escasa y se limita a términos del lenguaje judicial o legal y del lenguaje médico y del mercantil.

 

                  Sola va mi condena (...)

                  Para burlar la ley (...)

                  Me dicen el clandestino (...)

                  Mi vida va prohibida (...)

         (Clandestino)

 

                  Pal cementerio se va, inocente condenada (...)

         (La vaca loca)

 

                  Ya estoy curado, anestesiado (...)

         (La Despedida)

 

                  Yo te palpito, tú me palpitas (...)

         (La Marea)

 

                  Con el coyote no hay aduana (...)

         (Welcome to Tijuana)

 

         No debemos olvidar la importante presencia del tecnolecto literario y todos sus recursos y figuras retóricas en las letras de canciones, como parte integrante del entramado expresivo-significativo de las mismas. En relación a las construcciones con las que el autor expresa todo su universo temático cabe destacar la abundante presencia de construcciones metafóricas, dentro de las cuales nos encontramos metáforas sobre la percepción de uno mismo y el medio en el que se encuentra:

 

                  Soy una raya en el mar

                  Fantasma en la ciudad (...)

                  Perdido en el corazón de la grande Babilón

         (Clandestino)

                  

         Metáforas relacionadas con el alcohol y la droga:

 

                  Por la calle del desengaño

                  Mi malegría ahogaré

                  Dentro un vasito de jerez (...)

                  Dame otro beso de jerez (...)

                  Dame otro beso de licor (...)

         (Malegría)

 

         Expresiones metonímicas, relación continente-contenido: vasito de jerez.

         Imágenes metonímicas de relación abstracto-concreto, vinculadas al sentimiento amoroso:

 

                  Por tus tierras adentro yo me iré

                  Por el camino fresco de tu amor

         (Papito)

 

Otras metáforas:

 

                  Vas por la calle brotando

                  Lágrimas de oro

         (Lágrimas de oro)

 

                  Esperando la última ola

                  Cuídate no te vayas a mojar

                  Esperando la última ola

                  Mama, me muero de pena

         (Por el suelo)

        

         Importante presencia de la anáfora o paralelismo, como rasgo característico del carácter repetitivo de las canciones:

 

                  ¿Qué horas son en Inglaterra?

                  ¿Qué horas son en Gibraltar?

                  ¿Qué horas son la vida entera?

                  ¿Qué horas son en el Japón?

         (La Primavera)

 

                  Bienvenido a Tijuana

                  Bienvenida mi amor

                  Bienvenida mi suerte

         (Welcome to Tijuana)

 

         Geminaciones o presencia de repetición de palabras en contacto, en una secuencia corta, en cualquier posición:

 

                  Yo río río (...)

                  Yo loco loco (...)

                  Yo pana pana (...)

         (Papito)

 

 

3.1.1.2- Querer o no querer decir

 

         Dentro del campo de discurso, el querer o no querer decir está relacionado con los fenómenos lingüísticos de cripticismo, ocultismo, argot, jerga, las voces de germanía y los llamados despotismos lingüísticos. Todos ellos tienen en común el establecimiento de barreras lingüísticas entre los hablantes, creando diferentes áreas lingüísticas vinculadas a determinados sectores o grupos de comunicantes que comparten ese lenguaje, lo que favorece la inaccesibilidad a esa comunicación críptica por parte de los no iniciados.

         Argot y jerga tienen denotaciones similares. Ambos son lenguajes especiales hablados entre personas de un mismo oficio o actividad. Sin embargo, podemos advertir ciertos matices diferenciadores. La jerga designa un lenguaje particular determinado por la profesión, clase y ambiente sociales con un vocabulario especial que, en parte, tiene carácter coloquial21.         La jerga, como afirma Pilar Daniel22, considerando las opiniones de Lázaro Carreter, Blecua Perdices y Carlos Clavería, se considera:

a) Lenguaje especial empleado por los maleantes para su comunicación sin ser entendidos por otros posibles oyentes (equivalente ala antigua germanía).

         b) Lenguaje profesional (médicos, deportistas, militares, toreros, etc), distintivo de determinadas ocupaciones.

         c) Lenguaje propio de determinados grupos sociales (estudiantes, militantes de partidos políticos, “pijos”, “pasotas”, y otras hablas marginales como el léxico de la droga, etc.

         d) Conjunto de palabras de muy diverso origen que se introducen con fines expresivos, irónicos o humorísticos en la conversación familiar de todas las clases sociales. Este lenguaje se desarrolla en las grandes ciudades principalmente y se denomina también jerga común o argot urbano.

         Las voces de germanía son un tipo de voces jergales de una lengua secreta que usaban para comunicarse entre sí los ladrones, pícaros y rufianes españoles de los siglos XVI y XVII. El término llegó a alternarse inadecuadamente con el de caló (lenguaje de los gitanos españoles), debido a la influencia que ejerció dicho lenguaje sobre el habla de los delincuentes españoles.

La voz francesa argot, que en un principio significaba (al igual que en España la voz germanía) “cofradía de ladrones”, pasó pronto a designar su lenguaje. En la actualidad, jerga y argot son prácticamente sinónimos en sus distintas acepciones, sin embargo, el argot, ostenta un carácter marginal y coloquial más acentuado.

