Formas reduplicadas

Cualquier verbo elamita puede en principio poseer una forma reduplicada; para ello se modifica la base verbal por medio de la reduplicación de la primera sílaba . La siguiente intenta ser una lista general de verbos reduplicados:

li > lili (= dar).
pari > papari (= ir).
ta > tata (= poner).
tallu > tatallu (= escribir).
barti > babarti (= estropear).
kada > kakada (= vivir, estar vivo).
bela > *bebela > bebla (= crear).
bera > *bebera > bebra (= leer).
hani > *hahani > hahni (= amar).
hapu > *hahapu > hahpu (= oir).
hupa > *huhupa > huhpa (= seguir)
huta > *huhuta > huhta (= hacer).
kapa > *kakapa > kakpa (= encerrar).
kaza > *kakaza > kakza (= forjar).
kuši > *kukuši > kukši (= construir).
piši > *pipiši > pipši (= renovar).
raba > *raraba > rarba (= atar).
raha > *raraha > rarha (= juntar, añadir).
siba > *sisiba > sisba (= reforzar, recubrir).
sika > *sisika > siska (= erigir).
sira > *sisira > sisra (= colgar).
tengi > *tetegi > tetgi (= enviar, recuperar).
zukata > *zuzukata > zuzkata (= edificar).

La reduplicación -como norma- no implica cambio de significado, excepto en algunos pocos verbos:

li (dar) > lima (querer dar) > lilma (testimoniar).
kuti (traer, llevar> *kukuti > kukti (proteger).

Otros verbos, en cambio, sólo aparecen en forma reduplicada. Así el verbo bebti (rebelarse), originado a partir del sustantivo beti (enemigo) a través de un teórico *bebeti; igualmente el verbo tutušši (desparramar), procedente de un hipotético *tušši:

(367) siyan Manzatme... miširmak aak erientim e tutuššik = el templo de Manzat se había arruinado y sus ladrillos estaban desparramados (EKI 42 I-II).

Otras formas verbales pueden pertenecer a verbos reduplicados no reconocidos aún como tales, por ejemplo tu-ut-ri-na, que podría ser la reduplicación del verbo turu/tiri (decir, hablar) y cuyo desarrollo teórico sería: turi > tuturi > tutri:

(368) aak imme u turuš aak tutrina imme durnaš = no sólo no me lo dijo, sino que por lo que decía no lo supe (EKI 28A $ 12).

También la forma ki-ik-ki-te-eh/ki-ik-ki-ti-ih, que podría ser la reduplicación del verbo kiti:

(369) u zigratume kikkitih = erigí (conservé) el zigurat (o zigurats) (EKI 13a VIII).

El verbo reduplicado indica pluralidad de objetos directos, de este modo puede reconocerse si un inanimado está o no en plural:

(370) sunkip urpubba siyan husame halatimma kukšihši = los reyes anteriores construyeron templos del bosque con arcilla (Fragmenta Elamica II 3-4, Or. 37, 1968, 295).
(371) akka kukšišta imme durnah = quien (los) construyó no lo supe (EKI 34 II).
(372) siyan ime kukših = sus templos construí (EKI 13a V).

Puede igualmente encerrar un significado iterativo o intensivo:

(373) hiš apie erientim bebšiyama tatalluh = sus nombres con ladrillos nuevos hice escribir otra vez (EKI 35 VIII).
(374) kudda tallik kudda u tibba bebraka = y se escribió y se leyó ante mi (DB 70:7-8).


Nota:

1. La opinión habitual es que se reduplica la raíz verbal, cuyo primer componente pierde su segunda consonante: tallu > *tal+tallu > tatallu; Kuši > *kuš+kuši > *kukuši > kukši; pari > *par+pari > papari; hapu > *hap+hapu > *hahapu > hahpu.


Copyright © 2001  I.P.O.A. - Instituto del Proximo Oriente Antiguo. Murcia.
http://www.um.es/ipoa/cuneiforme/elamita
http://www.um.es/ipoa