Educación, investigación y futuro sostenible por el Prof. Dr. D. Francisco García Carmona, académico de número

El Grupo de alto nivel sobre sostenibilidad mundial, creado por el Secretario General de las Naciones Unidas en agosto de 2010, formado por 22 miembros y copresidido por el Presidente de Finlandia Tarja Halonen y el Presidente Sudafricano Jacob Zuma, ha entregado, hace poco más de dos meses, su informe bajo el titulo “Gente resiliente* en un planeta resiliente: un futuro que vale la pena elegir”. En él se formula 56 recomendaciones para poner en práctica el desarrollo sostenible e integrarlo en la política económica. Entre otras cosas manifiesta: “La inversión en la educación y la formación ofrece un cauce directo para impulsar el programa de desarrollo sostenible.” “La formación técnica y profesional es esencial para el crecimiento y para el desarrollo de una capacidad humana que permita satisfacer las demandas del mercado laboral, incluso en sectores como la salud, la educación y el bienestar público, donde la falta de mano de obra cualificada puede impedir el desarrollo sostenible de un país.” Respecto a la ciencia el informe dice: “La innovación y la tecnología serán esenciales para lograr el desarrollo sostenible.” y añade “Dada la velocidad a la que se producen los cambios en el mundo de la ciencia, los encargados de adoptar decisiones a menudo no disponen de información sobre sus consecuencias para la elaboración de políticas. Hay una necesidad urgente de integrar mejor la ciencia en la elaboración de políticas sobre desarrollo sostenible a todos los niveles.” Y para conseguir una revolución verde duradera para el siglo XXI piden: “el aumento de las inversiones en investigación y desarrollo agrícola, a fin de garantizar que las investigaciones de vanguardia pasen rápidamente del laboratorio al terreno.” ya que afirman: ” Las nuevas biotecnologías verdes pueden contribuir en gran medida a lograr este objetivo al permitir que los agricultores adapten sus prácticas al cambio climático, mejoren la resistencia a las plagas, restauren la fertilidad del suelo y contribuyan a la diversificación de la economía rural.” Así pues, el Grupo de alto nivel deja claro que educación, ciencia e innovación son pilares básicos para poder alcanzar “Un futuro que vale la pena elegir”. Las políticas de España parecen no ir en la misma dirección con recortes importantes en educación, innovación e investigación científica.

*Resiliencia se define en el diccionario de la Real Academia como “Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.”