prote.gif (2872 bytes)

COSMÉTICOS, ¿EL ELIXIR CONTRA EL ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL?

De todos los órganos del cuerpo humano, la piel es el de mayor tamaño. Tiene una estructura compleja formada por dos estratos distintos, que descansan sobre una capa de grasa. El estrato exterior: la Epidermis, está formada por varias capas; las células más exteriores adquieren uniformemente un relleno de la proteina ?-queratina y forman la capa protectora exterior de células muertas (capa córnea). El estrato inferior: la Dermis es una densa capa celular que contiene fibras proteínicas de colágeno, elásticas y reticulínicas, que son las que determinan la firmeza y elasticidad de la piel.

El envejecimiento supone la reducción del ritmo de producción de células dérmicas y epidérmicas y deteriora, especialmente, las fibras proteínicas de la dermis.

Muchos cosméticos tratan de evitar el envejecimiento de la piel, manteniendo la humedad de la misma. Algunos incluyen variadas formas de colágeno, pero, aunque puede que haga el producto más atractivo comercialmente, desde el punto de vista científico, su eficacia se pone en duda ya que las moléculas de colágeno que incluyen son demasiado grandes para pasar a través de la epidermis.

Por otra parte, las cremas hidratantes tradicionales estan, en la actualidad, "atrapadas en el interior de unos contenedores químicos" denominados Liposomas, de modo que el agente hidratante permanece en el lugar en que se ha aplicado y no es arrastrado por el sudor o la humedad. Los compuestos basados en liposomas se encuentran entre las mejores cremas hidratantes, pero, a pesar de su coste y de su sofisticación, la mayoría de los dermatólogos cree que todavía no son más efectivos que la vaselina.

cosme.jpg (41938 bytes)

Algunas empresas fabricantes de cosméticos han dado un paso más adelante y han cargado los liposomas con colágeno y elastina, con la esperanza de que estas proteínas reparen los daños producidos por la edad. Sin embargo, aportar los bloques de construcción para la reparación de la piel sería como vaciar una carga de ladrillos en una obra y esperar que se coloquen solos.

Es sabido también que las microinyecciones de colágeno en surcos y arrugas localizadas de la piel no son del todo definitivas porque el colágeno "injertado" es, generalmente, reabsorbido por el organismo al cabo de un tiempo (entre ocho meses y un año) y, a veces, éstos "añadidos" pueden producir alergias.

volver