REVISTA ELECTRÓNICA DE ESTUDIOS FILOLÓGICOS


CAMBIO SEMÁNTICO Y COMPETENCIA GRAMATICAL, DE MARÍA AZUCENA PENAS IBÁÑEZ

Marco A. Gutiérrez

(Universidad del País Vasco/EHU)

 

PENAS IBÁÑEZ, María Azucena, Cambio semántico y competencia gramatical, Madrid, Iberoamericana-Vervuert, 2009, 537 pp., ISBN 978-84-8489-352-3; 978-3-86527-378-9.

 

Tradicionalmente la Semántica y la Morfo-Sintaxis han sido campos que han ido evolucionando de tal manera que raras veces se han acercado lo suficiente para establecer un campo de referencia común a ambas disciplinas desde el que construir modelos de análisis comunes  que posibilitaran un acoplamiento (total o parcial) de métodos y teorías que por fuerza deben compartir espacios comunes de estudio y análisis. El mérito de la profesora Azucena Penas Ibáñez en este trabajo ha sido precisamente el de indagar en aquellos aspectos en los que Semántica y Morfo-Sintaxis se relacionan y condicionan mutuamente, hasta el punto de que sólo es posible llegar al fondo de cada uno de los  problemas planteados a través de una estudio gramatical conjunto.

Otro acierto no menos importante de la monografía es cuestión es método expositivo utilizado, que intenta en todo momento establecer una dialéctica fructífera entre la teoría y los ejemplos que apoyan sus tesis. En efecto, al contrario de lo que suele suceder en los tratados generales de sintaxis o de semántica, donde se ofrecen escuetos ejemplos (a veces inventados) para avalar una determinada tesis, aquí la autora presenta en varias ocasiones los resultados del estudio sistemático de un texto literario abundantes datos al respecto. De particular interés son en este sentido los análisis que ofrece sobre textos de Lope de Vega (capítulos 6, 9, 10, 11, 17, 18, 19, 20, 22, 23, 24), de Pío Baroja (capítulo 8), o  de Sor Marcela (capítulo 21),  entre otros.

Nos parece importante destacar que la perspectiva metodológica desde la que se enfocan los asuntos tratados en el libro que nos ocupa no es un análisis estrictamente gramatical o semántico, sino más bien retórico, lo que justifica, por otro lado, que de manera complementaria se traigan a colación y con oportunidad consideraciones tomadas de autores que trabajan en otros campos más o menos próximos, como puede ser el de la lingüística del texto u otros similares, entre los que están, junto a otros muchos pensadores de primera línea del s. XX, K. Vossler o P. Ricoeur, por ejemplo.

Esta mirada diversa justifica que la profesora Azucena Penas se remita continuamente tanto a los autores grecolatinos (con preferencia a Aristóteles) como a los modernos, sin olvidar en el camino a tratadistas de la talla y relevancia de Francisco Sánchez de las Brozas, el Brocense, a quien dedica buena parte de capítulo 7, y no por casualidad, pues, como la propia autora recuerda (p. 163), fue coetáneo de Lope de Vega. También nos parece oportuna la aproximación que en el capítulo 21 se hace a tricotomía sígnica de Peirce para aplicarla a las Comedias de Lope de Vega. El resultado en términos cualitativos nos parece revelador; la propia autora lo sintetiza en las siguientes palabras (p. 421): “el teatro de Lope de Vega en cuanto a comedias se refiere, empieza siendo indicial, para terminar siendo simbólico, a través de un período intermedio icónico. Tal conclusión aminoraría en su teatro el papel tan relevante que ha querido dar P. Pavis al icono.”

El enfoque multidisciplinar del trabajo queda también patente en algunos capítulos que ofrecen enfoques diferentes a los reseñados con anterioridad. Así, en el capítulo 15, se estudian las relaciones entre léxico y sintaxis desde la perspectiva que ofrece el registro lingüístico coloquial (en las comedias de Lope de Vega). Igualmente pertinente es el eje diatópico desde el que se analizan en el capítulo 23 los americanismos y noticias de América (en las Comedias de Lope de Vega).

En nuestra opinión, todos y cada uno de los veinticinco capítulos que componen la monografía que nos ocupa están desarrollados correctamente y tienen su razón de ser. Ahora bien, creemos que la ordenación y disposición de los materiales podrían haberse mejorado. Es éste un asunto de cierta trascendencia, pues tiene también repercusión en la manera de optimizar la lectura y asimilación de los contenidos, ya complejos de por sí. De hecho, si el lector tiene la precaución de mirar detenidamente el Índice general (pp. 7-8) se percatará enseguida de que es muy probable que le resulte más útil una lectura discontinua de los diferentes capítulos del libro. No es este el lugar y el momento oportunos para sugerir una reordenación óptima de los diferentes capítulos, pero sí queremos hacer una pequeña sugerencia que puede resultar de interés para futuras posibles reediciones del libro en cuestión, cosa que sería lógica pues nos parece digno de ello. En efecto, Pensamos, por un lado, que hay demasiados capítulos, de manera que la obra debiera estar dividida en varias secciones, lo que ayudaría a reunir bajo un mismo epígrafe contenidos estrechamente relacionados, y, a su vez, evitaría una excesiva dispersión de los temas tratados. También serviría para evitar la aparición aquí y allá de consideraciones y citas hechas ya con anterioridad. Por otro lado, estimamos que aquellos capítulos que tienen como finalidad principal ofrecer un amplio muestrario de ejemplos que avalen tesis propuestas en el capítulo precedente, también podrían incorporarse al mismo como una sección más de él, de esta forma no sólo se ofrecería al lector una sensación de continuidad expositiva, sino que también se vería mejorada la eficacia argumentativa de los ejemplos propuestos.

