La Física, un problema docente por el Prof. Dr. D. Ernesto Martín Rodríguez, académico numerario por el Prof. Dr. D. Ernesto Martín Rodríguez, académico honorario

¿Debe la Física ocupar un lugar relevante en los currículos de Enseñanza Media? La respuesta de una gran mayoría sería: “SÍ, sin duda”,… pero hay una gran porción de estudiantes que terminan sus estudios preuniversitarios sin casi haber cursado Física. ¿Por qué es necesario estudiar Física? La Física es, en primer lugar, una disciplina formativa, de esas que “amueblan” nuestro cerebro enseñándole a razonar con método, preparándolo para poder abordar otras disciplinas y para poder ir por la vida entendiendo el Mundo que nos rodea. La Física es la más básica de las Ciencias. Debe ocupar un lugar privilegiado en los estudios de todos nuestros jóvenes y debe enseñarse de tal forma que todo estudiante que aprenda Física sepa, al final, por qué es importante. Actualmente, sin embargo, la Física se ha relegado a un lugar secundario en la Enseñanza Media. ¿Por qué?, ¿porque es difícil? Sería penoso llegar a esta conclusión y diría muy poco de los orientadores de la enseñanza en nuestro país. La Física es la ciencia del modelado; se elaboran modelos de cómo funciona nuestro mundo tan eficientes y sintéticos que la esencia de las leyes del movimiento, por ejemplo, pueden ponerse en media cuartilla y sobra la mitad. Y lo mismo ocurre con las Leyes del Electromagnetismo, Cuántica o Relatividad. Esa compacidad es, quizá, uno de sus mayores inconvenientes, si se toma como objetivo para una Física introductoria. La Física tiene que ver con fenómenos reales de nuestro mundo y vida cotidiana. Hemos de aprovechar esto para hacer de ella una materia amena y atractiva, eliminando el rechazo que normalmente produce. ¿Qué mejoras podemos sugerir en la enseñanza de la Física? En primer lugar, unos temarios seleccionados con criterios de aproximación fenomenológica, de formación y metodología y de utilidad. Además, un cambio en la práctica docente que suprima ese carácter de “formulística” -enchufa números a unas ecuaciones a ver qué sale- que actualmente tiene. Y todo ello acompañado de la utilización del variado abanico de recursos que actualmente existe, de forma complementaria y adaptada a los conceptos que deseen introducirse. Con más énfasis en el laboratorio y aprovechando las múltiples posibilidades del ordenador e Internet en la enseñanza. Todo lo anterior y, además, con la mirada puesta en las exigencias que impone la convergencia hacia un Espacio Europeo de Enseñanza Superior.