EL SUELO ¿RECURSO NATURAL SOSTENIBLE? por el Prof. Dr. D. Carlos García Izquierdo, académico de número

Parece claro que las sociedades mantendrán un buen nivel de desarrollo si cuenta con adecuados recursos naturales, en particular con dos tan fundamentales como son el agua y el suelo. Sobre el agua, su importancia es clave en nuestras vidas debido a la dependencia que tenemos de ella; como bien escaso que es, hemos aprendido a valorarla y tratarla adecuadamente, y aunque el ser humano tiende a veces a estropear todo lo que toca, para el caso del agua existe hoy en día una concienciación clara sobre su valor. Sin embargo, hay otro recurso natural importante para la vida, el Suelo, pero nuestra concienciación sobre la necesidad de conservarlo y protegerlo es mucho menor que en el caso del agua. El Suelo es un recurso no renovable en una escala de tiempo humano; ello significa que debemos preservarlo, y si es posible, mejorar su calidad y capacidad productiva, aplicando para ello medidas de prevención que eviten su posible degradación y desertificación. El Suelo como recurso natural que es realiza funciones tales como: i) aportar un medio adecuado para el crecimiento de plantas al actuar como soporte físico y reservorio de humedad y nutrientes esenciales; ii) ser regulador de los flujos de agua; y iii) actuar como un sistema con capacidad de disminuir los efectos nocivos de contaminantes, a través de procesos de índole física, química y biológica. Durante las últimas décadas se han realizado esfuerzos para incrementar la producción de alimentos con ánimo de paliar las necesidades existentes en nuestra sociedad. El rápido crecimiento de la población y el incremento de la demanda para alcanzar los estándares exigidos por la vida actual, es lo que empuja al mencionado incremento de producción. El Suelo juega un papel clave en la producción de alimentos. Pero ¡ojo! si no llevamos cuidado y hacemos sostenible dicha producción de alimentos, podemos poner en riesgo precisamente la sostenibilidad del propio Suelo. Interesa señalar que cuando se sobre-explotan nuestros recursos naturales, motivado en parte por el aumento de la pobreza de la población, se produce un deterioro ecológico no sostenible, sacrificando el futuro en aras de una salvaje explotación en el presente. El deterioro del medio ambiente perpetuará la pobreza de la gente, ya que la degradación del ecosistema hará disminuir los rendimientos de las cosechas venideras. Cuidado con nuestros recursos naturales. !Nos estamos jugando nuestro futuro!