Up

Conferencias

El ‘iluminador de la reina’: Nicholas Hilliard e Isabel I

Elizabeth Goldring

 

Esta conferencia explora la relación entre Nicholas Hilliard, el Apeles de finales del siglo XVI en Inglaterra, e Isabel I, su promotora más importante. Originalmente formado como orfebre, Hilliard era demandado a finales del reinado de Isabel como joyero, creador de medallas y sellos, como diseñador de imágenes para el uso de impresores y libreros, como iluminador de manuscritos y como pintor de óleos. Hilliard también era escritor. Su obra conocida como El arte de la iluminación es un tratado con tintes autobiográficos escrito en los años finales del reinado de Isabel I y marcó un punto de inflexión en la trayectoria del pintor en Inglaterra de trabajador manual a instruido practicante de un arte liberal. Pero la fama de Hilliard, entonces y ahora, se ha derivado en gran medida de sus miniaturas (o iluminaciones): retratos diminutos y excepcionalmente detallados ejecutados en acuarela sobre vitela. A comienzos de la década de los setenta del siglo XVI, Hilliard se estableció como el pintor de miniaturas de preferencia de la reina Isabel I. Durante los siguientes treinta años, hasta la muerte de la reina en 1603, Hilliard fue su retratista de mayor confianza, así como un individuo que, más que cualquier otro, dio forma a su imagen en los ojos de sus contemporáneos (en Inglaterra y más allá) así como para la posteridad. Sin embargo, no fue hasta la década de los años noventa que fue recompensado con un título oficial –‘iluminador de la reina’- y un sueldo anual de la corona. Esta conferencia es una nueva mirada a la amplia variedad de medios en los que Hilliard retrato a Isabel I -escritos, así como visuales- y sitúa la relación entre artista y promotora en un contexto político-religioso más amplio. También considera el papel de Hilliard en la producción de imágenes póstumas de la ‘buena reina Bess’ en la primera década del siglo XVII que abasteció la creciente nostalgia de la predecesora mientras el reinado de Jaime I se deterioraba.

 

 

imagen

 

 

Depicting a court of ladies :Clouet and female portraits

Mathieu Deldicque

Próximamente

 

 

 

imagen

 

 

Female Patronage and Artists at the Court of Francis 1st

Kathleen Wilson-Chevalier

En contadas ocasiones han sido las mujeres en la élite más poderosas que durante los treinta y dos años que reinó el rey Francisco I. Como ocurrió en el resto de Europa, en la tierra de la ley sálica tanto el poder y el arte como lo femenino y lo masculino estuvieron íntimamente entrelazados. Luisa de Saboya, madre del rey y figura eminentemente política, sentó la pauta usando ciertos objetos artísticos, especialmente manuscritos iluminados, para programar el ascenso al poder de su hijo y después consolidar un reinado que también empoderó a su hija Margarita. Sin embargo, Luisa estaba lejos de estar sola. La reina Claudia, que fue consorte real de manera fugaz, era de mayor rango que Francisco teniendo precedencia sobre Luisa, y la reina Ana de Bretaña, que destacó por su fortaleza, allanó el camino para la promoción artística asociada con sus hijas Claudia y Renata de Francia. Los retratos más tempranos de Jean Clouet (y sus copias) nos permiten imaginar cómo se complementaron entre sí sus casas reales y chocaron al tomar el mando Luisa y Francisco.

Mientras Francisco reavivaba las Guerras Italianas, tanto la imaginería efímera como en la iluminación se justificaba su conquista del Ducado de Milán como derechos transferidos de Claudia y Renata. La herencia de las hermanas reales tuvo un gran peso en la innovación arquitectónica (conyugal) en el castillo de Blois y en las actividades de Leonardo da Vinci después de su llegada a Amboise, que se centraron en gran medida en el patio cuadrangular. Cinco años después de la muerte de su hermana, Renata fue enviada a Ferrara donde consolidó la encrucijada del arte francoitaliano con la llegada para trabajar en la corte de Rosso, Primaticcio, Cellini y Serlio, tras lo cual se enfocaron alrededor de Fontainebleau. Mientras tanto, empujada a un reinado incómodo en el nombre de la paz, Leonor de Austria afloró artísticamente siempre que (junto a su aliada Ana de Montmorency) pudo generar espacio para ello.

En cierto modo, Margarita de Angulema/Margarita de Alençon/Margarita de Navarra fue el comodín en la impresionante bajara de mujeres Valois y su alianza con su madre y padre no le impidieron crear un fuerte lazo de unión con sus cuñadas reales francesas. Su apego a Claudia y Renata estaba en parte fundamentado en sus enseñanzas religiosas evangelistas comunes (confirmadas en manuscritos, libros impresos y en vidrieras). Más tarde, en un mundo teóricamente únicamente dividido entre mujeres “honestas” y “deshonestas”, las sensibilidades religiosas de Margarita alentaron una alianza con Ana de Pisseleu, duquesa de Étampes y amante del rey, quien, junto a Margarita, ayudó a mediar en el programa artístico real después de la muerte de la madre del monarca. La hermana del rey destacó entre las autoras femeninas de alto rango moldeadas por libros en los que las mujeres ilustres estaban en primer plano. En el velatorio de las anteriores regentes Ana de Francia y Ana de Gravile, empeló artistas para ilustrar uno de sus textos dirigido a la audiencia femenina.

