Universidad de Murcia

Investido el 28 de enero de 2010 

Padrino D. Jesús García Molina
 
Nacido en Springfield, Massachusetts, el 17 de mayo de 1940, Alan Kay ha realizado grandes aportaciones a la informática personal estando considerado como una de las personas más relevantes en el mundo de la computación.
 
En el año 2003 Alan Kay recibió el prestigioso premio Turing, considerado como el Nobel de Informática, por establecer las bases de la programación orientada a objetos y por sus contribuciones al desarrollo de los ordenadores personales.
 
Actualmente, la "Programación Orientada a Objetos" es la forma más extendida de programar y es usada por empresas de todo el mundo para crear aplicaciones software escritas en lenguajes como Java, Ruby, C# o C++. Todos estos lenguajes están basados en el lenguaje Smalltalk creado por Alan Kay a principios de los setenta, por lo que se le considera el "padre de la orientación a objetos".
 
Smalltalk, es un lenguaje y entorno de programación que ha ejercido gran influencia, no sólo por definir de forma clara y simple los conceptos básicos de la programación orientada a objetos, sino por incorporar un entorno orientado a facilitar la interacción del usuario con ideas innovadoras como el uso de ventanas o el ratón.
 
Es también pionero en el concepto de ordenador personal portátil, algo que desarrolló a finales de los sesenta con un prototipo de ordenador que denominó Dynabook.
 
Alan Kay ha sido investigador responsable en prestigiosos centros de investigación de empresas como Xerox, Atari, Apple, Walt Disney y Hewlett-Packard. También ha ejercido como profesor en las universidades de Utah, Stanford, CaltTech, MIT, Kyoto, y actualmente en Wisconsin y UCLA, y ha sido investido doctor honoris causa por varias universidades entre las que se encuentran las de Pisa y Kyoto.
 
En 2001 fundó el Viewpoint Research Institute (VPR), financiado por el gobierno de EE.UU., dedicado principalmente a idear nuevas formas de aprendizaje de los niños, especialmente en las formas de razonamiento propias de las matemáticas y las ciencias.
 
Desde la creación de Smalltalk, al que veía como un lenguaje ideal para que los niños aprendiesen a razonar y programar, Alan Kay ha estado siempre muy interesado por el aprendizaje de los niños y como valiosa herramienta para abrir sus mente a la abstracción por las posibilidades que ofrece para simular la realidad y crear mundos virtuales.

Textos

Audiovisuales