Número Actual - Números Anteriores - TonosDigital en OJS - Acerca de Tonos
Revista de estudios filológicos
Nº28 Enero 2015 - ISSN 1577-6921
<Portada
<Volver al índice de relecturas  

relecturas

 

CERVANTES[1] EN ARGAMASILLA DE ALBA, de JOSÉ RIZAL

 

(División escénica de Lido Pacciardi)

 

Introducción y notas de Vasco Caini

 

Rizal desde pequeño se complacía en ofrecer a los familiares espectáculos en un teatrito en miniatura. A los ocho años compuso en verso en idioma Tagalo una comedia comprada por un alcalde para la representación en las fiestas locales. A la edad de quince años puso en versos españoles una larga comedia en cinco actos, S. Eustaquio, Mártir, escrito por el padre jesuita Enrico Valle en italiano y traducido en prosa española por su maestro. A la edad de 19 años ganó el primer premio en un concurso con una comedia el Consejo de los dioses, una glorificación de Cervantes. A la misma edad escribió una zarzuela para niños en la cual, con una estratagema, introdujo impunemente críticas a la Administración española, poniéndolas en boca de Satán, que tradicionalmente se ha comprometido a ser mentiroso y malo (y provocó los primeros resentimientos y las sospechas de los padres dominicos locales).

Aunque, durante su corta vida, no produjo otros dramas, incluso en sus novelas Noli me tangere y El filibusterismo se observa una tendencia a dramatizar los diálogos y escenas. En ciertos largos poemas históricos, escritos en los años de su presencia en la Universidad de Manila, por algo considerados un poco confusos por su métrica muy compleja y variable, se toma nota que este presunto trastorno es funcional a una representación escénica. La observación fue hecha por el amigo Dr. Lido Pacciardi que en la traducción en versos italianos de estas composiciones se ha dado cuenta de que todo parecía claro y en orden si iba a estar frente a un drama en lugar de un poema.

Exponemos aquí uno de estos poemas, Cervantes en Argamasilla de Alba, en la forma escénica imaginada por Pacciardi. Las voces presuntas son Narrador, Cervantes, Musa, Coro. Es claro que la subdivisión sigue siendo un poco arbitraria, en ausencia de indicaciones originales del autor. ¿Estará correcto? Parafraseando a Manzoni, decimos: a los lectores la ardua sentencia.

http://www.microsofttranslator.com/static/201992/img/tooltip_logo.gifhttp://www.microsofttranslator.com/static/201992/img/tooltip_close.gif

Originale

Alla stessa età scrisse una graziosa zarzuela per ragazzi nella quale, con uno strattagemma, introdusse critiche all'amministrazione spagnola mettendole in bocca al diavolo, che per tradizione è impegnato ad essere bugiardo e cattivo (e suscitò i primi risentimenti e sospetti nei padri domenicani locali).

 

*     *     *

 

 

Narrador[2]

 

              I               Tranquila era la noche: silenciosa,

                        la luna por el cielo discurría,

                        y de la Mancha, seca, montañosa,

                        sobre los campos su fulgor vertía;

 

             II               muda vagaba el aura, quejumbrosa

                        entre las flores, que el abril envía,

                        cual don precioso; y en tan triste calma

                        callaba el ruiseñor, se helaba el alma.

                       

            III               Gozaba entonces del nocturno sueño

                        el mundo inquieto, que mimó natura,

                        y cual dormido por letal beleño

                        sus males olvidaba o su ventura:

 

            IV               ¡Ay! Sólo un hombre con tenaz empeño

                        contemplaba tan pálida hermosura

                        cabe ferrada reja, y parecía

                        presa de la cruel melancolía.

 

             V               Su tersa frente, que el fulgor de Diana

                        bañaba en suave luz, se erguía altiva

                        y en sus ojos latía soberana

                        llama del genio palpitante y viva:

 

            VI               y cual suele al rayar de la mañana

                        nublar las sombras su rosada diva[3],

                        su luz brillante, tal el desconsuelo,

                        enlutaba su faz con denso velo.

 

(Vuelto a Cervantes pensativamente absorto)[4]

 

        I               ¿Acaso contempla su triste presente

                        más triste y acerbo que el tiempo que huyó

                        evoca una imagen, confusa, su mente,

                        imagen, que fiera la Parca borró?

 

             II               Tal vez suspirando recuerda el cariño

                        de madre (ya muerta) su llanto al oír,

                        o el canto meloso, que oyó cuando niño

                        orilla del río de grato bullir.

