Ciencia y cosmogonías por el Prof. Dr. D. Juan Carmelo Gómez Fernández, académico de número

La mente del ser humano tiene la necesidad de concebir cómo y/o por qué se originó la Humanidad para tratar de explicar la razón de su existencia y cuál puede ser su futuro. En la historia de la Humanidad se han propuesto muchas cosmogonías que tratan de responder a esta cuestión, como la griega, la judeocristiana o la de otras culturas. Pero la ciencia moderna ha realizado descubrimientos que nos aportan informaciones muy valiosas en este contexto. Nuestra especie, el Homo sapiens se estima que existe desde hace tan solo unos 200.000 años. Según la Biblia Adán fue el primer hombre creado y a continuación Eva a partir de una costilla de Adán. La Ciencia no ha confirmado esto, pero es curioso, en este contexto, que lo que la Ciencia sí que afirma es que todos los hombres que viven hoy en día proceden de un único antecesor y todas las mujeres de una única antecesora. Gracias a los modernos análisis de ADN se puede seguir la procedencia de ciertos cromosomas que no se recombinan durante la generación de las células sexuales que sirven para la reproducción. Este es el caso del cromosoma Y que permite trazar el origen de los varones al transmitirse con muy pocos cambios de padres a hijos. Pues bien, el varón del que provienen todos los que viven hoy en día, vivió en el África Oriental, hace unos 140.000 años y se le llama el Adán Y, aunque no era el único hombre que vivía en aquel momento ni tan siquiera el primero que existió. De la misma forma el cromosoma mitocondrial, que no se encuentra en el núcleo sino en este orgánulo y sin pareja, se transmite de la madre a los hijos con muy pocos cambios y todos los hijos heredan este cromosoma de su madre. Lo que se ha encontrado es que todas las mujeres que existen actualmente descienden de una mujer que vivió en el África Oriental, al igual que el Adán Y, hace unos 160.000 años y se le llama la Eva mitocondrial, aunque no era la única mujer que vivía en ese momento ni la primera que existió. Resulta, por tanto, que todos los seres humanos que viven hoy en día tienen antepasados comunes. Conociendo que todas las personas estamos emparentadas, ¿ayudará esto a aumente la fraternidad entre los seres humanos, independientemente de razas y orígenes?