Tercer proyecto 2019-2021 PGC2018-097817-B-C33

HISTORIA SOCIAL DE LA MINERÍA ESPAÑOLA CONTEMPORÁNEA. FORMACIÓN DE LA CLASE OBRERA Y CONDICIONES DE TRABAJO EN LA MINERÍA ESPAÑOLA

Programa y subprograma

Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Proyectos de I+D de Generación de Conocimiento

Referencia:
PGC2018-097817-B-C33

IPs (investigadores principales):
Lluís Torró Gil y Eva María Trescastro López
Universidad o centro de investigación: Universidad de Alicante
Miembros del equipo y su filiación:

  • Antonio Escudero (Universidad de Murcia)
  • Joaquín Carlos Ocampo Suárez-Valdés (Universidad de Oviedo)
  • Agustín Fleta González (Universidad de Sevilla)
  • Ignacio Suay Matallana (Universidad Miguel Hernández)
  • Patricia Suárez Cano (Universidad de Oviedo)

e-contact:
Lluís Torró Gil <lltorro@ua.es y eva.trescastro@ua.es

Duración. 
Fecha de inicio: 1-1-2019
Fecha de finalización: 30-12-2021
Objetivos / resumen: 

  1. Formación de la clase trabajadora de las minas.

 

La primera parte del proyecto que solicitamos tiene como objeto de investigación el estudio de la formación de la clase obrera minera utilizando fuentes documentales poco empleadas hasta ahora, los censos de población, los padrones municipales y la documentación (padrones) de cédulas personales de ayuntamientos mineros como los de Nerva (Huelva), Linares (Jaén), Mazarrón (Murcia), La Unión (Murcia), San Salvador del Valle y Sestao (Vizcaya), Mieres y Langreo (Asturias). El estudio del proceso de formación del proletariado industrial es un tema relevante. Se trata de conocer cuál es el origen social y geográfico de la población que acabó formando la mano de obra en las minas. Las relaciones de producción en cada localidad minera responderán en buena medida a las dimensiones y características del ‘ejército industrial de reserva’, esto es, de la población que se vio en la necesidad de vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Se analizarán el entorno sociodemográfico de las localidades mineras y las respuestas de la población a las distintas alternativas para obtener su sustento, así como las transformaciones que provocó la oferta de trabajo minera en los movimientos migratorios, los patrones de población y las estructuras familiares, entre otros aspectos relevantes. Se empleará como referencias las publicaciones que ya han hecho uso en alguna medida de estas fuentes – Artillo, J. et al. (1987); Cohen, A. (1987); Cohen, A. (2004); Cohen, A. (2006); Cohen, A. (2015); Cohen, A. (2015); Ferrer, A.; Fleta, A.; Ramírez, F. y Urdiales, M.E. (2005); Franco, J. y Moreno, A. (1977); Gilvarón, L. (1984); Gil Olcina, A. (1970); Guimarães, P.E. (2001); Guimarães, P.E. (2005); Martínez Soto, A.P.; Pérez De Perceval y Navarro, D. (2006); Maurín, M. (2011); Maurín, M. (2016); Pérez-Fuentes, P. (1993); Poussou, J.P. y Lottin, A. eds. (2002).

Se analizarán el entorno sociodemográfico de las localidades mineras y las respuestas de la población a las distintas alternativas para obtener su sustento, así como los cambios que provocó la oferta de trabajo minera en las migraciones, los patrones de asentamiento y las estructuras familiares. El uso sistemático de los padrones municipales nos acercará al conocimiento del proceso de formación de la clase obrera centrándonos en la información sobre procedencia, edad, profesión e ingresos. Se elaborarán prosopografías representativas mediante el uso de los padrones seriados; esto es escoger un grupo de familias representativas y monitorizar su evolución a lo largo del tiempo. Se pretende reconstruir indicadores para el estudio de los patrones de asentamiento y la densidad urbana para estudiar el hacinamiento y las condiciones de habitabilidad de las viviendas obreras.

 

  1. Condiciones de trabajo

 

Se pretende estudiar las condiciones de trabajo en los centros mineros. Uno de los aspectos en los que se incidirá será la composición por edad y sexo de la población obrera, tratando de contrastar esta información con la que se desprende de la literatura internacional sobre la cuestión (John, 1984). Se trata de indagar sobre el subregistro del empleo femenino (e infantil) en las estadísticas oficiales, dado que es posible que el empleo femenino, dedicado fundamentalmente a trabajos auxiliares, no se contabilice en tu totalidad cuando participe en las labores juntos con los hombres (maridos, padres) o los sustituya en momentos en los que se tuvieran que dedicar a otras actividades, por ejemplo, ciertas labores agrícolas. Otro tema más complejo es el que atañe a la consideración de los trabajos que se pueden consideran directamente ligados a la actividad extractiva. Básicamente serían los ligados a la extracción de los minerales y su preparación y concentración para la comercialización. Pero otras tareas como el transporte de las menas, el mantenimiento y abastecimiento a los mineros, el mantenimiento de los útiles y maquinaria… podrían contabilizarse dentro de la mano de obra minera.

