Ponga un metal (alcalino) en su cadena (alifática) por la Prof. Dra. Dª. Isabel María Saura Llamas, académica de número

Columna de la Academia publicada en el diario La Verdad el 26 de mayo de 2018

Sea mi primera columna la carta de presentación de mi investigación. La Química Organometálica se encuentra en la intersección entre dos mundos que aparentemente no tienen nada en común: la Química Orgánica y la Química Inorgánica. De hecho, cuando se definen lo hacen excluyéndose la una a la otra. ¿Qué es la Química Orgánica? La que estudia el carbono y sus compuestos… ¿Qué es la Inorgánica? La que estudia el resto de los elementos (que son 117 actualmente) y sus compuestos. Es importante que sepan que, de esos 117 elementos, 91 son metales (otro día les hablaré de ellos). Pero, ¿qué pasa con los compuestos que tienen simultáneamente carbono y otro elemento? (Les desafío a que encuentren un compuesto formado solo por carbono.) ¿Quién los estudia? No les ocultaré que este tema puede ser objeto de controversia entre los químicos. Hemos llegado casi a un acuerdo, relativamente complicado de resumir y que no les explicaré. Parte de ese acuerdo ha sido crear un campo de estudio común: la Química Organometálica, que se ocupa de los compuestos que contienen un enlace carbono-metal. Y a eso me dedico como investigadora. A buscar nuevas maneras de preparar compuestos que contengan este tipo de enlace. A sintetizar compuestos organometálicos y estudiar su reactividad y sus aplicaciones. ¿Y por qué son interesantes?

Recurriré a sus conocimientos de química cotidianos… El butano (C4H10) es un compuesto orgánico sencillo: sólo contiene enlaces C-C y C-H. Lo llamamos una cadena alifática. También es un compuesto muy poco reactivo: un gas que podemos transportar y manipular sin riesgo. Su única reacción útil es la combustión. Por lo demás, es muy difícil de transformar en otros compuestos, ya que los enlaces C-C y C-H son muy difíciles de romper. Pero ahora, sustituyan de alguna manera (pregunten a un químico organometálico) un H por un Li (que es un metal alcalino): tendrán el butil-litio (C4H9Li o BuLi), un compuesto muy parecido al butano en estructura, pero con una reactividad completamente distinta. El BuLi reacciona prácticamente con todo, hasta con trazas de vapor de agua. Y el litio puede ser fácilmente sustituido por otros fragmentos para crear nuevos enlaces (C-O, C-N, C-Cl…). ¿Se dan cuenta de la utilidad? Sustituyendo H por un metal se puede cambiar la reactividad de una sustancia dramáticamente. Pues eso: ponga un metal (alcalino) en su cadena (alifática) y cambiará su vida, quiero decir, su reactividad.