¡¡Eureka, los MOOC!!

Arquímedes de Siracusa fue uno de los científicos más importantes de la Grecia clásica que, además de sus muchos logros, es conocido por haber salido desnudo de su bañera corriendo por las calles y gritando “¡¡eureka!!”… o al menos eso cuenta la leyenda. El Rey Hierón II quería saber si un orfebre le había construido una corona de oro o si había sido engañado, pero había que darle respuesta sin deteriorar la corona. Arquímedes encontró la respuesta mientras disfrutaba de un baño: el líquido desplazado por su cuerpo al sumergirse en la bañera era equivalente al volumen del mismo, es el conocido como principio de Arquímedes. Y como si estuviéramos en la bañera de Arquímedes, los MOOC parecen haber provocado un grito de eureka en el contexto de la enseñanza superior.

mooc_pazprendes

Imagen de un artículo publicado en La Opinión de Murcia con una entrevista a la que suscribe estas líneas.

Pero los inventos no llegan de la nada, y así, hasta llegar a los MOOC hemos pasado por los objetos de aprendizaje, los recursos educativos abiertos, la enseñanza flexible, el proyecto Open Course Ware, las licencias creative commons, la experiencia de Kahn Academy, la Fundación Wikimedia,… un recorrido corto en el tiempo pero extenso en su evolución. Y como antecedentes más claros y directos de los MOOC hemos de citar el curso de Siemens y Downes “Connectivism and Connective Knowledge” en 2008, el curso de Thrun y Norvig sobre “Introduction to Artificial Intelligence” en 2011 y el pistoletazo de salida a nivel mundial que supuso el curso sobre electrónica que organizó el MIT de marzo a junio de 2012 en el que se inscribieron 154.763 estudiantes, ¡¡impresionante!!

Y llegados a este punto, ¿qué hemos encontrado realmente con los MOOC? Nos preguntamos los motivos de este enorme interés por los MOOC y se nos ocurren varias respuestas: motivos económicos, el interés por la innovación educativa apoyada en TIC, la curiosidad, el afán en avanzar en las propuestas de educación abierta y flexible, razones de marketing y publicidad, la democratización de la información,… Probablemente no haya una única explicación al fenómeno MOOC y lo más plausible sea entender que la combinación de todas estas razones está provocando su rápido crecimiento y ese interés repentino de todas las instituciones por no quedarse al margen y explorar este territorio novedoso.

Desde la pedagogía, los expertos parecen haber adoptado dos posiciones: por una parte, un absoluto escepticismo sobre una propuesta que llega plena de lagunas y arenas movedizas en las que resbalamos, lo cual nos hace plantearnos muchas preguntas sin respuesta, por el momento, y poner en duda los propios cimientos sobre los cuales se asienta la propuesta de la enseñanza masiva on line; por otra parte, encontramos el entusiasmo que caracteriza al otro grupo, el de los curiosos que gustan de explorar territorios nuevos, aunque sean pantanosos, y disfrutan con los interrogantes de caminar sin un destino prefijado de antemano y sin saber qué encontraremos por el camino. Y aún no terminamos de aclarar el sustento pedagógico del modelo o hacia dónde nos conduce, cuando nos encontramos que hasta se diseñan MOOC que no son MOOC. Lo que pone de manifiesto al menos que la etiqueta “mooc”, vende.

La realidad actual es que, con o sin pedagogos, las experiencias de MOOC crecen a ritmo vertiginoso (MiríadaX, Coursera, Udacity, Openuped, Lynda, Udemy, EdX,…). Incluso tenemos ya en la red agregadores de MOOC, portales que aglutinan la oferta de cursos de otras instituciones. Todas ellas con cifras apabullantes que desconciertan y nos conducen inexorablemente a preguntarnos si será una moda pasajera o si realmente el cambio del sistema de enseñanza superior va a venir empujado por un modelo de enseñanza masiva on line que llega para quedarse. Además este volumen de usuarios de los MOOC nos provee a su vez un volumen también enorme de datos sobre distintas dimensiones de los procesos de aprendizaje que quedan recogidos en las plataformas y las encuestas, lo cual nos conecta con otra línea de investigación abierta y candente en la actualidad, las analíticas sobre el aprendizaje (“learning analytics”), ya comentadas en nuestro blog no hace mucho.

Y la información sobre los MOOC también crece de forma exponencial. Como sugerencias de interés para profundizar en el mundo de los MOOC, recomendamos el portal de Luján o el Observatorio MOOC que lidera la Universidad de Alicante y participa, entre otras instituciones, nuestra Universidad de Murcia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*