Asimismo, se hará hincapié en la cuestión de los accidentes de trabajo. Desde la Ley de Accidentes de Trabajo de 1900 a la normativa más reciente sobre enfermedades profesionales (RD 1299/2006), la normativa legal sobre “riesgos” y “salud laboral” constituye un componente absolutamente indispensable del análisis histórico de las relaciones entre trabajo y salud. Por otra parte, un acercamiento a esta problemática basado únicamente en los textos legales dejaría de lado dimensiones fundamentales de ese análisis: costumbres, grados de aplicación, aceptación social de las normas, características y relaciones sociales diferenciadas de los distintos medios locales y unidades o complejos de producción y trabajo. Hijas de los procesos de “normalización”, las estadísticas oficiales de los “riesgos del trabajo” son susceptibles de la misma reflexión.

Reconstrucciones históricas basadas en documentación médico-patronal han precisado los contenidos reales, en determinados contextos, de riesgos contemplados desde el principio por la ley. Su aplicación muy restrictiva en la práctica, apoyada en una gestión de empresa, es una de las respuestas a la innovación legal y prefigura a veces su desarrollo (Cohen y Fleta 2011). Se ponen de manifiesto riesgos invisibilizados y modalidades de invisibilización (Cohen y Fleta 2012; Fleta 2017).

 

  1. Nutrición

 

La relación entre nutrición y nivel de vida ha sido destacada por numerosos autores (Sen y Nussbaum, 1998; Sen, 2001). En el presente proyecto se analizaría esta relación, mediante las fuentes disponibles, para los centros mineros objeto de estudio. El estado de salud de las poblaciones, asociado fundamentalmente con una adecuada cobertura de necesidades básicas como la alimentación, es una de las dimensiones del bienestar que mejor refleja las condiciones de vida de una población, e indicadores como la estatura (Puche, 2009 y 2011; Martínez Carrión y Puche, 2011) y la mortalidad (Escudero, 2002; Martínez Carrión, 2016), pueden ayudar en su evaluación y análisis. Asimismo, la malnutrición aparece como uno de los factores claves para explicar la prevalencia de las patologías de origen social asociadas a la pobreza. A su vez, las enfermedades infecciosas agravan los cuadros de malnutrición y contribuyen a incrementar la vulnerabilidad de los afectados, reforzando así su condición de huéspedes susceptibles de desarrollar la enfermedad infecciosa. Esta última posibilidad, se ve incrementada, además, por el mayor riesgo de contagio, tanto directo como indirecto, que conllevaban la insalubridad, el hacinamiento y la promiscuidad que como se ha indicado acompañaba estos contextos, aumentando el riesgo de contraer lo que actualmente se conoce como enfermedades de la miseria y de la pobreza.

Las principales fuentes que se utilizarán para la reconstrucción de las dietas alimentarias son los archivos de las compañías mineras, que se utilizaban para el conocimiento y control de la mano de obra por parte de la empresa, que tenía a su cargo un elevado contingente de mano de obra, así como los datos de compra de alimentos de los hospitales de las compañías mineras. La elección de esta metodología viene determinada por la disponibilidad y accesibilidad a las fuentes, de carácter administrativo-contable privada, como son los archivos de las compañías mineras.  Aunque actualmente se trata básicamente de encuestar a una muestra de unidades familiares de una zona acerca de sus hábitos alimentarios y su dieta tipo, en un estudio histórico como este, consistirá en la recuperación y análisis de dietarios que se recogían en los archivos de la compañía. Con este sistema se está calculando el consumo alimentario medio en de la población de hombres, dejando de lado la existencia de importantes diferencias entre edades, sexos y nivel socioeconómico.

Para el abordaje de la relación existente entre la nutrición y las enfermedades de la miseria y de la pobreza, se analizarán los trabajos de los higienistas donde se realizaba un diagnóstico del papel que jugaba el factor ‘alimenticio’ en el desarrollo de las enfermedades infecciosas de etiología social, así como el discurso de las medidas de carácter preventivo y de salud pública asociados a la reforma sanitaria que procedía establecer para superar el problema. Además, entre las fuentes que se pretenden consultar y según la disponibilidad de las mismas, se prevé comparar los datos sobre consumo alimentario con los motivos de ingresos de los diferentes hospitales mineros para detectar problemas y/o enfermedades carenciales o de otro tipo relacionados con la alimentación. Se pretende completar esta investigación con otras fuentes que aporten más información cuantitativa y cualitativa del periodo estudiado y comparar los datos de consumo alimentario con otros indicadores de bienestar económico.

