¿Se podrán curar las cataratas con un colirio? por el Prof. Dr. D. Juan Carmelo Gómez Fernández, académico numerario

Las cataratas son una enfermedad ocular que afecta a muchos millones de personas en todo el mundo, sobre todo a personas de edad avanzada, y dado el aumento de la esperanza de vida cada vez son más los casos que se presentan. Aunque la cirugía permite obtener buenos resultados, no deja de ser un proceso con sus riesgos y que en muchos países del tercer mundo no están al alcance de todo el mundo. Por ello sería muy conveniente el encontrar tratamientos farmacológicos para esta patología. El número de la revista Science aparecido el pasado 6 de noviembre de 2015, publica un muy interesante trabajo de Makley y colaboradores de varias universidades norteamericanas que trabajan en departamentos clínicos, bioquímicos y farmacológicos que presentan un muy interesante avance a este respecto.

Las cataratas surgen porque las proteínas del cristalino cambian de conformación con el tiempo y adoptan una estructura agregada que hace perder transparencia a la lente. Ello sucede porque existe una conforrnación de estas proteínas que está más favorecida termodinámicamente que la nativa, conformación amiloide. Nótese que el proceso degenerativo que se da en otras patologías, como la enfermedad de Alzheimer, también implica la adopción de estructura agregada de tipo amiloide. El problema es que las células fibrosas del ojo, de las que estas proteínas son el principal componente, no pueden renovar estas proteínas que han de durar toda la vida y además estas células no pueden eliminar las proteínas degeneradas.

El que esté más favorecida no quiere decir que se vaya a adoptar por la proteína inmediatamente, pues durante el proceso de plegamiento son dirigidas por chaperoninas que les indican el camino correcto y que les protegen para que se conserven permitiendo la flexibilidad de estas células para adaptarse a las necesidades de la visión. Sin embargo el proceso degenerativo se da aunque de forma muy lenta y dura más en unas personas que en otras.

Una forma de contrarrestar el cambio conformacional sería el encontrar fármacos que se asocien a la estructura nativa. Los autores del trabajo han usado una técnica de barrido extensivo de posibles compuestos, mediante la medida por fluorescencia de la fusión de las proteínas, teniendo en cuenta que la conformación amiloide, al ser más estable, tiene un punto de fusión más alto. Se trata, por tanto, de encontrar compuestos que disminuyan el punto de fusión de las proteínas del cristalino.

Realizado el ensayo masivo se llegó a la conclusión de que hay un par de compuestos con estructura de esteroles que cumplen esta función, cuando el ensayo se hizo in vitro: el 28, 5a-colestan-3b-ol-6-ona y el 29, 5-colesten-3b, 25-diol. A continuación probaron estos compuestos con ratones que desarrollan cataratas, debido a una mutación, comprobando que al emplear estos compuestos en un colirio suministrado como gotas, se observaba una sensible mejoría en la transparencia de las lentes de los ojos de los ratones, cuando se midió mediante la lámpara que utilizan los oftalmólogos para detectar la cataratas. También se observó un aumento de transparencia en tejidos humanos que se habían extraído de ojos afectados por la patología.

Todo esto es muy prometedor, pero los autores tiene la precaución de advertir que para las medidas realizadas se han empleado las lámparas de hendidura oftalmológicas y que hace falta experimentar con estos compuestos en ojos humanos, de forma que los individuos puedan comprobar si realmente estamos ante el avance enorme que se vislumbra.

Para saber más:

Makley LN1, McMenimen KA1, DeVree BT2, Goldman JW3, McGlasson BN3, Rajagopal P4, Dunyak BM1, McQuade TJ5, Thompson AD1, Sunahara R2, Klevit RE4, Andley UP6, Gestwicki JE7.

Science. 2015 Nov 6;350(6261):674-7. doi: 10.1126/science.aac9145.

Pharmacological chaperone for α-crystallin partially restores transparency in cataract models.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=cataracts+Makley+McMenimen