Temporada 4 – Programa 2 – El Carambolo declarado zona arqueológica protegida.

.

Reconstrucción virtual del santuario del Carambolo.

Reconstrucción virtual del santuario del Carambolo.

 Fuente de la imagen: http://bit.ly/28M8Z6D

.

Redacción y voz: Patricia Sangil Álvarez
Grabación y edición: Inés Martínez

.

El pasado 26 de abril nos enteramos de que el yacimiento del Carambolo, situado en las proximidades de Sevilla fue, tras 40 años de investigación y estudio, declarado como B.I.C., Bien de Interés Cultural.

El B.I.C es una figura jurídica de protección, regulada por la Ley de Patrimonio Histórico, más concretamente, la ley 16/1985 del 25 de junio.

Esta ley protege cualquier inmueble u objeto mueble de interés artístico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico o técnico.También pueden ser declarados como B.I.C., el patrimonio documental y bibliográfico, los sitios naturales, jardines y parques que tengan valor histórico, artístico u antropológico, además de los yacimientos y zonas arqueológicas.

La protección a través de esta figura jurídica supone varias cosas:

  1. El paso del bien al dominio público.
  2. La realización de cualquier obra o modificación sobre el bien tendrá que ser autorizada expresamente.
  3. El propietario tendrá la obligación de facilitar la inspección, visita pública e investigación sobre el bien.
  4. El dueño recibirá ayudas de cara al mantenimiento o restauración del bien.
  5. Desde el inicio de los trámites jurídicos para la declaración como B.I.C. o incoación del expediente, se pueden para las licencias de obra.
  6. Y por último, en el caso de los bienes inmuebles es obligatorio un plan especial enfocado a su protección o la adquisición de cualquier otra figura jurídica con el mismo planteamiento.

En teoría, estas medidas se aplicaran al yacimiento sevillano que ha sido inscrito por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

.

ÁREAS PROTEGIDAS. FASES DE OCUPACIÓN

Se han protegido los 29.450 metros cuadrados del yacimiento que se halla en la parte alta del cerro, además de un extra de unos 495.000 metros cuadrados que abarcan todas las laderas del cerro, de cara a facilitar la comprensión del papel que tuvo en sus tempranas ocupaciones y su posición estratégica, ya que el asentamiento dominaba la Vega de Triana, el paso del Guadalquivir a la altura de Sevilla y la Meseta de Aljarafe.

La protección como B.I.C. también incluye las diversas estructuras y bienes muebles hallados durante las excavaciones, entre ellos el tesoro del Carambolo y 5 piezas de época fenicia.

El Carambolo tiene diversas fases de ocupación, las primeras están asociadas al Calcolítico  y Bronce Final, entre el  2500-1700 a.C. y el  1400- 1100 a.C., respectivamente. Y ya su tercer nivel se corresponde con la fase protohistórica en la que encontramos las evidencias tartesias y fenicias.

.

Construcciones referidas al santuario orientalizante nivel IV. Fuente: Fernández Flores,A. y Rodríguez Azogue,A.

Construcciones referidas al santuario orientalizante nivel IV. Fuente: Fernández Flores,A. y Rodríguez Azogue,A.

.

BIENES MUEBLES PROTEGIDOS: SANTUARIO, COMPLEJO “A”

Refiriéndonos a los bienes inmuebles tendríamos que empezar por hablar de la estructura descubierta en las excavaciones de 1958 la cual por sus paralelismos con estructuras del área palestina y asirio-babilónica ha sido interpretada también como un santuario (Fernández Florez, A. Rodríguez Azogue, A. Pág. 136).

Esto se afirma también por el hecho de que la edificación del Carambolo presenta una serie de estancias fundamentales en los cultos propios del Mediterráneo Oriental.

El edificio fue erigido hacia mediados del siglo VIII a.C. por los fenicios y el lugar pervivió como centro de culto hasta pasados unos 200 años más tarde con la construcción de nuevas edificaciones.

Los principales vestigios orientalizantes en el Carambolo corresponden a varios edificios superpuestos. El complejo A orientado hacia el este y construido con ladrillos de adobe, que ofrece restos de pavimentos realizados con conchas marinas y gradas decoradas en damero rojo y negro o con franjas alternas rojas y blancas.

Otros hallazgos vinculados a la estructura arquitectónica son dos altares: uno con forma de piel de toro y otro de forma circular.

Algunos autores sostienen que este santuario pudo tener una doble funcionalidad actuando también como centro de poder vertebrador del territorio, como los que se están documentando a medida que avanzan las investigaciones en el área tartésica y periférica (Fernández Flores, A. Rodríguez Azogue, A. p. 137).

Pasados los 200 años, a mediados del siglo VI a.C. las edificaciones del conjunto sufrieron una destrucción parcial y pasaron a ser utilizadas con fines metalúrgicos y artesanales como prueba la presencia de 14 hornos en el lateral suroeste del cerro.

.

 Tesoro del Carambolo

Tesoro del Carambolo

      Fuente de la imagen: http://bit.ly/28MaLV1

.

BIENES MUEBLES PROTEGIDOS

Entre los Bienes muebles más destacados del Carambolo destaca el llamado “Tesoro del Carambolo”. Este se encuentra integrado por 21 piezas huecas de oro: 2 brazaletes, 2 colgantes en forma de piel de toro, 8 plaquetas con decoraciones de rosetas, otras 8 con decoración de semiesferas de polo rehundido y 1 collar de pseudosellos.

Este conjunto parece ser obra de un taller local con un desarrollo propio, orientalizante tartésico, diferente del oriental de carácter colonial.

Otros objetos singulares procedentes del área excavada en 1958 por el profesor Juan Mata Carriazo son: un exvoto dedicado a la diosa Astarté con una inscripción que constituye uno de los testimonios más antiguos y extensos dela lengua fenicia en la Península Ibérica; una figura cerámica con forma de barco con un caballo en la proa, una cadena con apliques de oro , un escarabeo pétreo de color azul y otro de pasta blanca en cuya base aparecen jeroglíficos egiptizantes.

La última fase cronológica del cerro corresponde a la edificación de las instalaciones de la Real Sociedad de tiro de Pichón en la primera mitad del siglo XX. Gracias a estas obras se descubrieron el tesoro y la existencia del yacimiento.

El Carambolo es un yacimiento muy importante para el conocimiento de las poblaciones prerromanas de la Baja Andalucía. Sus excavaciones tuvieron un significado muy especial ya que fue uno de los primeros poblados protohistóricos del Bajo guadalquivir en ser excavado.

.

Bibliografía

  • Fernández Flores,A. y Rodríguez Azogue,A. ” El complejo monumental del Carambolo Alto, Camas (Sevilla): un santuario orientalizante en la paleodesembocadura del Guadalquivir”. Trabajos de Prehistoria,Vol. 62, nº1, 2005, págs. 111-138.

Webgrafía

.

.

Patricia Sangil Álvarez

Alumna de cuarto  del Grado de Historia de la Universidad de Murcia

Para Radio CEPOAT: El Canal de la Historia

.

.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios