La edición digital del periódico británico The guardian alberga una sección un tanto peculiar comparada con las que encontramos en otros diarios. En esta sección, denominada Academics Anonymous, miembros de la Academia publican artículos de opinión sobre diversos aspectos de propia la Academia. Para garantizar la sinceridad de la opinión recogida en el texto el periódico no publica la identidad del colaborador. Recomiendo la lectura de las entradas allí publicadas, veréis como no sois los únicos que pensáis de forma diferente, que no somos tan pocos los que creemos que el sistema podría funcionar mejor y que los problemas que nos preocupan y afectan no se circunscriben a un territorio concreto.

En esta entrada voy a comentar el artículo titulado European Research Funding: it´s like Robin Hood in reverse. Valga decir que no he contrastado los datos que el autor expone y que las siguientes líneas que escribo son el mero comentario de lo que el autor recoge.

El programa Horizonte 2020 de la Unión Europea parte con un presupuesto de 80.000M€ siendo uno de sus objetivos primordiales el de mejorar las condiciones de la carrera investigadora. Para ello cuenta con dos proyectos estrella, las subvenciones para establecer grupos jóvenes (European Research Council) y las becas Marie-Slodowska-Curie.

Pero, ¿Cumple este programa el objetivo que persigue?

Pues a la vista de los datos parece que la respuesta es un: a efectos prácticos no

 

 

En 2013 se invirtió en 300 proyectos para establecer grupos jóvenes, cada una de ellos dotado con 2M€. La tasa de éxito para los solicitantes estuvo en torno a un 10%. Esto nos da una idea de lo competitivo que es el proceso para obtener esta financiación. En el baremo, entre otros factores, prima el número de publicaciones en revistas de alto impacto, el centro para el que se solicita el proyecto y por su puesto el proyecto en sí. Dejando a un lado el hecho de que publicar en este tipo de revistas requiere, además de un trabajo bien hecho y mucho esfuerzo, de suerte y de estar en un tema que esté de moda el principal “efecto secundario” es que en 2013 el 75% de los proyectos financiados recayeron  en: Gran Bretaña, Alemania, Israel, Francia, Países Bajos y Suiza. De este modo se deja de lado a Europa del “Este” y poniendo en tela de juicio el principio de integración económica de los países de la UE para mejorar la calidad de vida de los habitantes de países económicamente menos favorecidos.

El alto grado de competitividad hace que proyectos que se apartan de las tendencias más en “boga” no se financien. Esto es un grave error pues podríamos estar perdiendo grandes oportunidades en cuanto a descubrimientos novedosos se refiere. Si analizamos la historia de los grandes descubrimientos científicos veremos un gran número de proyectos no tan de moda y muchas casualidades que han tenido un gran impacto en la vida de las personas.

Al ser una cantidad tan ingente de dinero en vez de fomentar la tarea investigadora se obliga al investigador a convertirse en un pequeño burócrata que ha de contratar a personal, gestionar el dinero y un largo etcétera. En resumen el investigador se aparta de la propia investigación.

¿Por qué no disminuir la cuantía de la dotación y financiar a más grupos? En 2010 casi 100.000 individuos obtuvieron el título de Doctor en Europa, parece que 300 “subvenciones” se quedan algo escasas. ¿Por qué no introducir un nuevo tipo de beca que incluya tan sólo el salario para aquellos que deseen realizar proyectos dentro de macroproyectos? Esto último podría facilitar la apertura de nuevas líneas de investigación interesantes y novedosas.

Por otro lado tenemos las becas Marie Curie. Estas becas fomentan la movilidad, la fomentan tanto que si ya estás viviendo en un país diferente al de donde naciste no puedes pedirlas para ese país de acogida. Por supuesto, tampoco puedes pedirla para volver a tu país aunque lleves años “movilizado” en un país diferente al tuyo. Supongo que para las mujeres la etapa de su postdoc debe ser maravillosa: puedes quedarte embarazada en el país A, dar a luz en el país B y que tu bebé termine en la guardería del país C. Esto, sin duda, es una gran política familiar. ¡La ventaja es que si vuestro bebé se aclara algún día puede salir tri o tetralingüe!

Otro punto en contra de esa movilidad es que en muchos países existe todavía una preferencia con respecto a los candidatos locales frente a los extraterrestres que vienen de fuera. La meritocracia no termina de enraizar en ciertas culturas europeas, el autor cree que la UE debería castigar de alguna manera aquellas universidades/centros de investigación en las que la meritocracia no sea el eje vertebrador para cubrir nuevos puestos.

Es indiscutible que la movilidad es buena y necesaria (ver diferentes sistemas de gestión, establecer colaboraciones,  aprender técnicas nuevas y un largo etcétera) por eso mismo no sólo debería estar restringida a los recién doctorados o a las primeras etapas de la carrera investigadora (que se puede alargar por años y años encadenando un postdoc tras otro) sino que deberíamos compartir esa experiencia con decenas de Académicos que no han realizado ninguna estancia en su vida laboral o con aquellos con los que su curriculum no es tan excelente como debería ser para trabajar en la casa del saber. Propongamos becas de movilidad para personal fijo, ellos también forman parte del sistema y deben movilizarse para mejorar dicho sistema.

Queda un largo camino por recorrer para adaptar financiación, investigación y vida personal. Desde mi punto de vista, creo que merece la pena intentar que las cosas mejoren. Pero no debemos olvidar una cosa: no basta con decir esto no me gusta o esto está mal o escribir en twitter, debemos pedir cambios y aportar soluciones. Quejarse es no conformarse con los axiomas que nos repiten que son los correctos, es proponer los cambios para que  las cosas funcionen mejor.

Hoy que tanto se critica a los jóvenes (a los que emigran porque no se quedan luchando en su país, a los que se quedan por que ni trabajan ni estudian)  yo sigo teniendo fe en nosotros, tenemos las herramientas para llevar a cabo los cambios necesarios.

Termino con un mensaje para la generación que ahora está dirigiendo el país acaparando todos los trabajos, los salarios, los sobres y un largo etcétera. A vosotros os digo que es un hecho biológico incuestionable que algún día nuestra generación tendrá que cuidar de la vuestra, seremos nosotros quien os cuidemos en la vejez y en la enfermedad, estoy seguro de que cuidaremos de vosotros con el cariño que vosotros nos estáis negando a nosotros.

 

Autor y correo:

Javier Abellón; javierabellon@um.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top
Switch to mobile version