Empresas

Atrás

La UMU desarrolla junto a la empresa Tahe Cosméticos nuevas estrategias de tinción del cabello

La Universidad de Murcia en colaboración con la empresa Tahe Productos Cosméticos S.L. desarrolla un nuevo protocolo que facilita el teñido del cabello mediante procedimientos químicos no perjudiciales para la salud del cabello.
 
El proyecto desarrollado por la Universidad de Murcia para Tahe ha dado lugar a un nuevo proceso de modificación química del cabello a través del cual se cambian sus cualidades al tiempo que no se deteriora, sino al contrario, se le fortalece. Esto se consigue gracias a que los compuestos químicos capaces de modificar las características del pelo (alisamiento, volumen, etc) se quedan de manera permanente en su superficie externa, sin penetrar y sin romper la estructura interna del cabello.
 
A nivel comercial existen multitud de tratamientos para fortalecer y mejorar la calidad del cabello y evitar otros problemas asociadas al mismo. Pero estos tratamientos implican, por lo general, tener que realizar un "ataque químico" mediante el empelo de algún reactivo químico que penetre desde fuera hacia dentro del cabello a objeto de generar el efecto que se va buscando, por ejemplo, convertir un pelo rizado en uno liso. "No obstante, toda la química que se aplica al cabello supone una agresión sobre éste, implicando su debilitamiento y posible fragmentación y por tanto tornándose más quebradizo", según señala el profesor Pedro Lozano responsable del proyecto.
 
Los tintes usados en el cabello actúan de una manera similar, es decir, el reactivo químico que se emplea para la coloración entra desde fuera hacia dentro del cabello, quedándose  depositado en el mismo y consiguiendo el color y el aspecto deseado. Las técnicas de tinción pueden ser por deposición de agentes o por oxidación de los mismos tras su penetración en el cabello, si bien, ambos afectan a la larga a la salud y calidad del pelo.
 
Para evitar estos problemas de salubridad del cabello derivados de su tratamiento, el proyecto desarrollado por la UMU se marcaba como objetivo llevar a cabo un proceso de modificación química del cabello a través del cual se pudieran cambiar las características deseadas, pero sin que se deteriorase. Para ello la estrategia seguida ha consistido en lograr que las adhesiones de los tintes, capaces de modificar las características perceptivas del pelo, se queden de manera permanente sobre éste, pero sin penetrar en su interior y por lo tanto evitando su deterioro.
 
"Para conseguir este objetivo la estrategia seguida se basa en crear una película exterior sobre el cabello, a modo de pared, sobre la que poder adherir el agente de tinción. Esto evitaría que el tinte se depositase directamente sobre la superficie del pelo y por lo tanto penetre en su interior y lo dañe. El otro reto era conseguir que el tinte permaneciese anclado sobre dicha película la mayor cantidad de tiempo posible para que sus efectos fueran también más prolongados", señala el profesor Lozano.
 
Esta película exterior se construyó a base de queratina que queda adherida a la parte exterior del cabello gracias a que es previamente sometida a modificación química. La queratina es una proteína que conforma el cabello y que le otorga a éste su gran resistencia y dureza. Los hidrolizados de esta proteína, que tiene un origen natural (fundamentalmente de lana de oveja, aunque también se extraen de las escamas del pescado), son la base de diferentes tratamientos de belleza que pretenden conseguir diferentes efectos sobre el cabello, por ejemplo, su hidratación o alisamiento, al tiempo que se consigue fortalecerlo y repararlo. Por lo tanto, con el empleo de la queratina se perseguía un doble objetivo, por un lado permitir el anclaje del colorante pero al mismo tiempo mejorar las cualidades del cabello dadas sus propiedades.
 
Sin embargo los tratamientos a base de queratina suelen durar muy poco, por lo cual este proyecto también tenía como objetivo aumentar la durabilidad de su permanencia, con sus correspondientes efectos beneficiosos. Para conseguirlo se ha desarrollado un protocolo, basado en la modificación química de las queratinas, que permite que éstas queden acopladas covalentemente, es decir, conseguir una unión fija y estable que evite que por mucho que se lave el cabello se pierda dicha adhesión. 
 
Una vez desarrollada la estrategia por parte de la Universidad de Murcia corresponde a la empresa decidir la forma de lanzamiento comercial de los productos que se puedan derivar de la misma y que abarcan diferentes opciones, desde tintes acondicionados o productos acondicionadores de cabello a tintes con algún tipo de hidrolizado de queratina.
 
Una empresa innovadora.
 
La empresa Tahe Productos Cosméticos S.L. es una firma murciana caracterizada por su gran creatividad y por el desarrollo de productos que se adaptan a las necesidades de los consumidores, lo que implica una gran preocupación de la empresa por estar constantemente al tanto de lo que el mercado requiere en cada momento. Los productos de Tahe se caracterizan por ser de una gran calidad y eficacia, todo ello con unos precios muy razonables, pudiendo afirmar sin ningún género de dudas que se encuentra al nivel de las más importantes empresas cosméticas europeas.
 
Una de las principales cualidades que caracteriza a la empresa es su gran preocupación e inquietud por el conocimiento del fundamento científico que subyacen detrás de los productos que quiere llevar al mercado, lo que otorga una impronta innovadora a gran parte de los productos que desarrolla, lo que ha determinado un importante crecimiento de la empresa en los últimos años. En este sentido Tahe dedica grandes esfuerzos a las actividades de I+D+i, habiendo encontrado en la Universidad de Murcia un socio científico en el que apoyarse a la hora de desarrollar este tipo de actividades ya que ambas entidades colaboran desde hace muchos años.
 
Tanto es así que en el seno de la Universidad de Murcia se ha creado la cátedra Tahe de Ciencia aplicada, auspiciada por esta empresa con objeto de que sea un instrumento para el  impulso de nuevas iniciativas y de agilización de todos los trámites necesarios a la hora de iniciar procesos de investigación.