 

            III               Quizás martirizan su herida memoria

                              el sueño de rosa, que un tiempo abrigó,

                        la sed insaciable de vivida gloria,

                        que su alma entusiasta calmar esperó.

 

            IV               Quien sabe si rudo le invade el hastío

                        su sangre, vertida en vano, al recordar[5],

                        que al mundo egoísta en su cruel desvarío

                        con cárcel infame le place pagar.

 

             V               Su honor, indignado a tan pérfido ultraje

                        quizás se subleva cual negro huracán,

                        y enciende en sus venas ardiente coraje

                        que ruje en su pecho cual rojo volcán.

 

            VI               Tal vez más humano su mísera estrella

                        acepta, humildoso, con fiel sumisión,

                        ¿Murmuran los labios la pura, la bella

                        cristiana plegaria en su triste aflicción?

 

Coro[6]

 

            I               Sus miradas

                        torna al Cielo,

                        un consuelo

                        por buscar.

                        ¡Pobre genio,

                        que procura

                        su tristura

                        mitigar!

 

             II               Pone el mundo

                        en olvido

                        su quejido,

                        su clamor;

                        mas él sufre

                        su tormento,

                        cruel, violento,

                        con valor.

 

          III               Cual sussurra

                        dulcemente

                        clara fuente

                        al brotar,

                        así espera

                        con acento

                        vago, lento

                        su penar:

 

Cervantes[7]

 

              I               ¡Feliz aquél que el suelo

                        Deja sin conocer la vida odiosa,

                        Y se remonta al cielo

                        Ligero, cual alegre mariposa!

 

           II               ¡Ay, lenta es mi agonía

                        he de vivir en el pesar sumido,

                        cesa ya, vida mía,

                        mi corazón, apaga tu latido!

 

            III               Que es muy triste la vida

                        exenta de consuelos y ventura,

                        ¡y más cuando se olvida

                        al que solo confía en su amargura!

 

            IV               ¡Ah es verdad! mi suspiro

                        es tan humilde, que en mis labios muere,

                        y cuando yo deliro

                        ¿que corazón mi desconsuelo hiere?

 

             V               Mis bellas ilusiones

                        una tras otra rápidas se fueron,

                        mis alegres canciones

                        ¡Ay! ahora en sollozos se volvieron.

 

          VI               ¡Quien, como tu, pudiera

                        en vuelo alegre acariciar las flores,

                        Alma pura y ligera,

                        Y contarles tus cuitas, tus amores?

 

         VII               Misteriosa Armonía

                        si fuera yo del bosque pavoroso,

                        cantara noche y día

                        ¡ cabe el rio y torrente sonoroso!

 

          VIII               El insectillo alado,

                        que en dulce libertad del campo goza,

                        el cabrito pintado

                        que en verde  grama busca y se alboroza;

 

            IX               ¡Ay! son más venturosos

                        que yo en mi dignidad y mi infamia.

                        ¡Oh del hombre enojosos

                        rencores odio vil, perfidia impía!

 

             X               Perseguido do quiera

                        por do quiera infeliz y sin ventura,

                        ¿qué en la tierra me espera,

                        sino la paz de grata sepultura?

 

            XI               ¿Acaso mi tormento

                        Repara el mundo ciego, envilecido?

                        ¿Escucha el pobre acento …

                        del paria, relegado al … olvido?

 

(Vuelto a su patria)[8]

 

                            Más que todos tu …

                        Grande nación mi España prepotente,

                        Cuando el dolor me acosa, me mata

                        Desoyes ¡ay, mi suplicar ferviente!

 

Coro[9]

 

              I               Dijo, y calló y un suspiro

                              lanzó su alma dolorida

                              y dos lágrimas surcaron

                              mansamente sus mejillas.

 

             II               Oh tú, misteriosa noche

                              del desventurado, Amiga,

                              que ocultas rudos dolores

                              A la luz del claro día;

 

            III               Di, ¿a do volaron ligeras,

                              las lágrimas, que la brisa

                              acarició con sus alas

                              de nieve y grana teñidas?

 

            IV               Quizá el ángel del consuelo

                              diólas a una florecilla,

                              para, al brillar la mañana,

                              en perfume convertirlas.

 

             V               Tal vez subieron al trono

                              del eterno entre armonías,

                              cual muda oración ferviente

                              De una criatura oprimida.

 

Narrador[10]

[Introduce la llegada de la visión (su Musa?) que desciende, envuelta por velos blancos]                    

 

              I               En vuelo majestuoso

                              hiende el aire veloz

                              entre tenues acordes,

                              fantástica visión.