En unas largas negociaciones matrimoniales que involucraron a Renata, la última dama real en tomar su posición en el escenario cortesano de Francisco fue la joven Catalina de’ Medici. Cuando la princesa Medici llegó a Francia, su herencia cultural italiana encajó con el arte que se estaba creando en Fontainebleau. La promoción artística de su línea matrilineal francesa extinta, que ha sido poco estudiada, reforzó los roles culturales modélicos que estaban definiendo las mujeres más cercanas al rey incluyendo a su cuñada Margarita de Francia. Los múltiples hilos artísticos franceses, nórdicos, e italianos que se estaban entrelazando en la corte ayudaron a forjar el futuro papel de Catalina como promotora del arte de gran importancia, una herramienta política que cada vez manejó de manera más contundente.

 

 

 

 

imagen

 

Leonor de Toledo, patrona de Agnolo Bronzino

Bruce Edelstein

Leonor de Toledo, Segunda Duquesa de Florencia, jugó un papel fundamental en la creación de la corte de los Médici. Sin embargo, tras su muerte, este hecho fue ignorado y olvidado deliberadamente. Esto ha hecho que la mayoría de las obras arquitectónicas y artísticas que ella promocionó a lo largo de su vida se hayan vinculado con el patronazgo de su marido, algo que continúa hasta la fecha.

 

De todos sus vínculos con artistas de la corte, el más importante y destacado es el que se creó entre ella y el pintor Agnolo Bronzino, a quien se le debe la creación de la imagen que todos tenemos hoy en día de Leonor de Toledo. Sin embargo, Bronzino hizo otras muchas obras para la Duquesa. Algunas de ellas todavía se conservan, como las pinturas de su capilla en el Palacio Vecchio, mientras que otras solo se conocen por los testimonios que quedan de ellas en los archivos. El análisis de estas obras de arte proporciona una oportunidad única para comprender cómo Leonor ejerció sus privilegios como patrona, además de revelar la capacidad de Bronzino para desenvolverse en un ambiente cortesano en el que se promovía la competencia entre artistas, creando rivalidades y conflictos incluso entre las amistades más consolidadas.

 

 

 

imagen

 

Raphael and the Ladies: The Prince of Painters and Female Patrons, Collectors, and Viewers

Sheryl Reiss

Próximamente

 

 

 

imagen

 

Revisiting the Art Patronage of Vittoria Colonna

Marjorie Och

Próximamente.

 

 

 

imagen

 

Bernard van Orley, pintor de Margarita de Austria y de Maria de Hungría. ¿El arte al servicio del poder o el poder al servicio del arte?

Veronique Bücken

El mecenazgo de Margarita de Austria y de Maria de Hungría fue fundamentado sobre una voluntad ideológica, religiosa, pero también política. Mujeres poderosas y cultas que utilizaron el arte como medio de promoción dinástico, cada una a su manera. Si Margarita reanudó de forma brillante con la tradición del mecenazgo borgoñón tanto por el prestigio propio así como por el de la dinastía Habsburgo, María se implicó a estar al servicio de su hermano Carlos V. No obstante, las dos encontraron en Bernard van Orley el artista ideal para crear imágenes susceptibles de magnificar el estatus del emperador y de su familia. En la Corte de Bruselas, ellas ofrecieron al pintor condiciones excepcionales para que este explotase al máximo su talento con los tapices y las vidrieras. Gracias a la protección de Margarita y de María, Van Orley produjo composiciones suntuosas y de una gran audacia, que renovaron la imagen del poder imperial, llegando a ser el artista, uno de los creadores más innovadores de su tiempo.

 

 

 

imagen

 

Artistas al servicio de las mujeres de la Casa del Austria en el siglo XVI: Juana de Austria y María de Austria

Almudena Pérez de Tudela

Próximamente

 

 

 

Juana

 

Alrededor de la Infanta. Artistas, intelectuales y política en la corte de Turín al final del siglo XVI.

Alice Raviola

La boda de Catalina Micaela con el duque de Saboya Carlos Emanuel I, celebrada en Zaragoza el 18 de marzo de 1585, fue – como enseña la historiografía mas reciente – un momento fundamental para la dimensión política y cultural del ducado subalpino. La estancia de la Infanta en Turín, donde llegó el 10 de agosto de 1585 y murió el 6 de noviembre de 1597, fue determinante para la consolidación y la creación de un gusto hispanófilo que se explico en las artes, en la literatura, en la devociones y en todo el mundo cultural urbano y ducal.

La ponencia mira a subrayar la influencia política de la Infanta también en este contesto, a través de la análisis de figuras de artistas como Federico Zuccari, de arquitectos como Ascanio Vittozzi, de letrados como Federico Della Valle y Alessandro Tesauro. Cuadros, capillas, libros, pero también objetos y mapas exóticas, enfatizaron la proyección de la monarquía de España en el Norte-Oeste de Italia, y contribuyeron a formar la herencia material y espiritual de los hijos y de las hijas de la pareja ducal.

 

 

imagen

 

Antonio Moro and his Habsburg patrons.

Joanna Woodall

Próximamente

 

 

 

imagen

 

Logotipo Jornadas Arte, Poder y Género
 
Jornadas Arte, Poder y Género
artepoderygenero@um.es