REVISTA ELECTRÓNICA DE ESTUDIOS FILOLÓGICOS


 

 

A ESTANISLAO RAMÓN TRIVES EN EL VIGÉSIMO QUINTO ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DEL CURSO DE LINGÜÍSTICA TEXTUAL

 

Agustín Vera Luján

 

Se cumple este año el vigésimo quinto aniversario de la creación del Curso de Lingüística Textual, que se organiza, dentro del área de Lengua Española, en la Universidad de Murcia.

 

Iniciados en el curso 1977-1978, su celebración ininterrumpida desde entonces ha sido posible, de manera fundamental, por el interés con que el Curso ha venido siendo recibido sistemáticamente por sus destinatarios, los alumnos, graduados y profesores que se inscriben en cada una de sus ediciones, gracias a cuyo concurso, sobre todo, los Cursos de Lingüística Textual han llegado a convertirse en una de las actividades académicas  clásicas de la Universidad de Murcia.

 

La integración del Curso de Lingüística Textual en la vida académica, científica y cultural de la universidad y la sociedad de Murcia debe también mucho al apoyo reiterado, a lo largo de estos 25 años, de las autoridades académicas de la Universidad, de sus instituciones públicas y de entidades como Cajamurcia y la Caja de Ahorros del Mediterráneo, que han apoyado en múltiples formas el desarrollo de los cursos a lo largo de estos –primeros- 25 años.

 

Durante estos años el Curso de Lingüística Textual ha sido una de las vías fundamentales de difusión en nuestro país de los fundamentos y de los desarrollos principales de la Lingüística Textual, una perspectiva metodológica en la que, muy acertadamente, se ha señalado en alguna ocasión su vocación de Lingüística integral, de modelo lingüístico que, por aspirar a la descripción y explicación del modo en que los seres humanos pueden establecer entre sí relaciones comunicativas, sirviéndose para ello de las distintas lenguas históricas, ha de tomar necesariamente en consideración todos los niveles y componentes lingüísticos, resultando de tal forma un modelo de integración en el que no sólo resulta imprescindible la consideración de los problemas discursivos o textuales, sino también los de los niveles más tradicionalmente “gramaticales” o infratextuales.

 

Las ediciones sucesivas de los Cursos de Lingüística Textual  han servido para la presentación por una buena parte de los lingüistas más representativos de esta metodología de gran número de aspectos esenciales en dicha metodología. Además de la de algunos de los modelos lingüístico-textuales de mayor concreción y  difusión, como los de Janos S. Petöfi o Teun A. Van Dijk,  del tratamiento en ocasiones de  problemas relativos a los diferentes componentes lingüístico-textuales, los componentes sintáctico, semántico o pragmático, o de la presentación de cuestiones relacionadas con la tipología textual, el Curso ha acogido también en otras ediciones ponencias y seminarios de alcance más general, en cuanto que no sólo interesados en la concreción lingüístico-natural de los productos textuales, sino también en otros ámbitos comunicativos diferentes y más generales,  como los kinésicos o gestuales.

 

Consecuentemente con la perspectiva integral desde la que los Cursos han procurado caracterizar siempre a la Lingüística Textual,  muchas de sus ediciones han dedicado la atención merecida a  problemas relativos a la articulación de los niveles y componentes más claramente “gramaticales” por parte del texto; problemas  como el de la necesaria distinción entre las proposiciones  -unidades textuales-  y las  oraciones –unidades gramaticales-; entre las proposiciones complejas y compuestas y las oraciones de tipos equivalentes; los límites de la oración y el papel lingüístico de ciertos elementos o complementaciones “extraoracionales”..., etc.

 

A lo largo de estos 25 años de existencia, el Curso de Lingüística Textual de la universidad de Murcia ha tenido varios directores. Creado por Estanislao Ramón Trives en el curso 1977-78, su generosidad proverbial  se ha puesto también de manifiesto a este respecto,  al integrar siempre en su organización a cuantos colegas se incorporaron al área de Lengua española en la Universidad de Murcia; en primer lugar a Antonio García Berrio,  durante los primeros años de existencia de los Cursos; al malogrado José Muñoz Garrigós, a Ramón Almela Pérez y a mí mismo, después. Habiendo conocido de cerca la pequeña historia de los Cursos prácticamente desde su nacimiento, he podido comprobar de cerca el esfuerzo y el entusiasmo de que todos los responsables de su organización han hecho gala en cada momento, y el sistemático aumento en el número de inscritos y la pervivencia misma del Curso a lo largo de este cuarto de siglo son, sin duda, buenas medidas del éxito de esos empeños.  Pero si hay que destacar la importancia del papel desempeñado por alguna de estas personas para la existencia y desarrollo posterior del Curso de Lingüística Textual, la mención de Estanislao Ramón Trives resulta obligada.

 

Para todos cuantos hemos participado en la organización del Curso de Lingüística Textual a lo largo de estos años, en efecto,  el nombre mismo de estos cursos evoca, de manera  inmediata,  el de su fundador y corresponsable siempre durante todos estos años: el Profesor Estanislao Ramón Trives. Todos nosotros hemos sido, igualmente, del parecer de que el homenaje conmemorativo a un Curso que ha ganado a pulso su condición de actividad académica clásica dentro del panorama universitario español debía ser considerado como la ocasión para brindar un muy merecido homenaje simultáneo a la figura de su fundador, y de la misma opinión han sido los numerosos colegas que participan en este volumen, cuya respuesta a la convocatoria que se les hiciera desde el Departamento de Lengua Española de la Universidad de Murcia ha sido entusiasta.