 

  1. Contaminación atmosférica y efectos sobre la salud

 

Relacionado con este aspecto, se van a estudiar los conflictos medioambientales suscitados en el desarrollo histórico de la minería española. Analizando el desarrollo de técnicas y tecnología para reducir la contaminación y los marcos normativos reguladores de los conflictos.

Para realizar este estudio comparativo en el tiempo y en el espacio, nos vamos a basar en dos aproximaciones metodológicas complementarias entre sí:

– Estudio histórico y económico basado en la investigación convencional de fuentes primarias y bibliografía en diversos archivos y bibliotecas nacionales e internacionales. Partiendo de las investigaciones ya iniciadas por los miembros del proyecto en España y Portugal y de la creciente bibliografía internacional sobre estas cuestiones en el campo de la “Ecología Política de la Extracción”, su objeto es fundamentalmente hacer una comparación en las tres grandes líneas avanzadas en el capítulo de Objetivos Específicos entre ambos países y comprobar la pertinencia o no de esbozar un “modelo ibérico” de contaminación minera.

– Medición del impacto socioeconómico y de la opinión de los grupos afectados por los proyectos mineros contemporáneos. Este estudio se abordará desde la perspectiva de la agnotología o construcción de ignorancia por parte de científicos que no actúan como agentes neutrales interesados en una supuesta verdad científica sino como defensores de intereses concretos (Guillem-Llobat, 2017).

 

Objetivos específicos

 

  1. a) Estudiar las variaciones de la composición por edad y sexo, según lugares y momentos.
  2. b) Analizar las migraciones: aportes externos –a partir de los lugares de nacimiento de los habitantes y de otras informaciones que a veces incluyen, como el tiempo de residencia en el municipio, especialmente de los llegados de fuera– y salidas –comparando documentos sucesivos a partir de las propias estadísticas agregadas y, en su caso (mucho más costoso), de algún microanálisis nominativo, siquiera a modo de muestra; raramente los lugares de destino se consignan en las bajas: deben aprovecharse las escasas menciones.
  3. c) Conocer la composición socioprofesional de las poblaciones a partir de las categorías del padrón, teniendo en cuenta la ambivalencia frecuente de algunos términos genéricos (“jornaleros”, “braceros”, “del campo”…) y la ambigüedad sociolaboral de los medios locales, a menudo ligada al pluriempleo en más de un sector de los mineros y/o de sus familias (Cohen 1987, 2015, 2017; Sánchez Picón 1983…).

d) Estudiar de la composición de los hogares, explotando la triple clasificación habitualmente empleada por los padrones (“vecinos”, “domiciliados” y “transeúntes”) y las informaciones sobre el domicilio y, en su caso, los lazos de parentesco entre co-residentes. Indirectamente, los lugares de nacimiento de cónyuges e hijos de cada “vecino” pueden dar pistas sobre las trayectorias migratorias personales y familiares.

  1. e) Analizar los efectos de la expansión minera sobre los niveles de vida de la población y en particular en el impacto que tuvo dicho proceso en la evolución de la dieta y el estado nutritivo de la población.
  2. f) Profundizar en el papel que desempeñó la nutrición tanto en el desarrollo y extensión de enfermedades de la miseria y de la pobreza, como en su control y erradicación, en la medida que se consiguió mejorar el estado nutricional y de salud de la población.
  3. g) Definir el marco regulador de actuación en los casos de conflictos medioambientales y analizar las estrategias de carácter técnico y científico destinadas a reducir la contaminación.
  4. h) Estudiar cómo se organiza la sociedad civil ante los problemas de contaminación minera.

Todos estos análisis contribuyen al estudio de los procesos de formación de clase obrera, del papel que juega en ellos la minería, de sus diferencias locales y de las condiciones de vida. Asimismo, el estudio del Nomenclátor en cada ámbito minero permitiría precisar los impactos de la minería en las dinámicas del poblamiento –evolución del diseminado, crecimiento desigual de entidades, aparición de nuevos núcleos y barriadas, fenómenos de despoblación en tiempos de reconversión, retroceso o cese de actividad minera–. Las modalidades del poblamiento y el espacio residencial –hecho demográfico y geográfico– confieren especificidad a cada sociedad minera –procesos de concentración, segregación persistente o convergencia espacial más o menos costosa con los habitantes más arraigados, aparición de nuevos ámbitos de sociabilidad…).2