         Los rasgos más destacados del lenguaje argótico son la agresividad, el realce de cualidades negativas o defectos, la degradación semántica, el humor, el ingenio, la ironía, el juego lingüístico y la exageración. Tanto los campos semánticos, como la preferencia por determinadas imágenes y metáforas, como el uso de los distintos procedimientos de creación, tienen unos rasgos que se repiten en el argot de todos los países.

         El argot posee una enorme vitalidad, pues sus expresiones envejecen con extraordinaria rapidez, y se abandonan por otras nuevas.

         El despotismo lingüístico, o empleo de tecnicismos en un contexto inapropiado (inadecuación pragmática) con el fin de establecer barreras lingüísticas y diferencias de prestigio entre los hablantes, no es un caso presente en las letras de Manu Chao.

         Así bien, podemos destacar en sus letras la presencia de un abundante léxico argótico, muy vinculado al sociolecto coloquial-vulgar con el que el autor se expresa.

         El universo de la droga es un campo sembrado de múltiples denominaciones argóticas referentes a las variedades en que se presentan y se consumen las distintas drogas. En las letras de Manu Chao las referencias argóticas a drogas se limitan a algunas variedades del cáñamo índico, o marihuana (o su derivado hachís).

 

                  Dale una chinita a la negrita (...)

         (La Chinita)

 

         Chinita, diminutivo del término argótico china, que ciertos grupos de consumidores de hachís emplean para referirse a un trozo pequeño de hachís prensado. Según Víctor León23, pedacito de hachís con el que aproximadamente se puede liar un porro.

         Expresiones o verbos relacionados con el consumo y efecto de la droga.

 

         Mi malegría ahogaré

Dentro un vasito de jerez

         (Malegría)

 

Términos relacionados con el sexo y la excitación femenina, relacionada con la significación sexual del agua, “estar mojada” como “estar excitada”.

 

                  Yo río río, tú mojadita (...)

         (Papito)

 

         Otros términos que pueden considerarse insultos, empleados para designar a determinadas personas desde una visión subjetiva despectiva, como vaina, referido a una persona o conjunto de personas despreciables, en el uso coloquial-argótico; bala perdida, sin un destino seguro y determinado.

 

                  Llegó (...) toda la vaina de Maracaibo

         (Lágrimas de oro)

                  

                  Mi vida, bala perdida

         (Mi vida)

 

Y otras designaciones negativas como: la condenada, calavera, fantasma.

En el lado opuesto, designaciones positivas a personas, de carácter familiar, cercano, como: carnal, compañero, socio, hermano, como amigo o compinche.

Dentro del argot referente al mundo judicial, desde la perspectiva de la clandestinidad, nos encontramos con términos como: papel, referido al documento legal que debe tener un inmigrante; el quiebraley, persona que se encuentra al margen de la ley; coyote, empleado en honduras, El Salvador, Ecuador y México para designar a la persona que se encarga oficiosamente de hacer trámites, especialmente para los emigrantes que no tienen los papeles en regla, mediante una remuneración:

 

Me dicen el clandestino, por no llevar papel (...)

         Yo soy el quiebraley

         (Clandestino)

 

         Con el coyote no hay aduana (...)

         (Welcome to Tijuana)

 

Términos relacionados con la seducción, el galanteo, como camelar, procedente del etnolecto gitano del caló:

 

         Me gusta camelar, me gustas tú

         (Me gustas tú)

 

Otras expresiones jergales como: jaleo, del coloquial alboroto, tumulto, confusión, desorden, extendido en este contexto a la diversión bulliciosa de la comida en reunión.

 

         Vámonos a comer, vámonos de jaleo (...)

         (La Marea)

 

Expresiones escatológicas para referirse a la descomposición metafórica del orden social, la justicia, como: pudrirse.

 

         Pal cementerio se va, pudriéndose la sociedad

         (La vaca loca)

 

 

3.1.1.3- Deber y poder (o no deber ni poder) decir

 

         Dentro de este apartado del campo discursivo destaca la importancia del tabú y la eufemia (y por oposición, la disfemia),como elementos lingüísticos integrantes de la comunicación en sociedad.

         El tabú se mueve dentro del territorio del no poder decir, la interdicción o prohibición lingüística. Tal como afirma Moreno Fernández24, el tabú considerado desde el punto de vista lingüístico hace referencia a una palabra o expresión socialmente censurada o censurable, por motivos políticos, religiosos, sexuales, etc. El tabú es un fenómeno cultural, por eso varía en función de la cultura. Suelen ser tabú todos los términos explícitos referentes al sexo, órganos genitales, así como referencias escatológicas. Siguiendo a Stephen Ullman, Moreno Fernández agrupa los tabúes en tres categorías distintas según la motivación psicológica que hay tras ellos: tabú del miedo (nombres de seres sobrenaturales o animales dañinos), tabú de la delicadeza (nombres de lo desagradable, defectos físicos o psíquicos y acciones criminales), tabú de la decencia (todo lo relacionado con el sexo, partes y funciones del cuerpo y los juramentos).

         La eufemia participa del deber o no deber decir, y surge como recurso para evitar la mención directa de todo aquello que resulta tabú. El eufemismo permite esquivar lo prohibido, lo molesto, lo desagradable, lo ofensivo o lo sucio24. El eufemismo es la expresión políticamente correcta del término censurado o tabú, mediante el empleo de metáforas, deformación de vocablos, perífrasis, etc.