 

Estanislao Ramón Trives ha estado vinculado a la  Universidad  de Murcia como profesor desde 1971. Agregado en las universidades de Sevilla y Alicante, y Catedrático en esta última, es desde 1982 Catedrático de Lengua Española de la universidad murciana, en la que ha desempeñado distintas funciones administrativas: desde la de Director del Departamento de Lengua Española y Coordinador del C.O.U. hasta la de Decano de su Facultad de Letras de 1985 a1988.

 

Estos rápidos apuntes relativos a la carrera académica de Estanislao Ramón Trives se refieren a los momentos más recientes de su actividad como profesor. Ésta es, no obstante, mucho más dilatada, y, si puede convenir recordar algunos otros de sus momentos, es, sobre todo, para valorar de manera ajustada la trayectoria profesional de Ramón Trives: maestro de Enseñanza Primaria desde 1961; Profesor Agregado de Francés de Institutos Nacionales de Bachillerato en 1967, y Catedrático de la misma disciplina desde el curso siguiente; Profesor Encargado de Lengua Española y de Lengua Francesa en el Centro de Estudios Universitarios de Alicante, dependiente de la Universidad de Valencia, de 1968 a 1971, la trayectoria profesional del Profesor Ramón Trives pone claramente de manifiesto una vocación por la docencia que se ha ejercido prácticamente en todos los niveles educativos.

 

Los alumnos que han seguido los cursos impartidos a lo largo de estos años por el Profesor Ramón Trives, y cuantos hemos tenido la fortuna de disfrutar de su amable y generoso magisterio, conocemos bien la naturaleza de sus intereses científicos en el ámbito de lo lingüístico, centrados fundamentalmente en una visión de las lenguas en tanto que instrumentos comunicativos, y, por consiguiente, dotados para ello de una dimensión fundamental, entre otras: la semántica. Es ésta, naturalmente, la orientación que presentan la inmensa mayoría de sus trabajos científicos: más de sesenta artículos publicados en revistas nacionales y extranjeras, y dos libros fundamentales:Aspectos de semántica lingüístico-textual (Madrid, Istmo-Alcalá, 1979), y Estudios sintáctico-semánticos del español. I. La dinámica interoracional  (Murcia, Godoy, 1982).

 

Cito especialmente estos dos libros, de los que Ramón Trives prepara actualmente las correspondientes reediciones, no sólo porque su misma condición de tales los pueda convertir en los espacios más adecuados para buscar la formulación más compleja y aquilatada de la tesis de Estanislao Ramón Trives sobre las cuestiones específicas que en ellos se abordan, sino porque se trata de dos obras verdaderamente esenciales en el desarrollo de la lingüística contemporánea. El primero, como han podido comprobar con nitidez sus lectores, es un prodigio de capacidad de integración metodológica que, combinando sabiamente lo mejor de las aportaciones de la lingüística preestructural, y de lo mejor de la lingüística española, juntamente con las aportaciones más enriquecedoras de las corrientes metodológicas posteriores, constituye el más sugestivo tratado teórico-práctico de lingüística textual de que disponemos en español hasta la fecha. El segundo, centrado en el ámbito de las tan reiteradamente mal interpretadas relaciones texto-oración, ofrece una tipología detalladísima de los modos de materialización de los mecanismos de enunciación en el espacio gramatical que para ello ofrece la llamada oración compuesta, tanto en términos de los mecanismos de coordinación como de subordinación.

 

         Los intereses científicos de Ramón Trives han estado, en efecto, siempre más próximos que a la dimensión sistemática-abstracta de lo lingüístico a la bien concreta de lo comunicativo, primando en  ellos la reflexión sobre todas aquellas cuestiones que  traslucen en lo lingüístico el modo en que los seres humanos nos comunicamos. No es, por tanto, sorprendente que la reflexión sobre lo literario sea una constante en sus trabajos, que han abordado, con resultados explicativos siempre iluminadores, obras como el Lazarillo, el Poema de Alfonso Onceno, el Llanto general por Guatemala, e indagado, siempre con agudeza, en autores como Azorín, Jorge Luis Borges, Miguel Espinosa, Camilo José Cela o, sobre todo, Unamuno, cuya preocupación por la trascendencia ha sido especialmente motivadora y sugerente para Estanislao Ramón Trives, que ha vuelto reiteradamente sobre la obra del autor vasco.

 

         Quienes frecuentamos a Estanislao Ramón Trives somos afortunados también por otros motivos no menos importantes: su bondad y generosidad son, literalmente, extraordinarias, y crean para quienes con él tratamos habitualmente un marco de convivencia especialísimo: es el primero en ofrecer su concurso cuando es necesario, como si de la cosa más natural se tratase, mientras que resultará, con toda seguridad, imposible encontrar a nadie a quien él haya ocasionado la menor molestia para aliviar algún problema o incomodidad propias.

 

         Los estudiantes, colegas y amigos de Estanislao Ramón Trives somos afortunados por una razón más: nuestro amigo ejerce a diario una sabia voluntad de optimismo ante la vida que no es la menor de las enseñanzas que, con la modestia y naturalidad que lo caracterizan, nos transmite siempre como un regalo, aun en los momentos más difíciles.

 

Sabemos también que su generosidad, bondad y optimismo vital constituyen una fuente de estímulo gracias a la cual todos somos más generosos, más bondadosos y más optimistas, y por todo ello le estamos, de corazón, agradecidos.