Portal de comunicación

عودة

La Universidad de Murcia pionera en el ocio inclusivo de pacientes con baja visión

Ocio inclusivo de pacientes con baja visiónLa UMU está siendo precursora a escala mundial de una línea de investigación que mejorará el ocio inclusivo, y con ello la calidad de vida, de una población en continuo aumento, el paciente con baja visión, que en el momento actual se estima en 920.000 personas en toda España (17,8 millones en el mundo).

La discapacidad visual es un concepto muy amplio que abarca no sólo la ceguera sino también a todas aquellas personas, que sin llegar a esa situación extrema, tienen una agudeza visual muy disminuida, consecuencia de graves enfermedades oculares.

En concreto la UMU, a través de la Clínica Universitaria de Visión Integral (CUVI), viene trabajando en los últimos tiempos en el diseño de senderos para pacientes con baja visión, trabajos que incluyen la señalética especial necesaria para la movilidad e interpretación ambiental de estas personas en espacios naturales.

La Señalética es la actividad de diseño gráfico que estudia y desarrolla un sistema de comunicación visual sintetizado en un conjunto de señales o símbolos que cumplen la función de guiar, orientar u organizar a las personas. En el caso del proyecto de la UMU el objetivo es que la señalética inicialmente diseñada para baja visión sea fácilmente ampliable a estados de ceguera, que permita seguridad en la movilidad por un lado, pero además posibilite la interpretación ambiental.

En palabras de Joaquín P. Sánchez Onteniente, responsable de la Sección de Baja Visión de la Clínica Universitaria de Visión Integral (CUVI) de la UMU, "la elección del senderismo respecto a otras actividades se basa en que es una gran candidata para recuperación de autonomía personal".

Hasta la fecha desde la UMU se han llevado a cabo experiencias de balizamiento en dos senderos, el primero de ellos puramente experimental al objeto de ensayar su efectividad con voluntarios, mientras que para el segundo se ha probado un itinerario real, en un espacio natural singular, altamente transitado por excursionistas y amantes de la naturaleza,  para detectar y poner a prueba el mayor número posible de situaciones cotidianas. El primero de estos dos senderos está ubicado en el paraje natural Castillo de Chuecos del municipio de Águilas, con un recorrido total de 130 metros. El segundo de ellos está situado en el municipio de Ricote, con un recorrido sensiblemente superior, de 1.520 metros.

Precisamente esta segunda experiencia ha sido objeto de un trabajo fin de grado, que obtuvo la calificación de sobresaliente, defendido la semana pasada por la alumna de Óptica y Optometría Sofía Duarte Castro, que  lleva por título "Sendero de los Moriscos, Ricote: Proyecto de primer sendero señalizado para baja visión", y que ha sido dirigido por el profesor Joaquín P. Sánchez Onteniente.

La más importante aportación de este nuevo trabajo es que somete la idea original a la prueba de un supuesto real, en un sendero de uso habitual por excursionistas, en zona declarada LIC y ZEPA (de alto interés ecológico en el contexto europeo). Mediante cordones pasamanos y códigos de señales muy intuitivas se facilita la movilidad y la interpretación ambiental por parte de este tipo de personas.

Estas experiencias han permitido establecer protocolos sobre el diseño y señalética asociada a los senderos para este tipo de público que podrán ser aplicados en futuros proyectos, como por ejemplo, que deben disponer de un tramo previo de aprendizaje, guiado o autoguiado, que pueden perfeccionarse con sistemas de geolocalización para móviles o que los senderos requieren un solo sentido de marcha, por lo que deberían ser circulares o disponer de tramo de retorno sólo provisto de cordón de movilidad

El fin último de este trabajo es facilitar la integración de estos enfermos y con ello elevar su calidad de vida con el disfrute de una actividad deportiva, de ocio y educativa al alcance de un gran sector de la población, según señala el profesor Edmundo Usón director de la Clínica Universitaria de Visión Integral (CUVI), quien añade el enorme valor de este trabajo de investigación ya que "hasta la fecha no existen iniciativas similares a escala mundial".