         No obstante, cabe señalar la doble vertiente que presenta la eufemia, positiva y negativa. Dentro de la primera el eufemismo permite decir todo aquello que no se debe decir, como orinar en lugar de mear. En su vertiente negativa la eufemia actúa como mecanismo de ocultación y manipulación de la realidad, como víctimas del fuego amigo, planificación familiar, etc.

         Lo opuesto al eufemismo es la disfemia, se mueve en el territorio de la interdicción y consiste en el empleo de un término desagradable, ofensivo, peyorativo, inconveniente o políticamente incorrecto en lugar del término adecuado a la sensibilidad del receptor. El disfemismo, señala Moreno Fernández, a diferencia del tabú, suele nutrirse de términos característicos de los estilos más vulgares o familiares, y utiliza la metáfora y la perífrasis.

         En las letras analizadas hay un número reducido de expresiones eufemísticas o disfemísticas, y en numerosos casos la disfemia se limita a la expresión directa de la realidad.

         Nos encontramos con imágenes desagradables, muy expresivas.

 

                  Mi sangre de la herida, no me hagas sufrir más

                  (Mi vida)

 

         Presencia de lo escatológico en esta metáfora del derrumbe social.

 

                  Pudriéndose la sociedad

         (La vaca loca)

 

 

         Locuciones expresivas ofensivas propias del sociolecto vulgar.

 

                  Ni Dios le va a perdonar

         (La vaca loca)

        

Otras como: mala leche, condenada calavera.

         Una de las canciones, Promiscuity, congrega toda una serie de términos que configuran un entramado significativo negativo cerca de la disfemia: promiscuidad, locura, crimen, calamidad, hipocresía.

         En ocasiones nombra términos vinculados a tópicos tabú como: sexo, muerte. Y expresiones de amenaza: te vamos a matar.

La presencia de eufemismos no es tampoco muy abundante. Algunos son expresiones no por sí solas eufemísticas sino por todas las significaciones que en ese contexto adquiere esa expresión.

                  

Tú no tienes la culpa, mi amor

                  Que el mundo sea tan feo

                  (Lágrimas de oro)

 

         El vocablo feo no puede considerarse por sí sólo un eufemismo, pero en este caso reduce a un lexema más suave, toda una serie de significaciones más directas y agresivas como: mundo injusto, cruel, despiadado, inmoral, odioso, indigno, escandaloso, violento, etc.

         Metáforas eufemísticas, con el verbo sonar, para expresar la gestación de una revuelta popular contra el orden establecido, y para expresar las críticas y protestas del pueblo descontento.

        

                  Suenan los tambores de la rebelión

                  Suena mi pueblo

                  (Lágrimas de oro)

        

         Términos eufemísticos sexuales como: mojadita, en lugar de excitada; qué bien se está en la camita, para expresar el placer que producen las relaciones sexuales, que generalmente se realizan en la cama.

 

 

3.1.2- Tono o estilo discursivo

 

         Si, como anteriormente hemos comentado, el campo de discurso está relacionado con el qué se dice, el tono o estilo discursivo tiene que ver con el cómo se dice aquello que se dice.

El variacionismo laboviano prefiere emplear la noción de estilo, con la misma significación y distingue dos tipos de estilos: los personales, relacionados con el grado de formalidad o familiaridad y los funcionales, vinculados a la intención o propósito del hablante.

El tono o estilo funcional refleja el carácter de un discurso según el asunto que trata, la intención o el estado de ánimo que pretende reflejar.

El tono o estilo personal establece una escala progresiva ascendente entre hablante y oyente, marcada por el grado de formalidad o familiaridad. En el extremo del tono formal se encuentra el discurso protocolario, las formas fijas de cortesía.

         Todo hablante domina una banda de tonos y su variación se manifiesta en las marcas apelativas, como saludos y despedidas, vocativos y alocativos (cómo apelo y cómo me apelan), marcas de formalidad en pronombres y estructuras verbales, tuteo, voseo, usteo.

         Generalmente, determinados temas están asociados a tonos concretos, como por ejemplo las variedades dialectales, consideradas menos formales que la variedad estándar.

         El tono o estilo personal predominante en las letras de Manu Chao oscila sutilmente entre los distintos grados de informalidad existentes. La estructura apelativa informal es constante y reiterativa a lo largo de todas las canciones. Es frecuente el empleo de apelativos cariñosos, afectivos y amistosos. El vocativo es empleado siempre en segunda persona (singular o plural):

 

Bienvenida a Tijuana

                  Bienvenida mi amor

                  A mí me gusta el verte

         (Welcome to Tijuana)

 

                  Tú no tienes la culpa, mi amor (...)

                  Vas por la calle (...)

         (Lágrimas de oro)

 

                  Ya me he olvidado de ti (...)

                  De tu ausencia (...)

                  Ya no te espero, ya no te llamo

         (La despedida)

 

                  Cuando tú me hablas (...)

                  Tu risa me da risa

                  Tu calor me da valor

         (Malegría)

 

                  Mama, te veo tan triste (...)

                  Mamasita, te invito a bailar

         (Por el suelo)

 

                  Por tus tierras adentro (...)

