Estímulo de las vocaciones científicas por el Prof. Dr. D. Manuel Vidal Sanz, académico de número

Es notorio el déficit de vocaciones científicas entre los jóvenes graduados en general, y en particular entre los de ciencias experimentales y de la salud. La demanda laboral junto a la tendencia hacia la especialización profesional hace muy escasa su disponibilidad para dedicarse a la investigación. Como científicos y universitarios es nuestra obligación fomentar las vocaciones y la formación científica de los jóvenes egresados. Reflexionamos en estas líneas sobre la posibilidad de incentivar a los recién Diplomados Universitarios para que se inicien en la investigación científica. Clásicamente el acceso a la investigación exigía tener completada una licenciatura (un total de 300 créditos) para acceder al programa de Doctorado. Esta situación, en previsión del actual cambio en la organización de enseñanzas universitarias, se modificó (Reales Decretos 55/2005 y 56/2006) articulando la posibilidad de que los Diplomados Universitarios pudieran realizar estudios universitarios complementarios (Maestrías de iniciación a la investigación) que les permitieran completar un total de 120 créditos adicionales y optar así al Doctorado. Sensibles a este problema, las universidades españolas, entre ellas la de Murcia, pusieron en marcha desde el curso pasado la iniciativa de suscitar este tipo de formación entre jóvenes diplomados permitiendo su matrícula en maestrías de iniciación a la investigación de algunos de los programas de postgrado vigentes. Dado que se trata de una nueva figura, la del diplomado Universitario que quiere iniciar los estudios de la Maestría de iniciación a la investigación, sería importante potenciarla con becas de iniciación a la investigación, de dotación suficiente como para permitir la dedicación a tiempo completo a esta actividad. Este tipo de ayudas o becas de iniciación a la investigación ya se contemplan en el programa de actuación del Fondo de Investigación Sanitaria (FIS) pero están restringidas a los Diplomados en Enfermería. Por otra parte, la financiación por las instituciones bancarias para cursar Maestrías profesionalizadoras, tampoco atiende a este colectivo tan particular de Diplomados que inician su carrera científica e investigadora y que por lo tanto no tienen una proyección en el mercado laboral como pudieran tener las otras Maestrías. Sería una interesante iniciativa de nuestro gobierno regional y nacional proveer los fondos para dotar un sistema de becas de iniciación a la investigación para Diplomados, que les permita iniciarse en la investigación científica. Este tipo de acciones encajarían perfectamente en el año de la ciencia como una actividad más para despertar y fomentar las vocaciones científicas entre jóvenes universitarios.