 

             II               Albo ropaje lleno

                              de intenso resplandor

                              ciñe su talle, esbelto,

                              como nunca se vio.

 

            III               Laurel orna su frente

                              brillante cual el sol

                              de la lira, que pulsa,

                              las cuerda de oro son.

 

            IV               Vívida es su mirada,

                              llena de casto amor,

                              con sus puros destellos

                              cautiva el corazón.

 

             V               Azul del Cielo ardiente

                              puso en sus ojos Dios,

                              sobre su cabellera

                              polvos de oro vertió.

 

            VI               La grana de sus labios

                              envidiara la flor,

                              favorita de Venus,

                              do el amor anidó!

 

Coro[11]

 

              I               Se llega a do el infelice

                              postrado sus males llora,

                              la visión encantadora

                              tierna  y amante la faz:

                              absorto él le mira y siente

                              acallarse su amargura,

                              olvida su desventura

                              y torna la dulce paz. 

 

             II               Y tierno cual el gemido

                              De blanda armónica lira

                              Del amante, que suspira

                              en La tumba de su amor;

                              de la deidad el acento

                              de suave dulzor preñado

                              oye el infeliz cuitado

                              en delicioso estupor: 

 

Musa[12]

 

                              Miguel … Miguel ¿por qué tu valentía

                              Cede así de la suerte a los rigores?

                              Si del Líbano el cedro desafía

                              Del huracán horrísonos fragores,

                              si dura roca, que la mar bravía

                              airada bate al son de los clamores

                              de iracundos tritones[13], se alza fiera,

                              ¿Por qué tu invicto genio desespera?

 

Cervantes[14]

                              ¡Ah! ¿quién sois vos, deidad encantadora

                              A cuya voz mi fe se aviva y crece,

                              Miguel clama, y cual la rubia aurora

                              al mundo alegra cuando se aparece?

                              ¿Sois el ensueño, que mi mente adora,

                              hermosa cual la Silfa[15], que se mece

                              En el espacio azul, o engaño solo

                              Que colma mis desdichas con el dolo?

 

Musa[16]

 

              I               - Yo la hija soy del que creó la rosa,

                              las fuentes, las praderas e los jazmines,

                              Yo nací con la luz esplendorosa

                              y crecí del Edén en los jardines;

                              la dicha doy, quien en mí reposa,

                              vivo con los alados serafines

                              y derramando galas y hermosura

                              embellezco a la plácida natura.

 

             II               Un tiempo fué que cual la flor galana

                              Vertía yo venturas y placeres

                              sobre la angelical pareja humana[17]

                              reyna y señora de los creados seres;

                              mas ¡ay! cuando inexperta una mañana

                              Eva la más feliz de las mujeres

                              bebió curiosa el infernal veneno,

                              volvíme entonces de mi padre al seno

 

            III               Inspiré desde allí la guerrera

                              canción sublime de alabanza y gloria

                              de Amram al hijo[18], cuando a hueste fiera

                              abismó Jehová, en su gran victoria;

                              dí a Jeremía[19] voce lastimera,

                              de su Sión[20] consagrada a la memoria

                              vibre la lira de David[21] el santo

                              al entonar su religioso canto.

 

            IV               Oí tus quejas del veraz Destino.

                              El libro abrí que sacro miedo inspira

                              y en el escrito tu tremendo sino

                              con colores fatídicos se mira.

                              Abrigos hallarás en tu camino

                              sembrado para ti por mentira,

                              tú lucharás con tu ominosa suerte

                              cual gladiador herido con la muerte.

 

             V               Yo páginas grandiosas, inmortales

                              te dictaré desde mi excelso asiento

                              y te distinguirás de los mortales

                              cual de las hierbas roble corpulento:

                              conservará la Historia en sus anales

                              tu divino esplendor, y el firmamento

                              será pequeño a tanta nombradía

                              aún más brillante, que la luz del día.

 

            VI               Ve pues, Miguel, y que tu clara mente,

                              foco de luz, que alumbra tu suelo,

                              redima a esa multitud demente

                              rasgando el hosco encapotado velo.

                              Y, cual nube preñada, rayo ardiente

                              airoso lanza en tu encumbrado vuelo

                              que derribe al dios de la locura

                              brotar haciendo celestial ventura. 

 

Narrador[22]

 

                              Dijo y voló cual la ciprina[23] diosa,

                              que abandonando al adalid troyano

                              luz esparció y fragancia olorosa

                              allá en el suelo cálido africano[24]:

                              marcó su paso estela luminosa

                              rápida y un valor sobrehumano

                              brotó del pecho de Miguel radiante

                              disipando el pesar de su semblante.