                  Por el camino fresco de tu amor

         (Papito)

 

         Presencia de apelativos familiares como: papito, mamita, mama, mamasita, mi amor, mi vida.

        

         En cuanto a los tonos funcionales o intencionales, constituyen éstos la expresión última del significado total del enunciado, dado que reflejan el propósito que el hablante imprime a su discurso. Todo texto presenta, por tanto, una motivación lingüística intencionada, en función de las variadas pretensiones del emisor.

Dentro de los tonos funcionales presentes en las letras analizadas, destaca la presencia de formas imperativas y exhortativas:

        

                  Déjame ser tu ranchito.

                  Vámonos de jaleo, mama

                  Vámonos a comer

         (La marea)

 

                  Vámonos ya, la luna se va

                  Síguela, no muera la noche

                  Síguela, acelera ya

         (Papito)

 

                  Bailemos todos el vacaloca

Bailemos todos hasta el final

         (La vaca loca)

 

                  Alíviame, María, alíviame

                  Dame otro beso de jerez (...)

                  Dame otro beso de licor

         (Malegría)

 

Presencia de oraciones condicionales, compuestas por prótasis y apódosis;

 

         Si tú eres mi carnal

         Déjame ser tu ranchito

         Si tú eres mi nopal

         Déjame ser tu taquito

         (La Marea)

        

         Cabe destacar la presencia de formas narrativas, entendiendo la narración como la representación de experiencias pasadas mediante una serie ordenada de oraciones que presentan la secuencia temporal de esas experiencias o de unos acontecimientos:

 

                  Hoy tuve miedo de mi sombrita

                  Ahí en el esquina del rabal

                  Hoy tuve miedo de mi sombrita

                  So, me tumbé bajo el sol

         (La Marea)

 

                  Llegó el cocodrilo y superchango

                  Y toda la vaina de Maracaibo

         (Lágrimas de oro)

 

         Presencia de tipos textuales informativos:

 

                  Me gustan lo aviones, me gustas tú

                  Me gusta viajar, me gustas tú

         (Me gustas tú)

 

                  Con el coyote no hay aduana

         (Welcome to Tijuana)

 

                  Tú no tienes la culpa, mi amor

                  Que el mundo sea tan feo

                  Tú no tienes la culpa, mi amor

                  De tanto tiroteo

         (Lágrimas de oro)

 

         Formas interrogativas vinculadas al carácter dubitativo, indeciso e impreciso del discurso, desde la perspectiva intencional del emisor:

        

                  ¿Qué voy a hacer?- Je ne sais pas.

                  ¿Qué voy a hacer?- Je suis perdu

         (Me gustas tú)

 

                  ¿Qué horas son la vida entera?

                  ¿Qué horas son en el Japón?

                  ¿Qué horas son en Mozambique?

                  ¿Qué horas son en Washington?

         (La Primavera)

 

        

         3.1.3- Medio o canal discursivo

 

         Es inherente a todo discurso la necesidad de un medio o canal a través del cuál el mensaje llegue al receptor o receptores, el canal es por tanto un elemento básico de la comunicación y sin él ésta no existiría. Moreno Fernández25 habla de modo del discurso, como el canal, medio o modo de comunicación en que se produce la comunicación lingüística, incluyendo la distinción primaria entre lengua hablada y lengua escrita.

         El mundo de la música se presenta como un caso especial, de conjunción de ambos canales tradicionales, oral y escrito. Si bien podemos señalar que el canal o medio original e inalienable de las canciones es el oral, no podemos, por otro lado, olvidar la presencia real de las letras escritas de esas canciones en los minilibros adjuntos en las carátulas del disco. De esta forma, las canciones son un ejemplo de la conjunción de ambos canales. Asimismo, cabe destacar la diferencia dentro del canal oral, de la emisión directa y la emisión en diferido. 

         Los textos analizados se presentan oralmente en diferido, y las letras no aparecen en el librito adjunto, por lo tanto se restringe a la oralidad. No obstante, las letras de casi todas sus canciones sí se encuentran escritas en Internet, y teniendo en cuenta que éstas han sido la base sobre la que he se ha realizado este estudio, podemos afirmar la conjunción de los canales oral y escrito en dichos textos.

 

         3.2.- Análisis de las variedades lectales

 

El estudio de las variedades lectales permanentes (en oposición a las contextuales funcionales que se consideran aspectos transitorios) viene de la mano del variacionismo laboviano.

          Dentro del análisis de estas variedades lectales hemos de distinguir las variedades intralingüísticas, aquellas producidas dentro de una misma lengua y las variedades  interlingüísticas, producidas entre dos o más lenguas.

        

        

3.2.1- Variedades intralingüísticas

 

Toda lengua se presenta como un continuum de variación. Desde la perspectiva lingüística se ha intentado siempre parcelar el continuum de variación en el que se presenta toda lengua estableciendo variedades. Cada variedad, a su vez, se establece teniendo en cuenta la presencia del conjunto de variables, y cada variable está constituida por dos o más variantes.

