Tullio Levi-Civita por el Prof. Dr. D. Pascual Lucas Saorín, académico de número

Tal día como hoy, en 1941, murió en Roma el matemático Tullio Levi-Civita. La fama le llegó por sus trabajos sobre el cálculo diferencial absoluto, en especial por sus aplicaciones a las nuevas teorías físicas. En 1900 publicó, junto a Ricci, un trabajo sobre la teoría de tensores que fue esencial para que 15 años después Einstein formulara su teoría de la relatividad general. Nació en Padua el 29 de marzo de 1873 en el seno de una familia judía, y desde su infancia mostró una enorme sagacidad e inteligencia. Se graduó en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Padua en 1892 donde tuvo como profesores a Giuseppe Veronese y Gregorio RicciCurbastro. Su tesis fue publicada al año siguiente y se le concedió el diploma de enseñanza en 1894, siendo nombrado profesor de la Universidad de Ciencias en Pavia. Permaneció en dicha universidad hasta 1918, cuando se trasladó a la Universidad de Roma para dirigir el Departamento de Análisis Superior. Dos años después sería nombrado también Director del Departamento de Mecánica de la misma universidad. Levi-Civita tenía un gran talento para las matemáticas puras, pero donde verdaderamente destacaba era en los problemas de matemática aplicada, en los que podía hacer uso de su fuerte intuición geométrica. En 1886 publicó un famoso artículo en el que desarrollaba, siguiendo las ideas y los trabajos previos de Christoffel, el cálculo de tensores, incluyendo la diferenciación covariante. En 1900 publicó, junto con Ricci-Curbastro, su artículo Méthodes de calcul differential absolu et leures applications, que puede considerarse el nacimiento del cálculo diferencial absoluto. Dicho trabajo fue conocido por Klein en 1899, mientras visitaba la Universidad de Padua, y ante la calidad del mismo convenció a Levi-Civita para que lo publicase en la revista Mathematische Annalen, una de las principales publicaciones matemáticas de la época. Pero las contribuciones de Levi-Civita no se reducen sólo al cálculo diferencial absoluto, pues también consiguió excelentes resultados en otras áreas de las Matemáticas y de la Física: ecuaciones diferenciales, mecánica, hidrodinámica, teoría cuántica, etc. El interés de Levi-Civita por la teoría de las ecuaciones diferenciales ordinarias estaba basado en tres puntos: su interés por la geometría y los modelos geométricos; su interés en la mecánica clásica y en la mecánica celeste, en especial el problema de los 3 cuerpos; y su interés en la estabilidad del movimiento en el campo de la mecánica analítica.