Número Actual - Números Anteriores - TonosDigital en OJS - Acerca de Tonos
logo
Revista de estudios filológicos
Nº33 Junio 2017 - ISSN 1577-6921
<Portada
<Volver al índice de recortes  

recortes

 

La izquierda y los nacionalistas avalan en el Congreso la priorización del valenciano al castellano

El nuevo decreto limitará las asignaturas en inglés

RAÚL PIÑA

22/03/2017 19:01

 

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/03/22/58d2b8b5268e3e6f718b4602.html

 

 

Chantaje. Dislate. Disparate. Barbaridad. Falsedad. Demagogia. Odio. Rastrero. Miserable. Desfachatez. Son sólo algunos de los calificativos escuchados en la Comisión de Educación del Congreso, en un debate sobre el modelo lingüístico de enseñanza en Valencia, que ha requerido de varias intervenciones de la presidenta de la comisión para llamar al orden. PP y Ciudadanos han presentado sendas propuestas contra el decreto de plurilingüismo educativo aprobado por el Gobierno de Valencia, que vincula la oferta y titulación del inglés al estudio del valenciano en detrimento del castellano. PSOE, Unidos Podemos y los partidos nacionalistas han defendido el modelo.

Las dos propuestas (Proposiciones no de ley) de PP y Ciudadanos en contra de este modelo de plurilingüismo han sido rechazadas en la Comisión de Cultura por 20 votos en contra (PSOE, Unidos Podemos, PNV, ERC y Mixto) y 17 a favor (PP y Ciudadanos) en ambos casos.

El nuevo modelo lingüístico de Valencia, que llegará a las aulas de 2 años y al segundo ciclo de Infantil a partir del próximo curso, vincula el nivel de inglés al estudio del valenciano en detrimento del castellano. Esto es, si el colegio escoge un proyecto lingüístico de mayor nivel de valenciano, el alumno recibe más horas de inglés y, por tanto, una titulación mayor en este idioma.

Desde Ciudadanos consideran que "que la vinculación de la oferta y titulación del inglés al valenciano, supone una vulneración del principio de igualdad, recogido en el artículo 14 de la Constitución Española, y socava claramente los elementos de cohesión social". Han pedido al ministro de Educación el informe de la Abogacía del Estado sobre este 'decreto Marzà' -en alusión a Vicent Marzà, consejero de Educación- y este jueves va a presentar una queja por el mismo ante la Defensora del Pueblo.

"Trata de crear valencianos de primera y de segunda y genera un problema donde no lo había", ha señalado Marta Martín, portavoz de Ciudadanos. "Es un dislate porque es un chantaje que afecta al futuro de los menores y supone una discriminación en virtud de su lengua". "Que quien elija el castellano no tenga penalización en los títulos de inglés", ha añadido el diputado del PP Miguel Barrachina. "No es una ley, es una ocurrencia. Los padres hemos perdido la potestad de elegir la lengua, ahora la eligen los colegios. Pedimos libertad. Respeto. Déjenme elegir".

La intervención del diputado del PP ha estado jalonado, en su recta final por expresiones de "time out" o "¡Tiempo, tiempo!" por parte de otros grupos. "Está bien que no me dejen elegir la lengua de mis hijos, pero en el Parlamento me deberían dejar hablar. ¿Por qué se meten en nuestras vidas? Déjennos elegir a los padres. Esto es utilizar a los niños de forma electoral. Pedimos igualdad de trato a los niños que escojan castellano o valenciano".

Desde Unidos Podemos, se han referido a las propuestas de PP y Ciudadanos como "realizadas desde el odio más visceral al valenciano". El diputado Ricardo Sixto Iglesias ha acusado de "tergiversar, manipular y mentir" y ha defendido la potestad del gobierno valenciano de "incentivar" el aprendizaje del valenciano y que se pueda elegir esa lengua como predominante en la Administración. "Es una medida de fomento, no de imposición". En la misma línea se ha mostrado Compromís -socio de Gobierno del PSOE- a través de su portavoz Joan Baldoví. Considera que el decreto no obliga a nada. "Ninguna imposición. Lo que hacen las escuelas es incentivar. Usan los temas de la lengua para enfrentarnos a los valencianos. Querer enfrentarnos porque los niños conozcan más lenguas es rastrero y miserable".

Desde el PSOE, que gobierna Valencia junto a Compromís, Ciprià Ciscar ha defendido la medida, considerándola "legal" y "constitucional", avalando la actuación del Govern. Ha acusado a PP y C's de querer "retrotraer a una situación de hacer 35 años, con fuerzas que querían hacer de estas cuestiones una batalla entre los valencianos".

El PNV ha mostrado su queja por lo que considera una persecución de lo que no es español. "No es algo que pase en Valencia, es una reacción a todo lo que no sea la lengua castellana", ha concluido el diputado Joseba Agirretxea. "No se preocupen que el castellano no está en peligro de extinción". Desde ERC, Jordi Salvador, ha agradecido en tono irónico a PP y C's sus propuestas. "Es una obsesión por la uniformidad, pese a que el Estado español es plural y diverso. Con esto ganamos unos cientos más de independentistas. Están obsesionados, llevan 30 años con esto. ¿No se han dado cuenta de que hacen el ridículo?".