 

Coro[25]

 

              I               El Oriente se colora

                              el alba ríe temprana

                              esplendente precursora

                              de la divina aurora

                              encanto de la mañana. 

 

             II               Abren su cáliz las flores

                              y reciben la frescura,

                              regalo de la natura

                              que del día a los albores

                              aumenta su galanura.

 

            III               El ave con blando pío

                              saluda desde la rama

                              al sol, que se desparrama

                              evaporando el rocío

                              bello esmalte de la grama. 

 

            IV               Une la sonora fuente

                              al concierto matutino

                               que se escucha dulcemente

                              su claro y acorde trino

                              grato solar de la mente. 

 

             V               ¡Juega en el prado la brisa!

                              Se llevó la noche oscura

                              sus pesares, su tristura

                              y en cambio la dulce risa

                              viene con la lumbre pura. 

 

            VI               También Miguel se alboroza

                              al mirar tanta alegría,

                               al ver cuan bello es el día,

                              pensando en la visión, goza

                              que tuvo en la noche umbría. 

 

           VII               Y de su mente fecunda

                              brota una luz, una llama,

                              que des sangre arde le inunda;

                              el genio su pecho inflama

                              y de fulgor le circunda.

 

          VIII               Cual semidiós inmortal

                              su mirada resplandece,

                              tibio calor celestial

                              cual la lumbre matinal

                              su ser entero encandece.

 

            IX               ¡Salve Mortal poderoso!

                              ¡Salve talento fecundo!

                              Que en un calabozo inmundo

                              ¡Ay! diste a luz generoso

                              Tu obra, admiración del mundo.

 

 



[1] Miguel de Cervantes (1547-1616), autor del célebre Don Quijote de la Mancha y considerado padre de la lengua castellana, tuvo una vida llena de aventuras y problemas; como un hombre joven, pasó 5 años en Italia, participando en el ejército en la batalla de Lepanto (1571), donde perdió el uso de la mano izquierda; en 1575, salido de Nápoles para España, fue capturado por piratas que lo retuvieron prisionero durante 5 años en África del norte. Y allá pasó su cautiverio con el poeta italiano Antonio Veneziano y se convirtió en su amigo. Redimido, regresó a España donde pasó un largo periodo de dificultades y penurias económicas. En 1586 fue arrestado por presuntas infracciones administrativas en Argamasilla de Alba, una pequeña localidad ubicada en la provincia de Castilla-La Mancha. Esta composición de Rizal se refiere a este periodo y a estas dificultades. La composición no tiene fecha, pero se considera escrita en torno a 1879 cuando el autor tenía 18 años. 

[2] 6 cuartetas de endecasílabos, ABAB, ABCC.

[3] La Aurora.

[4] 7 cuartetas de dodecasílabos con rimas alternas, segundo y cuarto versos troncos.

[5] Cervantes fue herido en la batalla de Lepanto en el 1571, perdiendo el uso de la mano izquierda.

[6] 3 octavas de versos cuadrasílabos, *AABtCCBt. .

[7] 11 cuartetas de setenarios y endecasílabos alternados, aBaB .

[8] Cuarteta real, ABAB . El primer verso es incompleto.

[9] 5 cuartetas de octonarios irrelatos.

[10]  Cuartetas de setenarios líberos con asonancias, segundo y cuarto versos troncos.

[11] 2 octavas de octonarios, *AAB*CCB .

[12] Octava real. Según Nick Joaquin, (The complete poems and plays of Rizal, Far Eastern University, Manila, 1976), esta figura inspiradora es la Sabiduría que, en la Biblia, Proverbios 8:22 -36, se declara preexistente al mundo y al universo y del cual se declara arquitecto colaborador de Dios por todas las cosas hermosas y buenas.

[13] Acompañadores del Dios del mar Poseidón.

[14] Octava real.

[15] En la mitología alemana, genios del aire femeninos que pueden ser benéficos o maléficos.

[16] 6 octavas reales.

[17] Adán y Eva.

[18] Moisés. Se refiere a la travesía del Mar Rojo.

[19] Segundo de cuatro profetas mayores, presunto autor de las lamentosas jeremiadas.  

[20] Monte cerca de Jerusalén y, por extensión, Jerusalén y el pueblo judío. 

[21] Autor de famosos salmos.

[22] Octava real.

[23] Venus, nacida en Chipre.

[24] Cuando seguía al hijo Eneas en su peregrinaciones africanas.

[25] 9 estrofas de cinco versos octosílabos, ABAAB, ABBAB, ABABA.