El continuum de la lengua se manifiesta en el cruce de cuatro dimensiones:

a) Diatópica, el continuum  diatópico lo segmentamos en variedades geográficas, dialectos o geolectos, dentro de la comunidad lingüística hispánica.

         b) Diastrática, el continuum de variación que conoce toda lengua en función del estrato social, etnia, raza, sexo, dominios (privado, público), ámbitos (rural, urbano), profesión, etc. Las variaciones sociales se denominan sociolectos, dentro de ellos, los cronolectos, los generolectos (sexolectos) y los etnolectos.

         c) Diacrónica, toda lengua es una sucesión de sincronías, la lengua se actualiza y evoluciona a lo largo del tiempo.

         d) Diafásica, relacionada con el cambio que sufre la lengua en función de qué, quién, cuándo y dónde se habla. Tiene que ver con los protagonistas y con el contexto en que se dice lo que se dice y cómo se dice.

         Tal y como afirma Ramón Almela Pérez26, el español no constituye un todo homogéneo sino un diasistema, un conjunto estructurado de lenguas funcionales. Cada lengua funcional se estructura en cuatro planos: el habla, la norma, el sistema y el tipo.

         Consiguientemente las variedades del español se dividen en tres grupos: los geolectos, o unidades sintópicas; los sociolectos o unidades sinestráticas; los fasolectos, o unidades sinfásicas.

         Tras el análisis de las variedades presentes en las letras de Manu Chao, podemos determinar la presencia de los sociolectos estándares coloquial y vulgar, o sociolectos mesoestándar y subestándar.

          Son rasgos del sociolecto coloquial algunos como la presencia de vocablos apreciativos o despreciativos: ranchito, taquito, pancita, cebollita, sopita, sombrita, papito, mamita, camita, mojadita, panita, changuita, chinita, negrita, vasito.

         Léxico impreciso, difuminado: a montón.

         Acumulación de elementos en un sólo vocablo para simplificar el mensaje y economizar:

 

                  Con todo y cebollita, mama

         (La Marea)

 

         Empleo de perífrasis verbales: llenar la pancita en lugar de comer.

         Léxico de uso cotidiano coloquial: jaleo

         Formas expresivas enfáticas: ¡Ay qué marea!, ¡ay papito, ay mamita!, ¡qué bien se está en la camita!

         Arcaísmos o términos en desuso: Y en la esquina del rabal. Adverbio “y” derivado del latino “ibi”, ya en desuso; So me tumbé bajo el sol, en lugar de así pues, así.

         Elisión del artículo: De noche a la mañana.

         Elisión de preposiciones: Dentro [de] un vasito de jerez; No te vayas [a] mojar.

         Elipsis del verbo copulativo ser o estar:

 

Yo loco loco y tú loquita

                  Yo pana pana y tú panita

                  Yo chango chango y tú changuita

         (Papito)

 

Elisión de conectores: Síguela, no muera la noche, ausencia de “que” o “para que” causales-finales.

         Empleo de términos de uso coloquial en ámbitos rurales como: la mar en lugar de el mar.

         Otros términos coloquiales como: menear o camelar, en lugar de mover o seducir, respectivamente.

         Redundancia del complemento directo: Mi vida la dejé.

         Empleo de verbos inadecuados por su imprecisión: Me dicen el clandestino, en lugar de me llaman; Tu risa me da risa, en lugar de me produce.

         Suspensión e oraciones: Cuando tú me hablas.

         Presencia de hipocorísticos: María, en lugar de marihuana.

         Empleo de expresiones lexicalizadas: Se la lleva la corriente.

         Otros rasgos presentes en las letras de nuestro autor constituyen expresión de la variedad sociolectal subestándar, como vemos en la presencia de elipsis de términos y consiguiente conjunción de vocablos: Yo m’iré en lugar de me iré; Ya m’arrancado y  Ya m’olvidado, conjunción del pronombre y el verbo auxiliar me he; Yastoy, en lugar de ya estoy.

         Empleo de preposiciones incompletas: Pa’ en lugar de para; y agrupación de preposición más artículo: Pal, en lugar de para el:

 

                  Echa pa’ fuera

         (La Chinita)

 

                  Pa llenar la pancita

         (La Marea) 

 

Pal cementerio se va

         (La vaca loca)

 

Pa’ una ciudad del norte

         (Clandestino)

        

Presencia de perífrasis articuladas de forma vulgar: Echar pa’ fuera, en lugar de emplear una forma precisa como expulsar.

         Desplazamiento del acento: mama, en lugar de mamá.

         Indecisión en el empleo de vocales átonas: cacodrilo en lugar de cocodrilo.

         En cuanto a las variedades lectales no estándares, dialectos sintópicos o geolectos, es muy representativa la presencia de los meridionalismos en las letras analizadas, como rasgo peculiar de la variedad hispanoamericana del español.

         Tal presencia, tratada ya al inicio de nuestro estudio, viene justificada por la conjunción cultural en el autor Manu Chao de la influencia hispanoamericana como parte integrante de sus rasgos socioculturales, los cuales se manifiestan lingüísticamente en sus canciones.

         Por su parte, el español de América ofrece distintas agrupaciones, según núcleos geográficos que se manifiestan peculiarmente en la lengua. De entre todas esas agrupaciones, el español hablado en México es el que de manera más clara aparece en estas canciones, reflejado en el léxico principalmente.

         La presencia de meridionalismos del español de América en las letras de Manu Chao podemos apreciarla fonéticamente en rasgos como la aspiración de –S, -R, -L, -Z y –J  implosivas:

 

                  Si tú ereh mi carnal (...)

