REVISTA ELECTRÓNICA DE ESTUDIOS FILOLÓGICOS


JUAN MANUEL GIL NAVARRO, UN ACTOR COMPROMETIDO CON LO SOCIAL

El gran actor argentino, conocido en Italia por su papel en FLORICIENTA,  fue entrevistado en exclusiva por  Manuela Cipri

Uno de estos días me encontré con el famoso actor argentino Juan Gil Navarro, conocido en Italia por su papel de Floricienta, Federico Fritzenwalden, el hijo mayor de una familia muy rica, cuyos padres están desaparecidos. Federico se convirtió en el tutor de sus cinco hermanos (Franco, Nico, Maia, Martín y Tomás); el joven tiene un carácter frío, duro y rígido, hasta que se enamora de Flor (a pesar de tener una novia, Delfina, que quiere casarse para tener su dinero). Los hermanos Federico odian a Delfina, pues prefieren a Flor, y ellos mismos hacen que encuentre trabajo en su residencia como niñera. Esta telenovela, distribuida en 70 países y con gran éxito en Italia, se emite por Cartoon Network y TV Boing, en los canales de televisión de los jóvenes de Mediaset en Italia. El éxito de este trabajo argentino es sin duda debido a la interpretación de los actores, algunos de los cuales tienen gran experiencia en teatro y cine. El actor principal de la serie es Juan Manuel Gil Navarro, a quien conocí en Buenos Aires, donde está interpretando el papel de Edmund en King Lear de Shakespeare. Me recibió con gran simpatía y me recordó su gran amor por nuestra Europa y por nuestra Italia, la cual visitó hace algunos años, e hizo hincapié en la belleza de los colores de los perfumes de Sicilia.

          El actor Gil Navarro es bien conocido en todo el mundo latinoamericano, algo que se puede comprobar en las diversas páginas de Internet dedicadas a él; Floricienta, por el gran éxito alcanzado en la primera serie, también estuvo representada en teatro con un recorrido que fue de América del Sur a México.

          El actor argentino, que ha interpretado diversos roles en su larga carrera, a la edad de quince años ya se dedicaba al teatro, pero el éxito de la televisión llegó en 1995 con  Montaña Rusa, otra vuelta. En 1998 interpreta otro papel en la telenovela Verano '98, donde se encontró con Florencia Bertotti (la actriz que trabaja con él en Floricienta); aparece en Soy Gitano en 2003. Mientras tanto, en 2000 ganó el premio “Florencio Sánchez” al mejor actor.

         Juan Gil Navarro comienza a interpretar roles más comprometidos y menos románticos en Historias de sexo de gente común (2004) en el rol de Diego, y en Hombres de honor (2005). Incluso interrumpe su carrera como actor para ejercer como productor en la película Búscame. En 2007 volvió a dedicarse en una telenovela con Lalola (2007), donde desempeña el rol de un director de una revista.

          En Vidas robadas (2008) interpreta el rol de Nicolás Duarte, un villano que secuestra a mujeres obligadas a ejercer la prostitución, por el que obtiene un amplio reconocimiento por su carrera con una nominación a Mejor Actor. Es una película donde se relata la triste realidad del tráfico de seres humanos y la iniciación en la prostitución. Un drama que aborda una cuestión muy delicada en los países de América Latina: el tráfico de los niños, un negocio que supera muchos PIB nacionales .El problema de la no-frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay, tiene que ver no sólo con mujeres y niños, sino también con armas, drogas y órganos, y cualquier comercio ilícito.

 

          Esta área de América Latina convive con el fenómeno del terrorismo de matiz islámico, con la presencia de Hezbolá del Líbano, Hamas y otros grupos marginales vinculados a la Jihad Islámica, y también con grupos de egipcios, mafias chinas y traficantes de drogas de América del Sur. Todo esto constituye el trasfondo social de un entorno donde impera la ley de la selva. El fenómeno es tan importante y tan preocupante que ya en los Estados Unidos, el presidente George W. Bush estaba dispuesto a preparar un ataque en la frontera de Brasil, Argentina y Paraguay. Muchas son las fuentes que hablan de la Triple Frontera, una zona que contiene uno de los centros del terrorismo y la delincuencia internacional.

Durante mi viaje a América Latina en 2005, el Profesor Luigi Avonto de la Universidad de Montevideo en Uruguay describió el lugar del crimen indiscriminado, la trata de personas, que van desde el reciclaje del blanqueo de dinero con el tabaco de contrabando, la venta de armas y droga, y la recepción de vehículos robados. En esta vasta área geográfica sin control, se encuentra realmente de todo. De hecho, cuando comencé mi investigación de las fronteras, me encontré en situaciones de grave dificultad, e incluso se me pidió que destruyera todas las imágenes y secuencias que yo estaba haciendo en América Latina.

          Este tráfico de personas es un fenómeno mundial, pero está particularmente extendido en América Latina, donde grupos de personas desesperadas ven el atractivo de los Estados Unidos como una frontera que cruzar para mejorar su situación económica. En esta zona de la frontera entre México y los Estados Unidos nos encontramos con maquilladoras, grandes plantas industriales, como se informó en una tesis de grado en la Facultad de Ciencias Políticas en Roma por el Dr. Víctor García. En estos enormes complejos industriales están empleados principalmente mujeres y niños, que, respecto  a los hombres, tienen un salario más bajo. Incluso en esta tierra fronteriza encontramos el mismo fenómeno de la trata de personas.

