INVESTIGANDO CON EUROPA: AGRICULTURA Y BIOECONOMÍA por el Prof. Dr. D. Carlos García Izquierdo, académico de número

Los investigadores que desarrollamos investigación científica en nuestra Región (y país), sea en el ámbito de Ciencias Agrarias (como quien escribe) o en cualquier otro ámbito del conocimiento, sabemos del sabor amargo de los recortes económicos. Volver a mencionar lo negativo que supone para la investigación dichos recortes es innecesario; me gustaría por contra plantear nuevas posibilidades que llegan desde Europa para investigar, tanto en agricultura como en otras disciplinas. Aun admitiendo las dificultades de acudir a Europa buscando financiación (competitividad elevada o complejidad para la gestión, son dos ejemplos de dicha dificultad), el Horizonte 2020 europeo nos brinda oportunidades en investigación que debemos aprovechar. Así, hay instrumentos a desarrollar por las Comunidades Autónomas y que reportarán fondos para emprendedores, y por ende, para nuestra I+D; como ejemplo citaré el RIS3 (Estrategia de Investigación Inteligente) que pronto se pondrá en marcha. Pero aún más interesantes son las oportunidades dentro del VIII Programa Marco, y que posiblemente suponga más del doble de financiación que el anterior Programa. Se empiezan a conocer las futuras convocatorias para la investigación en agricultura, proponiendo una serie de “tópicos financiables” donde se incluye el binomio “Agricultura y Bio-economía”. Se fomenta una investigación que suponga un apoyo a los pilares económicos de la sociedad, poniendo en valor la conservación de sus recursos. Se abre pues la posibilidad de financiar proyectos que generen conocimiento sobre sistemas de producción sostenible de alimentos, integrando desde investigación sobre el manejo del suelo y los efectos en su funcionalidad y biodiversidad, hasta aquella que contempla el mantenimiento y mejora de nuestros recursos genéticos, o la investigación que nos permitirá conseguir nuevas variedades de plantas capaces de sobrevivir en condiciones ambientales difíciles, soportando sequía, plagas y enfermedades. Todo ello hará que la agricultura contribuya al desarrollo económico (BIOECONOMIA), entre otros de nuestra Región y nuestro país. Aspectos novedosos dentro de los nuevos tópicos financiables es la investigación que se propone para “Green Factories” (Factorias Verdes): plantas como productoras de materias primas diferentes al alimento: proteínas, biomasa, otros compuestos de valor añadido,…). Todas estas convocatorias nos marcan el camino para la investigación del futuro. Además hay que señalar que, o mucho cambia nuestra política en investigación a nivel regional y nacional, o ir a Europa para investigar no será sólo un atractivo (visibilidad, financiación, internacionalización), sino una necesidad para mantener grandes grupos de investigación.