Cuanto acabamos de decir creemos que justifica el hecho de que ofrezcamos a continuación un listado de los 25 capítulos que contiene dicha monografía. Una lectura atenta y comparada de los títulos ayudará al lector a comprender mejor el alcance de nuestras consideraciones al respecto:

 

Capítulo 1. Competencia gramatical y competencia textual (pp. 13-36)

Capítulo 2. Competencia literaria (pp. 37-60).

Capítulo 3. Gramaticalidad y literalidad. Concepto lingüístico de estilo (pp. 61-76).

Capítulo 4. Connotación e isotopía (pp. 77-110). 

Capítulo 5. Motivación y arbitrariedad (pp. 111-132).

Capítulo 6. Idiolecto y evolución de estilo (pp. 133-162).

Capítulo 7. Figura retórica y figura gramatical (pp. 163-188).

Capítulo 8. Fundamentos gramaticales del solecismo y del schema (pp. 189-200).

Capítulo 9. Estructura del solecismo: metaplasmos, metataxis, metalogismos

y metasememas. Las metáboles (pp. 201-222).

Capítulo 10. Metaplasmos. El proceso de intensificación: morfología y léxico. Implicación

          lingüística y estilística (pp. 223-242).

Capítulo 11. Metataxis: relaciones entre semántica y sintaxis. Isotopías y correlaciones (pp.

243-254).  

Capítulo 12. Metataxis: relaciones entre semántica y sintaxis. Anomalías sintácticas y

          discordancias (pp. 255-262).

Capítulo 13. Metataxis: relaciones entre semántica y sintaxis. Procedimientos de negación

(pp. 263-278).  

Capítulo 14. Metataxis: coherencia semántica y cohesión sintáctica (pp. 279-316).

Capítulo 15. Metataxis: relaciones entre léxico y sintaxis. El registro lingüístico coloquial

(pp. 317-326).

Capítulo 16. Metalogismos: estudio lingüístico-semántico de la hipérbole (pp. 327-336).

Capítulo 17. Metasememas: epíteto y metáfora (pp. 337-354).

Capítulo 18. Metasememas: metáfora, polisemia y sinonimia (pp. 355-364).

Capítulo 19. Metáboles: presencia de los distintos niveles del lenguaje en los juegos de

significantes y significados (pp. 365-376).

Capítulo 20. Metáboles: gramática y retórica (pp. 377-396).

Capítulo 21. Metáboles: semántica. Monosemia y polisemia textual (pp. 397-410).

Capítulo 22. Semiótica: aplicación de la tricotomía sígnica de Peirce (pp. 411-422).

Capítulo 23. Semiótica: americanismos y noticias de América (pp. 423-440).

Capítulo 24. Pragmática: la evidentia (pp. 441-466).

Capítulo 25. Pragmática: texto y contexto (pp. 467-482).

 

          En un trabajo tan extenso como el que aquí estamos reseñando tiene una particular importancia el apartado relativo a la bibliografía. Dada, a su vez, la densidad del mismo, entendemos que éste debe limitarse únicamente a las ‘Referencias bibliográficas’ propiamente dichas, como en efecto hace la autora, lo que no impide que el mismo tenga una extensión de 42 páginas; con acierto se ha hecho distinción entre la ‘Bibliografía citada y consultada (pp. 483-518), y la bibliografía de ‘Obras y textos analizados y consultados (pp. 519-523).

La aludida densidad de contenidos justifica igualmente la oportunidad y necesidad de un detallado ‘Índice de conceptos’ como el que carece al final del trabajo (pp. 525-537). Este instrumento de consulta rápida resulta doblemente eficaz en el caso que nos ocupa, toda vez que, como ya hemos señalado con anterioridad, no son pocos los conceptos que se tratan en más de un capítulo (que a veces no consecutivos), lo que puede obligar al lector interesado sólo en aspectos a realizar consultas selectivas guiadas.

En resumen, pues, queremos reiterar que estamos ante una obra novedosa que pone al lector sobre muchas pistas para plantearse desde una perspectiva multidisciplinar el estudio de ciertos temas tradicionalmente considerados como ‘gramaticales’, pero que analizados en profundidad pueden considerarse más bien como la antesala (y a veces como conditio sine que non) de lo ‘expresivo’, y, por extensión de lo literario. La autora no pretende con este libro ni agotar todos los temas posibles ni asimilar o identificar gramática y poética, simplemente deja muestras convincentes de que un diálogo a dos (o más voces) no sólo es posible, sino incluso deseable. La interadecuación de métodos y teorías es sólo un primer paso, pero todo camino, largo o no, empieza por este primer conato de avanzar hacia una convergencia siquiera parcial de intereses comunes.