Impacto socioeconómico de la investigación y la tecnología matemática en España por el Prof. Dr. D. Antonio Córdoba Barba, académico de Honor

Esta mañana del 10 de abril, en un acto presidido por la Ministra de Industria y Turismo, María Reyes Maroto y que ha contado con una amplia representación de la empresa y de la comunidad investigadora matemática, ha sido presentado el informe sobre el impacto económico de las Matemáticas en la economía española. Trabajo realizado por AFI (Analistas Financieros Internacionales) por encargo de la Red Estratégica en Matemáticas (REM), de la que forma parte el Instituto (ICMAT) del que soy director.

El informe es desde hoy mismo accesible a quien desee consultarlo y ha sido elaborado con el método empleado en similares estudios realizados en Francia, Reino Unido y Holanda, por lo que cabe hacer oportunas comparaciones.  Siguiendo el estilo periodístico, paso a subrayar a modo de titulares algunas de sus conclusiones:

.- En España las matemáticas son responsables directas del 6% del empleo (más de un millón de ocupados). Pero en Reino Unido, Francia y Holanda esta cifra oscila entre el 10% y el 11%.

.- Si se añade el impacto indirecto e inducido de las matemáticas sobre otras actividades económicas en España, las cifras alcanzan el 19,4% del empleo y el 26,9% del producto interior bruto (PIB).

.- La empresa española incorpora aún pocos profesionales de alta intensidad matemática, como especialistas en bases de datos, finanzas o diseñadores de software. Son las ocupaciones más productivas y las que más crecerán, pese a que en España lo harán menos (0,47% anual) que en la Europa de los 15 (0, 59% anual).

.-Si en las empresas españolas hubiera la misma proporción de graduados en ciencias e ingenierías que en Francia, la productividad del trabajo aumentaría un 2,2%.

.-Los teoremas no son patentables, y sin embargo están en la base de la pirámide de ideas y conocimiento aplicado a las actividades productivas. Las matemáticas son desde este punto de vista un bien “no rival”, porque la aplicación de un teorema no agota las posibilidades de uso por parte del resto de los ciudadanos. Son también un “bien de club”, dado que solo poseen el recurso quienes conocen el lenguaje matemático. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los bienes públicos de club, este no presenta economías “de congestión”, sino de adopción o red: cuantos más usuarios, más valor. En otras palabras, cuanta mayor formación matemática tena una población, más rico será su club matemático y más se beneficiará su tejido productivo. Este mensaje, relevante para los responsables de políticas públicas, puede ser expresado en cifras: “Se estima que la mejora de la educación matemática desde edades tempranas genera una rentabilidad en términos de mejores ocupaciones y mayores salarios en el futuro que oscila entre el 7% y el 10%”.

.- Las matemáticas son una herramienta esencial para el impulso de la productividad del trabajo, que es el determinante fundamental del crecimiento económico a largo plazo. Además, al ser un bien “no rival”, los beneficios económicos de su uso pueden ser proporcionales a la población, impulsando así procesos de crecimiento muy acelerado, como el que viene observándose en China en los últimos años.