OTRI

null Una investigación de la UMU detecta la necesidad de elaborar una ley de financiación local que elimine la incertidumbre financiera de los ayuntamientos

25-02-2021 09:20

Calculadora

Los hallazgos muestran que este sesgo no ha resultado significativo; sin embargo, existen otros factores, como la inversión realizada por los municipios o la tasa de paro, que resultan reveladores, aunque no aparezcan recogidos en la Ley de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CARM) a la hora de realizar el reparto. 

“Ni la coincidencia ideológica del partido que sustenta la alcaldía con la del partido de la presidencia regional, ni la fortaleza política (mayoría) del gobierno municipal, han resultado ser factores relevantes en la determinación de la asignación de estos fondos”, explica el investigador de la UMU Bernardino Benito. Además, la cantidad de transferencias y subvenciones que reciben los ayuntamientos tampoco se ve afectada por el calendario electoral.

En relación al periodo analizado, cabe destacar que ha sido el de 2009-2017, habiéndose celebrado durante el mismo dos elecciones municipales: 2011 y 2015. 

Resultados reveladores

Los factores presupuestarios, sin embargo, sí han resultado significativos. Estos indican que aquellos municipios que recaudan más ingresos propios reciben menos transferencias y subvenciones per cápita, mientras que los municipios que más invierten se ven ayudados económicamente por el gobierno regional.

Esto vendría explicado por el hecho de que la mayor parte de las inversiones que realizan los ayuntamientos están financiadas por la CARM a través de los llamados Planes de Obras y Servicios, es decir, los ayuntamientos realizan inversiones porque mayoritariamente están siendo financiados por el gobierno regional.

En cuanto a la deuda viva municipal por habitante, destaca que se está premiando a aquellos municipios que menos deuda tienen para repartir las transferencias corrientes, es decir, a aquellos que gozan de una mejor situación financiera.  

Por tanto, “puede concluirse que se ayuda económicamente a los municipios con menor porcentaje de recursos propios, pero, por otro lado, también se premia a los ayuntamientos que consiguen una buena gestión en materia presupuestaria, lo que mostraría coherencia financiera en la gestión de fondos municipales por parte del gobierno regional”, comenta el profesor Benito.