Si no está escrito no existe por el Prof. Dr. D. Pablo Artal Soriano, académico de número

Columna de la Academia publicada en el diario La Verdad el 23 de julio de 2011.

En la ciencia, lo que no está escrito no existe. El científico, tras haberse planteado un problema y realizado estudios y experimentos, sólo habrá contribuido al avance de la ciencia cuando los resultados se hayan publicado. Habrán pasado el filtro que supone la revisión por censores anónimos previa a la publicación en una revista científica periódica. ¿Significa esto que todo lo publicado debe considerarse como una verdad absoluta? Obviamente, no. Lo que sí es cierto es que cada artículo publicado es como una pieza del gran entramado de la ciencia. Está basado en lo publicado previamente y la intención del científico es que en el futuro otros lo usen. No todas las publicaciones tienen la misma importancia, ni un impacto similar. Algunas por si solas revolucionan sus campos y miles de futuras publicaciones se basan en ellas. Muchas otras, sin embargo, quedan en el olvido de las bibliotecas y nadie más se preocupará por ellas. El prestigio de una revista se basa en la calidad y credibilidad de los artículos que publica. Las revistas más prestigiosas e influyentes no están libres de artículos poco importantes, e incluso erróneos, pero en promedio sus artículos suelen tener un impacto mayor. ¿Y qué ocurre con lo que se escribe fuera de las revistas científicas? Hoy en día se encuentran montañas de información con un cariz más o menos científico en la red. Sin embargo, a efectos de la construcción y avance de la ciencia es, al menos de momento, casi como si no existiera. Un fenómeno interesante es la proliferación de miles de blogs que tratan de ciencia. Algunos son extraordinarios y normalmente informan sobre lo que se ha publicado antes en revistas científicas. Los blogs están cambiando la forma de comunicar los resultados de la ciencia y de divulgarlos a la sociedad. Pero también cada vez más sirven para la comunicación de diversos aspectos de la ciencia entre los propios científicos. Aunque en el futuro próximo no sustituirán a las publicaciones en revistas, serán un complemento importante y es posible que acaben modificando la forma en la que la ciencia se escriba en el futuro. Me atrevo a recomendarles una visita a mis propios blogs. Uno de ellos (http://pabloartal.blogspot.com/), en inglés está dedicado sobre todo a tratar sobre nuestras propias investigaciones en Óptica. El otro (http://visiondelejos.blogspot.com/) es más ligero, está en español y trata de aspectos más generales, incluyendo versiones ampliadas de alguna de estas columnas.