Semillas de uva contra el cáncer por el Prof. Dr. D. Cecilio Jesús Vidal Moreno, académico de número

Columna de la Academia, publicada en el Diario La Verdad el 23 de abril de 2016

Los resultados publicados por eminentes científicos en revistas de prestigio sugieren que los extractos de semilla de uva son útiles para prevenir y combatir el cáncer. El consumo de tales extractos, por parte de pacientes aquejados de varias clases de cáncer, disminuye la intensidad de los trastornos producidos por la quimioterapia y mejora la efectividad del tratamiento. Los extractos de semilla de uva se vienen usando para aliviar dolencias del corazón y del sistema circulatorio, tales como ateroesclerosis, hipertensión y elevado colesterol. También para mejorar la visión, en casos de degeneración macular, y para rebajar la hinchazón de la zona ocular, tras una operación o un golpe. Los trabajos con células cancerosas de colon en cultivo y con extractos comerciales de semilla de uva, con alto contenido en taninos extraídos de semillas molidas y liofilizadas, revelaron que el extracto de uva mejoraba en un 30% la acción antitumoral del 5-fluorouracilo. En animales de laboratorio, dosis tan altas como un gramo de extracto por cada kilo en peso del animal no produjeron efectos adversos. También en animales, la administración simultánea de 5- fluorouracilo y extracto redujo la inflamación en un 55% y el daño intestinal inherente a la quimioterapia, sin efecto aparente para el tejido sano no canceroso. Los taninos de la semilla de uva y del hollejo contienen proantocianidinas y otros compuestos polifenólicos, los cuales comunican el amargor y la astringencia al vino tinto. Las pruebas de laboratorio indican que las proantocianidinas y demás polifenoles de la uva alivian los trastornos cardiovasculares y neurológicos, el malestar intestinal y la pancreatitis. Todo indica que las proantocianidinas de la uva son capaces de combatir procesos cancerosos, en sus etapas de iniciación, promoción y progresión: también son útiles para prevenir la carcinogénesis por cuanto ayudan a eliminar metabolitos cancerígenos. Es muy probable que los efectos anti-tumorales estén vinculados a la fuerte acción anti-oxidante que tienen las proantocianidinas y demás polifenoles de la uva. Este poder anti-oxidante explicaría la acción protectora de los taninos frente al estrés oxidativo, lo que favorecería la integridad genómica, la menor incidencia de fenómenos de apoptosis (destrucción) en células normales y la mayor frecuencia de apoptosis en células tumorales. Sirva esta breve nota para glosar las virtudes terapéuticas del extracto de semilla de uva y para animar a los empresarios de una región vitivinícola como la nuestra, para que saquen provecho de un subproducto de la elaboración del vino.