Número Actual - Números Anteriores - TonosDigital en OJS - Acerca de Tonos
Revista de estudios filológicos
Nº32 Enero 2017 - ISSN 1577-6921
<Portada
<Volver al índice de reseñas  

reseñas

 

Poetas españoles del Siglo XXI (Aproximaciones al mapa poético actual) de Francisco Javier Díez de Revenga

José Manuel Vidal Ortuño

(I.E.S. Azorín. Yecla)

Francisco Javier Díez de Revenga. Poetas españoles del Siglo XXI (Aproximaciones al mapa poético actual).

Barcelona, Selecta Philologica 1, Calambur, 2015, 186 págs.

ISBN: 978-84-8359-363-9

 

Este libro de Francisco Javier Díez de Revenga, Poetas españoles del siglo XXI, cuyo subtítulo reza Aproximaciones al mapa poético actual, lo publicó la editorial barcelonesa Calambur, en 2015, aunque ha llegado a las librerías en los primeros meses del 2016. Ha aparecido en una colección que se denomina «Selecta philologica», la cual pretende ser «parte activa de esta innegable expansión del hispanismo», a la vez que quiere «formar  una biblioteca selecta y completa que dé mayor visibilidad y notoriedad a la importancia del mundo de las letras hispanohablantes y a sus más cualificados académicos». Objetivos que cumple con creces esta obra del profesor Díez de Revenga.

Poetas españoles del siglo XXI está formado por una serie de comentarios a obras de poetas nacidos entre 1926 y 1985, y que han publicado en los tres primeros lustros del siglo XXI. Por eso, según el autor, otro título que podría venirle bien es Poetas españoles actuales. El libro –leemos en la «Introducción»- «revela las preferencias de su autor y su particular recreo en determinados mundos poéticos que le han complacido y convencido». Se trata pues de un ensayo, personal y sugerente, con la salvedad de que su autor es Francisco Javier Díez de Revenga, uno de los máximos conocedores de la poesía española;  por tanto, si son importantes las presencias, lo son también –a mi modo de ver- las ausencias. En cualquier caso, el deseo del autor es orientar a los lectores en el intrincado mundo de la poesía contemporánea, algo que también intentó, y no hace mucho, en una parcela de la narrativa actual con su oportuno y esclarecedor ensayo La novela política. Novelistas españolas del siglo XXI y compromiso histórico (Valladolid, Universidad-Cátedra Miguel Delibes, 2012).

Los poetas cuyas obras se comentan quedan ordenados cronológicamente, desde el más veterano (José Manuel Caballero Bonald, nacido en 1926), hasta el más joven (Virginia Cantó, 1985). 26 poetas en total de distintas generaciones, como veremos, pero que han coincidido en el tiempo al publicar en los primeros años del siglo XXI. Una producción nada desdeñable que el autor de este libro considera como fructífera.

Varios son los aspectos que llaman mi atención. En primer lugar, que los escritores de más edad (el ya mencionado Caballero Bonald, Dionisia García), que representan más o menos a la generación del medio siglo, gozan de una buena salud poética y confirman que la poesía de senectud puede serlo también de plenitud, como el mismo Díez de Revenga nos enseñó hace años refiriéndose a los poetas del 27. De ahí esa sucesión de poemarios de Caballero Bonald, hasta el último, Desaprendizajes, de 2015; o el hecho de que Dionisia García vaya adquiriendo, libro a libro, una voz cada vez más personal y depurada (el poemario Señales, de 2013, marca sin duda un punto de inflexión).

Otra curiosidad que se desprende de este interesante trabajo de Francisco Javier Díez de Revenga es la importancia que siguen teniendo hoy en día los premios de poesía. Se citan varios a lo largo de este ensayo, que van resonando una y otra vez en nuestra mente: el Ciudad de Torrevieja, el Ciudad de Melilla, el Nacional de Poesía José Hierro, el Jaime Gil de Biedma, y otros tan conocidos como el de la Fundación Loewe o el Hiperión. Colegimos de este dato que la poesía pervive gracias, en parte, al apoyo de instituciones tanto públicas como privadas.