                  Vámonoh de jaleo

                  Vámonoh ya

         (La Marea)

        

         En cambio cuando hay un apoyo vocálico posterior la pronunciación regular de la S se mantiene, pues ya no resulta implosiva: Vámonos a comer. En ocasiones, en una misma frase nos encontramos ambos fenómenos: Por tuh tierras adentro.

         La aspiración de consonantes implosivas da lugar frecuentemente a la pérdida de la consonante y a reduplicaciones fonéticas: Pol la vieja sonora, [por la].

         Otras aspiraciones de consonantes: trabajah [r], hablah [s], jereh [z], veh [z], respetah [r], mirah [r], llorah [r], llegaráh [s], volveráh [s].

         En ocasiones las consonantes finales desaparecen totalmente, fenómeno evolutivo posterior a la aspiración, con el consiguiente alargamiento de la vocal final: no te vaya [s], pa [z], capa [z].

         El seseo es otro fenómeno importante de los meridionalismos hispanoamericanos. Consiste en la neutralización de ciertos rasgos de los fonemas castellanos medievales sibilantes. Las sibilantes sonoras /Z/, /-Z-/ y /Z/ (escritas respectivamente z, -s- y g, j) se ensordecieron y se confundieron con sus correspondientes sordas /S/, /-S/ y /S/ (c o ç, -ss- y x gráficas); y la /Z/ y /S/ (g, j, x) dejaron su articulación prepalatal y la retrajeron hasta la articulación predorsal, neutralizándolas.

         El seseo aparece en las letras de Manu Chao en la pronunciación de vocablos como: corazón, pancita, cebollita, felicidad, ciudad, hacer, paciencia, tristeza, ausencia.

         Articulación asibilada de ch: escuchando.

         Cabe destacar la presencia de mexicanismos, muy relevante en el léxico que el autor emplea, como: carnal, hermano o amigo íntimo; rancho, granja finca; chango, del vaso txango y éste del castellano zanca, significa mono, simio, o listo, alerta; rola, canción; mamacita, trato cariñoso empleado por los padres al dirigirse a sus hijos.

         Otros términos de América, América meridional y Cuba, como vaina, que significa contrariedad, molestia o persona despreciable.

El origen gallego de Manu Chao se refleja lingüísticamente en la presencia de rasgos dialectales del español norteño, como es la articulación asibilada de r y rr, influencia del español norteño: recuerdo, borrado.

         Además del sociolecto estándar y no estándar no debemos olvidar la existencia de cronolectos, filogenéticos u ontogenéticos, sexolectos o generolectos y etnolectos en la lengua. 

         El cronolecto se mueve en función de la edad de los hablantes, con carácter individual o de comunidad (ontogenético o filogenético). Así lo afirma Moreno Fernández27 al analizar la variable social “edad”. La edad de los hablantes es uno de los factores sociales que con mayor fuerza y claridad pueden determinar los usos lingüísticos de una comunidad de habla (...) la edad condiciona la variación lingüística con más intensidad que otros factores como el sexo o la clase social.

         Por su parte el sexolecto o generolecto se vincula al sexo del hablante, y la sociolingüística se ha interesado ampliamente por este rasgo que en principio podría resultar secundario. Sin embargo, la diferencia de sexo del hablante imprime diferencias significativas en el discurso lingüístico. De esta manera ciertas marcas lingüísticas se vinculan más a las mujeres que a los hombres y viceversa.

         No obstante, las el carácter de igualdad y tolerancia que caracteriza la visión del mundo y la cultura de nuestro autor, se extiende también al ámbito del sexolecto, dado lo cual, sus letras no presentan rasgos destacados que se identifiquen con una variedad masculina. Si bien el empleo de diminutivos, como afirma Moreno Fernández, es más propio del sexolecto femenino, esto se contradice en las letras estudiadas, donde como hemos visto, la abundancia de diminutivos es de sobra manifiesta.

         El etnolecto basa su caracterización diferenciadora en la raza o etnia del hablante. Las diferencias lingüísticas entre personas de distinta raza o de etnia diferente en una comunidad son reflejo de la distancia que existe entre unos grupos y otros, así como el grado de integración y convivencia social.28

         Como elemento etnolectal en las letras analizadas, podemos señalar la presencia del verbo camelar, voz del caló, tal y como se denomina al habla gitana de España, que significa seducir o engañar, extendido al uso general coloquial del español.

 

 

3.2.2.- Variedades interlingüísticas

 

         Producto de estas variedades son fenómenos lingüísticos como el bilingüismo, plurilingüismo, diglosia, pidgines, o criollos.

         La diglosia es una situación lingüística relativamente estable en la que, además de los dialectos primarios de una lengua, hay una variedad superpuesta, muy divergente, altamente codificada, vehículo de una considerable parte de la literatura escrita, y que se aprende a través de la enseñanza formal, pero no se usa en la conversación ordinaria, únicamente se emplea para fines formales.

         Las lenguas criollas y las lenguas pidgin se deben a un desarrollo característico de ciertos tipos de contactos lingüísticos y sociales, que dan lugar a soluciones en las que se combinan el vocabulario de una con la gramática de otra.

         El bilingüismo merece un lugar destacado entre las investigaciones sociolingüísticas, ya que la coexistencia de lenguas es una situación presente en la mayoría de comunidades del mundo, así lo señala Moreno Fernández.

