Portal de comunicación

Back

La Cátedra Mare Nostrum de Empresa Familiar presenta Barómetro nº 15

Presentación: 5 julio 2016, 11:00 Sala de Juntas Rectorado Universidad de Murcia

Participantes: José Orihuela, Rector de la Universidad de Murcia; Juan Hernández, Consejero Desarrollo Económico, Turismo y Empleo; Juan Antonio Campillo, Director Territorial del Levante Cajamurcia-BMN; Marian Cascales, Presidenta de Amefmur y Angel Meroño, Director de la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum UM-UPCT y Coordinador del Barómetro.

El Barómetro de la Empresa Familiar de la Región de Murcia analiza la situación económica y empresarial a través de estadísticas y de encuestas directas a los responsables de las empresas familiares. Además, en cada número se analiza específicamente un tema de interés y se realiza una entrevista a un empresario familiar. En esta ocasión el tema monográfico analiza el acceso y presencia de la mujer en la dirección de las empresas familiares. La empresaria entrevistada es Dª Nuria Martínez, directora de Smöoy.

El director de la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum ha comenzado su intervención señalando su satisfacción por el cumplimiento del décimo aniversario de la Cátedra, agradeciendo el apoyo de las instituciones que hicieron posible su creación y su funcionamiento durante este período.


El análisis estadístico confirma el crecimiento económico pero a ritmo lento bajo la amenaza de factores como el descenso de los flujos comerciales, la debilidad de las inversiones, la hipersensibilidad de los mercados financieros y factores políticos como el Brexit y la crisis de refugiados. Las economías emergentes siguen creciendo a un ritmo superior (4,6%) al de los países avanzados (2%). La previsión de crecimiento de la economía española sigue por encima de las principales economías europeas situándose alrededor de 2,5% y con mejora de la cifras de empleo. A nivel de la Región de Murcia, el crecimiento se situaría alrededor en el 2,5%-3% siendo el sector servicios protagonista de la actividad económica.

A partir de la información recogida en mayo de 2016 a una muestra de 129 empresas familiares  se constata un descenso en el optimismo del tejido empresarial sobre la situación económica. No obstante siguen mejorando las cifras de actividad empresarial, especialmente las de empleo: 24% de las empresas ha aumentado su número de trabajadores y solo un 9% lo ha disminuido. También destaca el crecimiento de las inversiones por tercer semestre. Sin embargo, aun siendo positivo este semestre se ha producido un descenso de la cifra de negocio, aun cuando un 33% la han mejorado, en un preocupante 24% han disminuido.

Atendiendo al Índice de Confianza Empresarial, las empresas de la Región de Murcia, junto a las valencianas, lideran el crecimiento en el último semestre mejorando cuatro puestos hasta situarse en séptimo lugar.

Con relación a las dificultades, la debilidad de la demanda limita la actividad del 57% de las empresas bajando la importancia de la presión competitiva. Con más fuerza que el barómetro anterior, los factores políticos centran la preocupación de las empresas familiares en el último semestre pero especialmente para los próximos meses. A la hora de competir las empresas optan por estrategias basadas en la calidad y el servicio con una orientación a la eficiencia. Para los próximos meses, el lanzamiento de nuevos productos y el acceso a nuevos mercados serán las principales inquietudes.

Las empresas familiares persiguen fundamentalmente mejorar su reputación y asegurar la supervivencia de la empresa. Aumenta hasta 69% las empresas familiares que optan por mantener sus actuales estructuras de propiedad y gobierno. El 10% se plantea incorporar externos a la propiedad y/o dirección. El 21% se plantea cambiar la propiedad: 15% transmitiéndosela a la siguiente generación (baja 3 puntos), 4% vendiendo la empresa y 2% cerrándola (cae 3 puntos).

El análisis monográfico de este barómetro se analiza la presencia de la mujer en puestos directivos. Un 15% de las empresas familiares están dirigidas por una mujer, y uno de cada cuatro directivos son mujeres. Al 85% de los encuestados le resulta indiferente ser dirigidos por una mujer o por un hombre. En el caso de las mujeres encuestadas, a un 78% les resulta indiferente pero el 22% prefiere como jefe a otra mujer. Apenas hay diferencias por género y características directivas, una excepción es que las mujeres creen que organizan la empresa de manera más eficiente que los hombres y que controlan mejor el riesgo.

De las razones más habituales que convierten a la empresa familiar en un escenario favorable a la presencia de mujeres directivas destaca la responsabilidad derivada de la condición de propietaria, las oportunidades que para las mujeres proporciona la sucesión y las facilidades para compatibilizar la vida profesional y la personal.

La Cátedra Mare Nostrum de Empresa Familiar presenta Barómetro nº 15