Sábado 9 de enero,

 

9:30 parking de Eroski: 5,4,3,2,1 IMPRO!!!!!!!!!

Este fue nuestro punto de encuentro, donde empezó nuestra andanza. Nos presentamos y, cual colegiales, pasamos lista y emprendimos rumbo hacia la Casa del Trigo.

Casa del Trigo

La primera grata sorpresa fue el albergue donde íbamos a pasar el fin de semana: en un entorno natural con unas vistas preciosas hacia el campo de Caravaca, y con unas instalaciones muy bien cuidadas, espaciosas y con mucho encanto.

 

 

Después de una ardua batalla sobre quién se quedaba con la litera de arriba, nos pusimos serios y empezamos las clases. Al comenzar, los socios de AJIUM hicieron una breve presentación de la asociación y destacaron la implicación de ésta en la organización y financiación del curso.

 

Seguidamente, Javi Soto, el profesor, nos explicó las normas que un improvisador debe seguir, de las que se destacan: no juzgar, trabajar en equipo, escuchar, no pensar, ser creativo, transmitir, convencer, conocerse, aceptar y seguir, “importanciar”…Para poder crear historias improvisadas.

Aprendida la teoría, metimos todos nuestros miedos y complejos en una caja que entre todos mandamos a la estratosfera (por lo menos!!) y empezamos conocernos, a crear un ambiente de grupo estupendo y a trabajar… o mejor dicho, a jugar!

El taller se basaba en juegos en pareja o en grupo, con distintos objetivos: algunos para relajarnos, otros para activarnos, estar atentos, practicar la agilidad mental, la comunicación corporal, la capacidad de escucha, conexión y coordinación con los compañeros, la espontaneidad y la creatividad… Todos ellos con un factor común: diversión garantizada.

14:30: Recargamos pilas! Gracias a la comida riquísima que nos prepararon en la Casa del Trigo

 

Tras haber “roto el hielo” por la mañana, seguimos jugando, creando historias, aprendiendo a expresarnos con naturalidad y a quitarnos los miedos y prejuicios que nos bloquean.

De entre todos los juegos, algunos de los más complicados pero que más nos gustaron eran los del tipo “mata-egos”, que consistían en crear historias pero con interrupciones o preguntas de un compañero, que podía cambiar el curso de la misma a su antojo, forzándonos a replantear y adaptar continuamente las ideas que nos surgían.

 

 Así, se nos pasó la tarde volando!

 

 

21:00:Ya había hambre… Y los cocineros de la Casa del Trigo nos tenían preparada una deliciosa cena.

 

Antes de acostarnos, seguimos contando historias para dormir bien, porque al día siguiente… más y mejor.

Domingo 10 de enero

 

Casa del Trigo

 

Qué mejor forma de coger energía que el desayuno! Mmmh!! Y en seguida, de vuelta al trabajo…¡Cómo se nota el café en vena!

 

El segundo día, aunque apenados porque el curso iba llegando a su fin, aprovechamos intensamente la mañana. A pesar de ser un grupo de personas que se habían conocido apenas 24 h antes, la complicidad que había surgido era evidente, de forma que el grupo funcionaba muy bien y todos nos sentíamos liberados, sin miedo al ridículo, y capaces de aventurarnos a cualquier situación inimaginable en la que Javi nos embarcara.

14:00: Llenamos el buche, que falta hacía.

 

Aquella tarde, y tras un fin de semana de impro intensiva, nuestros cerebros estaban preparados para todo tipo de pruebas que Javi nos proponía. Realizamos juegos que requerían de gran concentración y agilidad mental, como mantener conversaciones entre dos parejas que actúan como una única persona, una pareja con sus integrantes hablando a la misma vez y otra en la que cada uno decía una palabra, o inventar definiciones creativas y convincentes de palabras inventadas… IMPRO!!

 

Llegando al fin, intercambiamos impresiones para terminar un fin de semana redondo.

 

18:00: Fin de IMPRO!!!!

 

Y esta es nuestra historia que fue escrita sin guión, de la cual puede formar parte todo el mundo.

Recomendamos a tod@s nuestros socios que hagan este curso si tienen la oportunidad. Se trabajan valores muy necesarios no solo en el mundo de la investigación, donde tratan de imperar la competitividad y el individualismo, sino en cualquier ámbito de la vida. Trabajo en equipo, expresar, escuchar, aceptar…y seguir.

 

Queremos expresar nuestro agradecimiento al gran profesional Javi Soto, de Improvivencia (http://improvivencia.es/) y al equipo de la Casa del Trigo, que hizo que nuestra estancia fuera perfecta. ¡Seguro que repetiremos!

 

Rocío Baró

Laura Palacios

Jose A. Carbonell

Susana Pallarés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top
Switch to mobile version