titulo
   
 

principal

 
     
Universidad de Murcia   Museo Siyasa   Fundación Los Alamos   Centro de Estudios Históricos Fray Pasqual Salmerón   Ayuntamiento de Cieza
 
 
 

 

 

 

Antonio Martínez Morales

 
Fotos: Luis Urbina
   
 

     

La rotundidad en el paisaje

Solamente se puede escribir de la obra pictórica de un hombre que no se dedica en cuerpo y alma a la pintura –como el arte exige- por dos razones. Una, porque la obra te guste y otra, porque quien ha realizado la obra sea muy amigo. En el caso de Antonio Martínez Morales se dan la dos circunstancias. Conozco tanto a Anonio M. Morales que lo conozco desde antes de ser yo, casi adolescente, incipiente principiante en este asunto de la pintura y el arte. Fue él la primera persona a la que vi en mi vida pintar un cuadro y, sincereamente, creo que esto obliga mucho.

De lo relatado han pasado algo más de cuartenta años. Desde entonces, hay una reciprocidad en nuestra larga amistad de temperaturas altas y bajas, de auténticos favores y algunos desencuentros, de buenas y malas palabras, de darnos abrazos y enseñarnos los colmillos. Es decir, de una auténtica y sólida amistad. Cuando no es así, toda amistad es dudosa.

No disponible    

Conozco tan bien como el autor, su obra, y claro está, eso me autoriza –creo yo- a decir de ella que es la obra de un hombre que cree firmememente en la pintura. Conoce mejor que muchos, que no han hecho otra cosa más que pintar, los secretos y los timbres del paisaje, cosa complicada para quien no sabe mirar las formas, los volúmenes y la luz (éste no es su caso), porque pocos saben ver el paisaje como él. Desnudarlo, transformarlo, situarlo en el corrector camino sin retorno que es la educación de la mirada.

La obra de Antonio Martínez Morales está llena de registros, de sonidos, de una bien timbrada voz, de los que saben convertir en música el color y, lo que es más difícil, sabe oír y entender los complicados mensajes que envía las formas de la naturaleza.

Antonio Martínez Morales dispara el paisaje, certeramente, como a un ciervo o a un faisán, pero con la munición de la luz, del color, de las formas, de la emoción. Es decir, de La POESÍA. La vibración de su pincel al rozar el lienzo deja esa acertada policromía de color que es el misterio, la magia de la luz sobre las formas, algo así como el temblor de las alas de la mariposa sobre el aire que él pinta, mezclando luz y color con emoción y pasión.

Debajo de su aspecto, a veces de hombre distante y frontal, hay un espíritu de jilguero, de artista dialogando con eso tan difícil que se llama PAISAJE, es decir, con la vida.

José Lucas

 

   

 

 
     
 
barra

 

imprimir pagina

contacto Campus

       
 
inicio de pagina
 

escudo UMU

© Universidad de Murcia, 2005
Comunicación y Proyección Universtitaria
Vicerrectorado de Extensión Cultural y Proyección Universitaria
Avda. Teniente Flomesta nº5 30003 -Murcia. Telef. 34-968 363624 /25

Inactivo Inactivo