EL ESPEJO CON MEMORIA.Una aproximación práctica al daguerrotipo Becquerel

La profesora de la Universidad de Murcia y coordinadora del proyecto Educar la mirada, Rebeca Romero Escrivá, ha participado en un taller personalizado de iniciación al daguerrotipo Becquerel, gracias al apoyo del Departamento de Información y Documentación de la Universidad de Murcia. Dicho taller, se enmarca dentro de una serie de cursos teórico-prácticos sobre procedimientos fotográficos históricos, impartidos por el colectivo Taller Daguerrotipo, un espacio dedicado a la difusión de la tecnología fotográfica del siglo XIX como herramienta expresiva en el siglo XXI, que está integrado por profesionales especialistas en procesos pioneros —como Nina Zaragoza Abela, Hélène Vedrenne y Simone Choulle—, y que pretende acercar la praxis del medio a docentes y artistas, recreando el proceso, para poder aprehender mejor su historia.

El objetivo del taller era adquirir los conocimientos para la realización de un daguerrotipo con el método de Becquerel mediante el manejo de cámara de placas. El método Becquerel, emplea como el daguerreano placas de plata y yodo, pero el revelado de la imagen latente se realiza bajo la luz solar, en vez de con vapores de mercurio. En su tiempo (1840) fue considerado un procedimiento instantáneo porque era más veloz que el proceso inicial patentado por Daguerre y menos tóxico.

Pulido, preparación de la toma y exposición solar del daguerrotipo

Como puede observarse en las imágenes del taller, la elaboración del daguerrotipo consistió en pulir la placa de cobre o latón plateada, sensibilizarla con vapores de yodo, planificar la puesta en escena de la toma fotográfica, exponer la placa con una cámara de 4×5’’, revelarla bajo la luz solar, fijarla, lavarla y encapsularla.

Grabado de Daumier del s. XIX que caricaturiza las condiciones de posado

Posar varios minutos inmóvil ante un sol abrasador formó también parte de la experiencia del taller. Solo entonces se entiende el porqué de los rostros duros, cetrinos e inexpresivos, en ocasiones petrificados, tan frecuentes en los primeros retratos de la década de los cuarenta del siglo XIX. Valicourt, en su tratado de daguerrotipia de 1845, escribió al respecto: “El constreñimiento impuesto a toda la fisonomía bajo la influencia aún demasiado prolongada de la luz del sol hacía que estos retratos parecieran de martirizados”. En efecto, el modelo, al término de la sesión, las más de las veces descubre un retrato en el que el amor propio sale mal parado. Y de esto sacaron partido humoristas como Daumier, que comparaban las sesiones fotográficas y los instrumentos destinados al posado (como el apoyacabezas que mantenía al sujeto erguido) con auténticas escenas de tortura.

Rememorando el posado del s. XIX

Así pues, con la realización del taller aspiramos a mejorar la docencia aproximándonos al estudio de la historia desde una perspectiva experiencial. La idea es que este taller pueda fraguar en una demostración en la UMU ante estudiantes de la asignatura Teoría e historia de los medios audiovisuales del Grado en Comunicación Audiovisual. Dicho de otro modo, cuando se contempla de primera mano el mágico proceso mediante el que cobró vida la fotografía, el pasado remoto se vuelve presente. La daguerrotipia permitió obtener una imagen muy detallada de la realidad; una imagen única, irrepetible (¿todavía con “aura”?, parafraseando a Benjamin), sobre una pequeña plancha metálica. No casualmente, fue bautizado como “el espejo con memoria”. Hoy, el hecho de que tomemos fotografías con frecuencia o que vivamos en una sociedad dominada por la imagen, no ha provocado una disminución de la magia que muchas de ellas pueden producirnos al contemplarlas. La idea es acercarnos a su origen y entender así el modo en que el espectador de entonces educó su mirada.

La iniciativa se irá ampliando a otras técnicas fotográficas del siglo XIX que dejaron su impronta en la historia del medio con el fin de que los alumnos comprendan los medios mediante los cuales muchos fotógrafos hicieron historia y cambiaron los usos sociales antes de la llegada del cine.

Daguerrotipo Becquerel, uno de los resultados obtenidos en el taller, mayo de 2017