         Siguiendo a este autor, podemos señalar dos clases de bilingüismo: el  bilingüismo individual, que afecta a los individuos como tales, y el bilingüismo colectivo o social, que afecta a las comunidades y a los individuos como miembros de esas comunidades.

         El bilingüismo individual se explica como un fenómeno característico del individuo, quien además de su primera lengua o lengua materna, tiene competencia parecida en otra lengua, y que es capaz de usar una y otra en una u otra circunstancia con parecida eficacia.

         El bilingüismo colectivo es un fenómeno que además de afectar al individuo, afecta a las sociedades o comunidades de hablantes. Una comunidad bilingüe es aquella en la que se hablan dos lenguas, o en la que todos sus componentes o una parte de ellos son bilingües. Pongamos como ejemplo Canadá y su bilingüismo inglés-francés.

         El estudio que nos ocupa tiene un lugar destacado en este apartado interlingüístico, ya que es éste uno de los rasgos más relevantes, característicos y diferenciadores de las canciones de Manu Chao.

La presencia de canciones en otras lenguas, además del español, otorga una seña de identidad plural, cosmopolita, internacional a sus discos.

Como fenómeno interlingüístico de base nos encontramos el empleo de bilingüismo del autor, con su lengua natal francesa y su lengua materna española, pues Manu nació en París, pero sus padres y su familia eran gallegos, con lo que ese vínculo inicial se mueve entre el francés y el español (de España y América) fundamentalmente. Canciones escritas en francés son: La vie à 2, Je ne t’aime plus. En español hay un mayor número de canciones, como son Mi vida, Papito, La marea, La vaca loca, clandestino, Malegría, Lágrimas de oro, Por el suelo.

El fenómeno de plurilingüismo en las letras de Manu Chao llega con la influencia del inglés como lengua coiné de carácter internacional, cuyo alcance comunicativo proporciona universalidad al mensaje emitido. Hay canciones compuestas en inglés en su totalidad como Mr.Bobby, Promiscuity, Trapped by love, Mama Call.

Pero no serán sólo estas lenguas magnas, dado su alcance, las únicas constituyentes del bilingüismo de nuestro autor. Otras lenguas de menor alcance extensivo como el portugués brasileño, una lengua de una cultura bien diferente a la nuestra como es el árabe. Cabe destacar que la presencia de estas lenguas no se limita o restringe a meros términos o expresiones, pues hay canciones compuestas en portugués y árabe en su totalidad. En portugués están canciones como Homens, Bixo, Minha galera. En árabe, Denia.   

Cabe destacar que hay canciones que presentan varias lenguas como Bongo Bong (inglés y francés), Eldorado 1997 (español y portugués), Me gustas tú (español y francés), La chinita, Welcome to Tijuana, La primavera (español e inglés).

 

4.- Análisis conclusivo

                          

Con el presente estudio sociolingüístico hemos dado a conocer las relaciones inalienables entre lengua y sociedad, cuyos frutos recoge y estudia nuestra disciplina epistemológica, la sociolingüística. El presente análisis evidencia cómo la figura de Manu Chao, a través de la expresión lingüística que compone su obra, es un perfecto ejemplo de ese vínculo entre lengua, cultura y pensamiento.

 El corpus de canciones minuciosamente examinadas es la expresión de todo el entramado social constituyente de los rasgos del autor Manu Chao, como individuo y como miembro de una colectividad social.

Entre las propiedades peculiares caracterizadoras de sus letras destaca la presencia de una variedad temática amplísima, que va desde la destacable importancia que otorga a la multiculturalidad, manifiesta en una abrumadora cantidad de referencias geográficas, nacionalidades y expresiones relacionadas con el movimiento geográfico, hasta las reprobaciones sociales, crítica a las injusticias sociales, pasando por el tema de la clandestinidad, la inmigración, la droga, las relaciones interpersonales, la importancia del tiempo vinculada al espacio, la música e incluso el paisaje y la comida, como motivos cotidianos e intemporales del ser humano.

Todo expresado mediante la variedad lingüística cercana, instintiva, vital, de los sociolectos coloquial y vulgar, de carácter informal, muy vinculado al pueblo, tanto en la temática como en su expresión.

Destaca a su vez la importante influencia del léxico hispanoamericano, especialmente del mexicano, del que toma muchos términos y expresiones, así como la presencia de rasgos meridionales propios de las variedades españolas de América.

         Uno de los rasgos más relevantes es la presencia del plurilingüismo, con el empleo de lenguas como el francés, el español, el inglés, el portugués o el árabe.

         De esta manera configura su universo discursivo, en el que no falta la incursión de fragmentos tomados de otros géneros de la comunicación humana como la radio, los informativos, contestadores automáticos, conversaciones, manifiestos políticos, etc.

         Un autor universal, completo donde los haya, cuyas canciones son una clara y directa manifestación muy personal y auténtica de sus ideales, su pensamiento, sus sentimientos, sus experiencias, sus influencias culturales y su inherente carácter crítico, al mismo tiempo que se ensalza como conocedor y entusiasta de una forma intensa de vivir la vida, desde la conciencia de la realidad y con la esperanza siempre puesta en el futuro.

 

5.-BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

 

         - ABAD MERINO, M., “Estudio preliminar de El habla de Orihuela” en Guillén García, J., El habla de Orihuela, Orihuela, 1999.