La tercera singularidad de Poetas españoles del siglo XXI es la especial atención que Francisco Javier Díez de Revenga presta a los poetas murcianos, es decir, a Dionisia García, José María Álvarez, Eloy Sánchez Rosillo, David Pujante, Ginés Aniorte, Pascual García y Virginia Cantó. Algo que no es de extrañar en quien fue pionero en escribir una Historia de la literatura murciana, allá en 1989, en colaboración con el  profesor Mariano de Paco.

Repasando las páginas de este interesante trabajo, comprobamos que sobre los Novísimos –aparecieran o no aparecieran en la mítica antología de José María Castellet- ha pasado el tiempo; la poesía de los mismos, si antes fue lúdica, se ha tornado ahora, con el peso de los años, más elegíaca. Ello explica que, para Antonio Martínez Sarrión (autor de Poeta en diván, 2005) la poesía sea ante todo reflexión y recuerdos. O que  otros como José María Álvarez no hayan renunciado ni al culturalismo de otros tiempos ni a la fascinación que siempre han ejercido sobre él lenguas y ciudades; ni a su vitalismo, según se desprende del título Como la luz de la luna en un Martini, de 2013. Un culturalismo, aunque fuertemente teñido de melancolía,  es también característica de Guillermo Carnero en uno de sus mejores poemarios de los últimos tiempos: Fuente de Médicis (2006). Y Pere Gimferrer, del que Díez de Revenga remarca las «innovaciones de un clásico», evoca una lejana historia de amor acaecida en su juventud en libros como Amor en vilo (2006) y Tornado (2008), títulos muy elocuentes sobre el contenido de los mismos.

Cambiamos de tercio. A Jorge Urrutia lo conocemos, los más, como excelente crítico literario. En este trabajo, sin embargo, el profesor Díez de Revenga nos muestra su vis poética, que asoma de tarde en tarde; prueba de ello son los poemarios Una pronunciación desconocida (2001) y El mar o la impostura (2004). En esta última entrega, el mar viene a ser el símbolo del viaje y de la existencia, como en la Odisea. Otro crítico literario que escribe poesía es Francisco Javier Díaz de Castro.

Sin lugar a dudas, los poetas más influyentes de hoy en día son aquellos que se dieron a conocer a la sombra de los Novísimos, cultivadores de una lírica, a ratos cotidiana, a ratos elegiaca, que dio en llamarse poesía de la experiencia. Ahí cabe situar a Eloy Sánchez Rosillo, quien entre 2005 y 2013 ha publicado nada menos que cuatro libros: La certeza, Oír la luz, Sueño del origen y Antes del nombre. Y de Luis Alberto de Cuenca, tan reconocido hoy por público y premios, Francisco Javier Díez de Revenga reseña La vida en llamas y Todas las canciones, ambos de 2008, poemarios que nos traen el recuerdo de lo que fue la tan traída y llevada movida madrileña. Aunque si hay un poeta que representa por sí solo la poesía de la experiencia ese es, sin lugar a dudas, Luis García Montero, del que se alaban poemarios como Consideraciones y Un invierno propio. En estos poetas que crecieron a la sombra de los Novísimos, percibimos lo importante que ha sido –y sigue siendo- la influencia de los poetas Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma.

De entre los poetas murcianos actuales con mayor proyección nacional, apuntamos el nombre de Pascual García. A través de sus versos, el poeta regresa una y otra vez a la infancia rural, en esa especie de «memoria del paraíso», al decir de Díez de Revenga, observable en El invierno en sus brazos (2001), pero sin esquivar el necesario tono social (Alimentos de la tierra, 2008) ni el metafísico tema de la muerte (Cita al anochecer, 2010).

Los últimos poetas en los que Díez de Revenga se detiene nacieron después de 1975 y componen, según sus palabras, «la primera promoción del siglo XXI». De ella es buen representante José Luis Rey, en cuya poesía podemos advertir una influencia anglosajona a lo Emily Dickinson –La familia nórdica, 2007- o una vuelta a una poesía culta con predominio de lo que Francisco Javier Díez de Revenga denomina como «poema de filólogo» –Barroco, 2010-. Otros nombres de esta poesía última son Antonio Lucas, Sergio Arlandis y Luis Bagué; el título de un poemario de este último, Página en construcción, es en sí mismo un indicio de los temas y tonos poéticos que preocupan a esta joven generación, que quiere ir con su poesía, según el autor de este estudio, «más allá de la experiencia».