Manuela Cipri: ¿Qué pensó usted cuando leyó por primera vez la trama de “Vidas robadas”?

Juan Gil Navarro: Cuando fui convocado para Vidas robadas sentí un gran orgullo por formar parte de una ficción que denunciaba el cuarto mayor negocio del mundo: el tráfico de personas.

MC     El tráfico de personas, de niños, de órganos, ya no interesa tan solo a los países más pobres del mundo, sino también y, sobre todo, al mundo industrializado. ¿Su pensamiento sobre ese tema ha cambiado, y cómo y cuánto, después de haber interpretado esa película?

JGN     El tráfico de personas y la prostitución van de la mano del poder. Las drogas, las armas, el negocio de las guerras y el hambre del mundo nunca serán eliminados en tanto la codicia humana y la corrupción gobiernen la conciencia del hombre.

 MC    ¿Cuando interpretó Historia de sexo de gente comứn, que se piensa que es una comedia, pero es en realidad una película que trata de prostitución y droga, temas muy importantes, por qué quiso formar parte de ese ‘cast’ y por qué, según usted, el cine argentino propone espectáculos con imágenes y temas tan fuertes?

 JGN      Es muy cierto. El cine y la TV argentina proponen imágenes y temas fuertes. Creo de alguna manera que eso denuncia una realidad, pero por otro lado se "lavan" culpas en público. Es algo así como la ONU (United Nations) diciendo "¡Oh! ¡Qué terrible es el hambre del mundo! "Sin embargo no hay acciones concretas... La sociedad argentina es violenta, indiferente y poco solidaria. Durante la dictadura militar de los 70', la frase social dominante era "No te metas". Esto significaba "no te comprometas, no te juegues tu vida por otro, no seas curioso..." Desde ese momento en adelante, la sociedad argentina creció con miedo. Como una persona que es golpeada desde su niñez y crece pensando que nunca tendrá fuerza para defenderse... La frase de hoy, 2010, es "Es lo que hay ", en clara resignación a que no vale la pena hacer demasiado esfuerzo por un país mejor.

    MC    La grave crisis económica que ha golpeado a su país, ha creado muchos problemas laborales y de supervivencia, en algunos casos. ¿Cómo el cine y el teatro han interpretado ese momento histórico?

  JGN Ni el cine ni la TV han aportado ideas superadoras...

     MC   Interpretando un papel romántico como en Floricienta, ¿esperaba Ud. conseguir un éxito planetario?  ¿Cómo le  ha ido trabajando con niños?

      JGN     Trabajar en "Floricienta" fue muy satisfactorio. Creábamos una hora por día de fantasía para los niños y sin duda, el trabajo con ellos fue para mí lo mejor del show.

     MC    ¿Qué papel juegan en su vida la religión y la política, inclusive la internacional? ¿Que tendrían que hacer los pueblos para lograr mejorar las relaciones humanas?

JGN      No creo en la religión. Hay suficiente religión en el mundo para que los pueblos se odien pero no hay suficiente religión para que los pueblos se amen...
Tampoco creo en la política.
Como dice el tema "Spirits in the material world" de The Police: "There is no political solution… to our troubled evolution..."
Creo en el hombre y en la voz que todos llevamos dentro. Una voz que muchas veces está dormida en unos y que desafortunadamente jamás despertará en otros...

      MC   Las tragedias naturales de Haití, L’Aquila y de otras partes del mundo crean una solidaridad muy fuerte entre los pueblos. Así, muchos artistas de Hollywood e internacionales están creando cadenas de solidaridad, ¿qué puede hacer el cine argentino al respecto?

 
 JGN   El cine argentino se mira su propio ombligo...

     MC     Ud. es además un excelente intérprete de Shakespeare. Hace algún tiempo trabajó en Rey Lear, donde el tema principal es lo del ver con los ojos y del ver con la sensibilidad. ¿Cuánta importancia da usted a estos dos modos  de ver?

 JGN  Shakespeare es nuestro contemporáneo. Es como escuchar a Mozart. Si uno está atento, todo lo que hay que saber para vivir mejor está ahí.

      MC   Entre los múltiples roles suyos, usted interpreta muy a menudo personajes que mueren y que se trasforman en entidades, como por ejemplo en “Soy Gitano”, un personaje, muy intrigante. ¿Qué piensa usted de la vida y de la muerte? 

JGN  Pienso que la vida es difícil y corta pero aún así tiene momentos de mucha belleza. ¿La muerte? Es un tema difícil... Ni el sol ni la muerte se pueden mirar de frente...

     MC  ¿Qué rol le gustaría interpretar en el cine? A mí personalmente, me gustaría  mucho que un día usted interpretara la historia de un fotógrafo del National Geographic (ésta no es sino una idea mía), ¿qué rol y qué relación tiene usted con las imágenes?

JGN  ¡¡Acepto la propuesta del personaje de National Geographic!! ¡¡Con todo gusto me dejaría dirigir por Clint Eastwood!! Alguien dijo una vez que el cine es la vida a 24 cuadros por segundo... Es un buen oficio. Difícil pero hermoso.