MURCIA, FLORIDA, ciencia y futuro por el Prof. Dr. D. Pablo Artal Soriano, académico de número

Salvando todas las diferencias que a ustedes se les puedan ocurrir, existen un buen número de analogías entre la Región de Murcia (en realidad buena parte del sureste de España) y el estado norteamericano de la Florida. El modelo de desarrollo de este estado se fundamentó en las últimas décadas en una agricultura intensiva, y sobre todo en una gran actividad turística y residencial. Millones de norteamericanos de los fríos estados del norte adquirieron segundas residencias en Florida para pasar con buen tiempo los inviernos. La construcción de casas y múltiples torres de apartamentos floreció en muchas zonas de la costa de Florida. En estos dos pilares se fundamentó, en buena parte, el importante crecimiento de Florida en la segunda mitad del siglo pasado. Da la sensación de que en la Región de Murcia, muchos de los actuales proyectos de desarrollo se inspiran en este modelo. Sin embargo, en la Florida actual han entendido, empezando por el propio gobierno del estado, de que sólo esto no parece suficiente para garantizar el bienestar futuro. El camino que proponen es una apuesta espectacular por la promoción de la ciencia. En dura competencia con otros estados con mayor tradición científica, se ha apostado por atraer a Florida grandes centros de investigación. Algunos de ellos en Física y Biomedicina ya están instalados o tienen planes para hacerlo. Se confía que estos centros, donde el estado de Florida invertirá grandes sumas de dinero, sean capaces de atraer más científicos y más empresas de base tecnológica. Entienden que el crecimiento futuro necesita de un tercer pilar. La Región de Murcia debería también inspirarse en lo que se hace en Florida en lo relativo a este tercer pilar para garantizar un desarrollo adecuado. En particular, se tendrían que arriesgar recursos para crear nuevos centros de investigación que hagan ciencia puntera. El éxito a largo plazo en la ciencia, y en la transferencia de beneficios a la sociedad, depende de la inversión continuada en personal cualificado y en infraestructuras. La Región debe ser capaz de atraer, además de a jubilados del norte, también a científicos e ingenieros y ofrecerles que hagan ciencia de primer nivel, además con mejor clima y con un buen entorno. En mi opinión, sería inteligente inspirarse para el futuro en lo que están haciendo en Florida en este siglo y no sólo en lo que allí hicieron el siglo pasado.