 

         - ALMELA PÉREZ, R., Estructuras básicas de la lengua española, Universidad de Murcia, Diego Marín Librero Editor, Murcia, 1998.

 

         - CHRISTIAN SCHMITT, B., “Spanisch: Fachsprachen” en Sprachen und Sprachgebiete: Spanisch, VI.

 

- GARCÍA BARRIENTOS, J. L., Las figuras retóricas. El lenguaje literario II, Arco Libros, Madrid, 1998.

 

         - HERRERA, G. M., Diccionario de expresiones y términos. http://www.webmx.com/diversion/diccionarios/diccionario.html

 

         -  JIMÉNEZ CANO, José María: Materiales de Sociolingüística del Español. Curso 2000-2001.

 

         - LABOV, W., Modelos Sociolingüísticos, Cátedra, Madrid, 1983.

 

         - LAPESA, R., Historia de la lengua española, Madrid, 1947.

 

- LEÓN, V., Diccionario de argot español, Alianza Editorial, 1983, primera edición 1980.

                                                                                                                 -MORALA, J.R.,  Español@internet:

http://www3.unileon.es/de/dfh/jmr/index.htm

 

-MORENO FERNÁNDEZ, F., Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Ariel Lingüística, Barcelona, 1998.

        

- R. A. E., Diccionario de la Real Academia Española, vigésima segunda edición, Espasa Calpe, Madrid, 2001. 

 

-TONOS DIGITAL, Revista Electrónica de Estudios Filológicos:

http://www.tonosdigital.com                                                                                                                                                                                                -Diccionario popular mexicano:

http://www.nacionesunidas.com/diccionarios/mexico.htm

 

- Diccionario breve de mexicanismos:

http://www.academia.org.mx/dbm/inicio.htm                               

 

- Diccionario americano:

http://members.es.tripod.de/americaletina/dicci.htm

 

- Diccionario: http://www.umist.ac.uk/cocieties/mexican/diccion.html                                                                                                            

- Letras de las canciones de Manu Chao:

http://lyrics2000.mltimania.com/index.htm     

 

         6.- ANEXO

 

* Clandestino. Esperando la última ola...

 

-          Clandestino.(1)

-          Lágrimas de oro. (6)

-          Por el suelo. (9)

-          Welcome to Tijuana.(10)

-          Malegría. (12)

-          La Despedida. (15)

 

* Próxima estación: Esperanza.

 

-          La Primavera. (5)

-          Me gustas tú. (6)

-          Mi Vida. (8)

-          Papito. (12)

-          La chinita. (13)

-          La Marea. (14)

-          La vaca loca. (16)

                            

        



1 Francisco Moreno Fernández, Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Barcelona, Ariel lingüística, 1998, cap.11.

3 Menear: mover algo de una parte a otra.

4 Carnal: (Méx), compañero, socio, hermano carnal.

5 Ranchito<rancho: comida para muchos, guiso; unión familiar de personas para tratar alguna materia.

6 Nopal: planta de México.

7 Taquito<taco: tortilla de maíz enrollada con algún alimento dentro, típica de México.

8 Nombre tomado del disco anterior de Mano Negra, titulado Casa Babylon, que deriva de Babilonia, sin vinculación explícita motivada con dicha ciudad real.

9 Perteneciente a Próxima estación: Esperanza.

10 Perteneciente a su disco Próxima estación: Esperanza.

11  Perteneciente a Clandestino. Esperando la última ola...

12 Perteneciente a Clandestino. Esperando la última ola...

13 Perteneciente a Próxima estación: Esperanza.

14 Pana: (Ecuador, Puerto Rico, Venezuela) amigo, camarada, compinche.

15 Chango: individuo de un pueblo amerindio de Chile; (Puerto Rico, Rep. Dominicana) bromista; (Argentina y Bolivia) niño/a, muchacho/a; (México) listo, alerta.

16 A su vez, Salinas toma el título de Razón de amor de un tipo de literatura amorosa tradicional de la Edad Media.

17 Perteneciente a Clandestino. Esperando la última ola...

18 Perteneciente a Clandestino. Esperando la última ola...

19 Perteneciente a Próxima estación: Esperanza.

20 Christian Schmitt, Bonn, VI. Sprachen und Sprachgebiete: Spanisch; 380, Spanisch: Fachsprachen.

21 Christian Schmitt, Bonn, VI. Sprachen und Sprachgebiete: Spanisch; 380, Spanisch: Fachsprachen

22 “Panorámica del argot español”, de Pilar Daniel, en Víctor León, Diccionario del argot español, Alianza Editorial, Madrid, 1980, pp13-15.

23 Víctor León, Diccionario de argot español, Alianza editorial, Madrid, 1983, 1ª ed. 1980.

24 En Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Ariel lingüística, Barcelona, 1998, pp201,202.

 

25 En Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Ariel lingüística, Barcelona, 1998, p.94

26 En Estructuras básicas de la lengua española, Universidad de Murcia, D.M.editor, Murcia, 1998.

27 En “La variación sociolinguística. Las variables sociales”, capítulo 2 de Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Ariel lingüística, Barcelona, 1998.

28 Moreno Fernández, F., Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Ariel lingüística, Barcelona, 1998, pp.64-67.